Miles de húngaros se suman a la marcha LGBTI en Budapest frente a las leyes homófobas de Orbán

Miles de húngaros se suman en solidaridad a la marcha LGBTI en Budapest

Efe

2

El vivo colorido y la música del "Budapest Pride", la marcha del orgullo LGTBIQ+, han servido este sábado para contrarrestar la grave situación de la comunidad LGTB+ húngara ante las políticas discriminatorias y homófobas del Gobierno del ultranacionalista Viktor Orbán.

Miles de húngaros –más de 10.000, según medios locales– de todas las edades se han unido al desfile que ha recorrido el centro de la capital en solidaridad con una comunidad sacudida por la nueva ley que, adoptada en junio, vincula la homosexualidad con la pederastia. Bajo el lema "Reconquista tu futuro" y rodeada de un gran despliegue policial, la marcha se convirtió así en una manifestación de protesta contra el Gobierno, en un momento en el que, según han señalado los organizadores, los miembros de la comunidad LGTB+ viven tiempos "desesperantes".

Pero también ha sido una muestra de apoyo solidario y una fiesta para "hacer llegar la esperanza a todos aquellos que tienen miedo de participar en la marcha, para que vean que miles se manifiestan por un país lleno de amor y solidaridad", según los organizadores. Además de políticos opositores, actores, músicos, deportistas y otras personalidades conocidas de la sociedad húngara, en esta ocasión participaron también, por primera vez, los dirigentes municipales de Budapest.

En la céntrica plaza Madách, punto de partida de la marcha, Sisi (1837-1898), la emperatriz de Austria y reina consorte de Hungría, tenía en sus manos de piedra un paraguas con los colores del arco iris, que alguien había colocado en la estatua

Contra la ola autoritaria y homófoba

En este día "toda Europa observa lo que sucede en Hungría", ha declarado Terry Reintke, copresidenta del Intergrupo del Parlamento Europeo sobre Derechos de los LGBT+, ante la multitud llena de globos, abanicos y banderas del arco iris que se había congregado en la plaza. "Estamos aquí contra el odio y la deriva del Estado de derecho, y la ola autoritaria", afirmó la eurodiputada.

Aludía así a la polémica ley homófoba adoptada en el Parlamento húngaro en junio que prohíbe hablar de homosexualidad o cambio de sexo ante menores, tanto en los colegios como en los medios. La normativa había sido diseñada inicialmente para endurecer las penas contra la pederastia, pero a último momento el gobernante partido Fidesz del primer ministro (Orbán) añadió esa prohibición, con lo que vincula la homosexualidad con la pedofilia.

"Consideramos que la propaganda del Gobierno y las leyes que han aprobado sirven muy bien para dividir la sociedad", ha explicado a Efe Johanna Majercsik, la portavoz de la Budapest Pride, durante la marcha.

Aumento de agresiones

Majercsik ha recordado el aumento de las agresiones contra los miembros de su comunidad que se viene registrando desde que se aprobó la citada ley, una "incitación al odio" que generó una fuerte ola de protestas e indignación dentro y fuera del país. "Los que están en contra de los derechos de los LGTB+ ahora son más agresivos".

Recientemente, tres personas intentaron irrumpir a la fuerza, con patadas en la puerta, en un piso de Budapest, solo por el hecho de que tenía una bandera arco iris colocada en el balcón. "Pensamos que la incitación no se acabará antes de las elecciones y será parte de la campaña electoral", ha señalado la activista, aludiendo a los comicios que se celebrarán en abril de 2022. "Hay muchos miembros de la comunidad LGTB+ que tienen miedo y que ya planean abandonar el país; otros lo condicionan a los resultados de las elecciones de 2022".

El Gobierno ultranacionalista de Orban no ha dado hasta el momento la más mínima señal de dar marcha atrás y anular la polémica ley, tal y como ha pedido la Comisión Europea y las ONG que defienden los derechos de los miembros de la comunidad LGTB+ ya han adelantado que no tienen previsto acatar las medidas homófobas. El presidente de Amnistía Internacional, Dávid Víg, prometió que su organización "no cambiará ni una letra" de sus programas educativos o de sus campañas.

La citada ley ha sido la gota que ha colmado el vaso, pues la lista de políticas y actitudes contra la comunidad LGTB+ por parte de los miembros del Gobierno húngaro es larga. Desde que Orbán asumió el poder en 2010, varias disposiciones limitaron sus derechos. Ya en la Constitución adoptada en 2011 se determina que el matrimonio sólo puede ser la unión de un hombre y una mujer. El año pasado, en plena pandemia, en mayo de 2020, se aprobó una ley que prohíbe a los transexuales cambiarse de nombre.

Pese a todo, los sondeos apuntan a que los húngaros son cada vez más tolerantes hacia la comunidad LGTB+: en los últimos 8 años, el porcentaje de ciudadanos a favor de que las parejas del mismo sexo puedan adoptar niños aumentó del 42 % al 59 %.

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2021 - 18:34 h

Descubre nuestras apps