Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
INVESTIGACIÓN | El Gobierno de Ayuso reformó otros cinco centros sin concurso
OPINIÓN | 'Delinquir troceando', por Marco Schwartz
La causa contra el fiscal general llega al Supremo

The Guardian en español

Venecia estudia multar a los turistas que se sienten o coman bocadillos en el centro de la ciudad

Italia estudia como solucionar la degradación turística de Venecia

Angela Giuffrida

Roma —

Las autoridades de Venecia han propuesto prohibir a la gente sentarse y acostarse en el suelo, mientras la ciudad continua con su búsqueda para tomar medidas drásticas contra lo que algunas autoridades califican de turistas “groseros”. Esta posible futura norma la sugirió el alcalde Luigi Brugnaro y se podría traducir en multas contra los que la incumplan de 50 a 500 euros.

Ya está prohibido sentarse en los escalones de los monumentos o en los del pórtico que rodea la plaza de San Marcos.

Se espera que esta propuesta se vote en el consejo de la ciudad en el mes de octubre, aunque se enfrenta a la oposición de los concejales del Movimiento 5 Estrellas, así como de los grupos activistas locales.

“Hay una lista tan larga de cosas que están prohibidas en Venecia que ya no se puede hacer nada”, protesta Marco Gasparinetti, que lidera el grupo de vecinos Gruppo Aprile 25. “Tendrían que contratar a 5.000 agentes más para lograr que todo esto se cumpla”.

Las autoridades también están considerando la posibilidad de prohibir la música en los barcos, el principal medio de transporte para los residentes. En estos momentos, ya se puede expulsar a los visitantes si presentan comportamientos de embriaguez y por nadar o meter los pies en los canales. Tampoco se aprueban los bocadillos cerca de los escalones o mientras caminas por la calle.

Cada verano, un grupo de los llamados 'ángeles del decoro' patrulla las principales zonas turísticas para asegurarse de que la gente respeta las normas. Se han asignado zonas para hacer pícnic, lejos de los epicentros para que la gente pueda comer y sentarse, pero muy poca gente es consciente de esto.

Venecia lleva luchando mucho tiempo para gestionar una industria turística que atrae a unos 60.000 visitantes cada día, muchos de los cuales llegan en cruceros. Paola Mar, jefa de Turismo de la ciudad, dijo en the Observer que las reglas del decoro no tenían nada que ver con la criminalización de ciertos grupos sino con el respeto a la ciudad.

Etiquetas
stats