eldiario.es

9

MADRID

Dos meses sin Gobierno en Madrid: Ciudadanos negocia sin prisa ante la insistencia de PP y Vox

PP y Vox creen que Ciudadanos está dilatando los tiempos hasta conocer si hay investidura nacional o se repiten las elecciones

Los de Rivera esperan el documento que Vox pacte con el PP y la extrema derecha se abre a imitar el modelo murciano renunciando a la derogación de las leyes LGTBI

Madrid, con más 20.000 millones de presupuesto anual, se queda en el vagón de cola de las negociaciones con La Rioja, que sigue sin acuerdo

Reunión a tres entre PP, Ciudadanos y Vox en Madrid. / PP

Reunión a tres entre PP, Ciudadanos y Vox en Madrid. / PP

Mientras Aragón y Navarra resuelven los últimos flecos para formar gobierno, en Madrid, la joya de la corona de la derecha política española, las negociaciones siguen atascadas. La región con más peso político y un mayor presupuesto al año, más de 20.000 millones de euros, es junto con La Rioja la única comunidad autónoma que no vislumbra un acuerdo dos meses después de las elecciones del pasado 26M, tras las que el PP dio por hecho un pacto con Ciudadanos y Vox para mantener el poder.

El PP no ha logrado, tras intentar casi todo, investir a Isabel Díaz Ayuso en el mes de julio, como esperaba; Ciudadanos no muestra ninguna prisa por llegar a un acuerdo; y Vox protagoniza continuos cambios de estrategia que van desde pedir consejerías a conformarse en los últimos días con un acuerdo no escrito que ponga en la agenda sus banderas contra el "adoctrinamiento" en las aulas y los derechos a la atención sanitaria de los migrantes. 

"Por poder se puede llegar a un acuerdo en agosto, pero desde el pasado día 26 ha habido muchas semanas para pensar. Lo que hace falta es más voluntad que otra cosa. Podría cerrarse en un espacio corto de tiempo o no cerrarse hasta finales de agosto". Con esta ambigüedad valoraba este lunes el presidente del Gobierno regional en funciones, Pedro Rollán, el curso de los pactos. Las dudas no solo se instalan en el PP, donde hay un sector que piensa incluso que la investidura podría quedar escondida en las semanas centrales de agosto. También en Ciudadanos y en Vox: ya ninguno de los tres partidos, con sus intereses y tiempos por delante, se atreve a asegurar que habrá gobierno en agosto.

La semana pasada, el calendario mostró la bifurcación de caminos entre lo que pasaba en Murcia, donde las tres derechas han cerrado un pacto, y lo que ocurre en Madrid. El PP había intentado hacer transitar ambas negociaciones por senderos paralelos, pero la postura de Ciudadanos no es la misma en la capital que en Murcia.

Tanto PP como Vox consideran que la formación de Albert Rivera está posponiendo un posible acuerdo en Madrid hasta resolver dos cuestiones: la primera, cerrada este lunes, es la composición de la nueva Ejecutiva con la incorporación de 20 nuevos nombres y la salida de los críticos; la segunda, la investidura nacional. Pero ganar tiempo hasta que esto se produzca (o se confirme el adelanto electoral) coloca a los de Rivera en una situación mucho más incierta. 

Fuentes del PP creen que Ciudadanos no quiere vínculos con la extrema derecha con la vista puesta en una repetición de los comicios a nivel nacional. En Madrid, de hecho, no han vuelto a retratarse juntos y tampoco a sentarse a la misma mesa a negociar. El portavoz y candidato, Ignacio Aguado, rechazó un documento confeccionado por Vox a inicios de semana y también una tercera vía propuesta por Isabel Díaz Ayuso para desencallar la situación el pasado viernes con una propuesta que matizaba las exigencias de la extrema derecha. Aguado dio plantón a PP y Vox y no acudió a una reunión convocada por Díaz Ayuso. Solo fue Rocío Monasterio. 

"Ahora mismo entrar en una carrera de reuniones no tiene sentido", dijo el líder autonómico de Ciudadanos, que se regodeó de su plantón tomando un café a la vista de todos en el comedor de la Asamblea de Madrid mientras Díaz Ayuso y Monasterio se citaban en el mismo parlamento. 

Madrid no es Murcia

El encuentro entre ambas giró en torno a un documento presentado por el PP que imitaba la propuesta murciana que concluyó con éxito. La propuesta retira la derogación de artículos de la ley LGTBI –una línea roja para Ciudadanos– pero incide en las inspecciones educativas contra el "adoctrinamiento" y en el control desde la Comunidad de Madrid a los contenidos educativos.

También mantiene la facturación de la asistencia sanitaria a los migrantes para "evitar el turismo sanitario". Fuentes del PP concretan que se va a seguir "dando asistencia sanitaria universal" a todas las personas en Madrid pero se sistematizarían mecanismos para que la Comunidad de Madrid no asume el coste de esa atención y cargarla a las arcas de los países de origen. 

Fuentes de Ciudadanos aseguran que esperan a que Vox les envíe un documento que no sea incompatible con el acuerdo que la formación alcanzó hace ya tres semanas con el PP y que incluye también el reparto del Gobierno regional. El partido de Albert Rivera no se moverá hasta entonces y sigue así ganando tiempo. "Los madrileños no quieren más reuniones ni fotos", apuntan las mismas fuentes. 

Por su parte, PP y Vox aseguran que están cerca de cerrar un documento de consenso al que esperan, se sume Ciudadanos. Pero nadie se aventura a dar por hecho un acuerdo en el mes de agosto. El discurso público del PP sigue instalado en el optimismo aunque el partido ya cuenta varias semanas de planes frustrados. El secretario general del PP, Teodoro García-Egea, aseguraba este lunes que "habrá avances importantes esta semana"  y ponía a Murcia como "preludio" de lo que podría pasar en Madrid.

La formación de extrema derecha se muestra dispuesta, por imitación del modelo murciano, a renunciar a la eliminación de parte del articulado de la ley LGTBI y da por hecho que los de Rivera se negarán a firmar un acuerdo a tres bandas, aunque sea de dos folios. Así que aceptarían que el compromiso sea verbal y se recoja en la sesión de investidura, dicen fuentes cercanas a Rocío Monasterio. La opción también sería válida para Ciudadanos. 

Una vez más, por tanto, la negociación vuelve al punto de inicio tras varios intentos y cambios de postura. Todas las partes asumen que Madrid estará una semana más sin gobierno y algunos en el PP sospechan que la investidura puede terminar escondida en las semanas con menos actividad del mes de agosto. "Perfil bajo", apuntan.

Aunque PP, Ciudadanos y Vox dicen públicamente que quieren que el Ejecutivo eche a andar "cuanto antes", el mapa de las negociaciones deja a Madrid como la penúltima comunidad sin acuerdo. En el vagón de cola de la formación de gobiernos. 

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha