Lo que dijeron Albert Rivera, Esperanza Aguirre y el PP de los titiriteros encarcelados por terrorismo

Los integrantes de Títeres desde Abajo.

La obra teatral 'La bruja y Don Cristóbal', representada el pasado carnaval el 5 de febrero, acabó con dos titiriteros en la cárcel porque dos títeres exhibieron una pancarta que rezaba "Gora Alka-ETA". No tardaron en aparecer distintas voces que acusaron a los dos titiriteros y a diversos cargos públicos de apoyar la actividad terrorista y humillar a las víctimas. Los dos titiriteros, Alfonso Lázaro de la Fuente y Raúl García, permanecieron cinco días encarcelados en prisión provisional preventiva por un supuesto delito de enaltecimiento del terrorismo.

El juez que encarceló a los titiriteros ya no ve indicios de enaltecimiento del terrorismo

El juez que encarceló a los titiriteros ya no ve indicios de enaltecimiento del terrorismo

El primero en formalizar las acusaciones fue el Grupo Municipal Popular, que presentó una denuncia contra Celia Mayer, delegada de Cultura y Deportes del Ayuntamiento de Madrid, por "colaboración en enaltecimiento del terrorismo y desprotección de menores". El portavoz popular, Íñigo Henríquez de Luna, exigió su dimisión al considerar "increíble" que ella misma "no supervise" las obras que se representan durante el Carnaval por ser "responsable de Cultura del Ayuntamiento". Y la acusó de una "comisión del delito en calidad de cooperador necesario ya que sin su intervención el delito no podría llevarse a cabo".

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, no tardó en aparecer en escena: "La apología del terrorismo y encima con menores es muy grave", dijo en su cuenta de Twitter. Rivera respondió de este modo a una pregunta que le hizo un usuario: "¿Cuál su criterio sobre el encarcelamiento de los dos titiriteros del carnaval de Madrid?". 

Y, a continuación, prosiguió:

El tercero fue la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), que presentó otra querella contra Celia Mayer, Manuela Carmena, alcaldesa de Madrid, el director artístico, Ramón Ferrer Prada, y los dos titiriteros por "una clara ofensa grave a la memoria de las víctimas del terrorismo, un acto de humillación y menosprecio, así como una loa y reconocimiento de organizaciones terroristas que tanto dolor y sufrimiento han generado en nuestra sociedad".

Esperanza Aguirre, cuatro días después de la representación teatral, se sumó a las críticas contra los titiriteros y pidió la dimisión de Celia Mayer. Además, animó a Podemos a que, si consideran que la apología del terrorismo no es un delito, "presente una proposición en el Congreso para cambiar la ley". La portavoz popular contestó así a las diversas opiniones de personalidades públicas que criticaron que los titiriteros estuvieran encarcelados al considerar que la obra no era constitutiva de delito y no se estaba respetando la libertad de expresión. 

El juez Moreno, el 17 de febrero, rechazó investigar la querella contra Mayer y Carmena, ya que consideró que no había indicios de enaltecimiento del terrorismo en su conducta porque "no ejecutaron actos ni vertieron expresiones". Pero sí que mantuvo la investigación contra los dos actores, Alfonso Lázaro y Raúl García. 

Tras pasar cinco días en prisión y cuatro meses con el asunto en los tribunales, el juez ha rechazado y archivado la querella presentada contra los dos titiriteros este martes: ha alegado que el haber exhibido un títere en la obra una pancarta con el juego de palabras 'Gora Alka-ETA' no puede calificarse como un delito de enaltecimiento del terrorismo, ni tampoco las escenas violentas pueden interpretarse como constitutivas de un delito de odio teniendo en cuenta que hay más violencia en series para niños como 'Pokemon'.

Etiquetas
Publicado el
29 de junio de 2016 - 13:15 h

Descubre nuestras apps

stats