La portada de mañana
Acceder
Patrimonio pagó gastos de la casa de Corinna y a 100 empleados de Zarzuela
Entrevista – Javier Ramos, rector de la URJC
Opinión - Lo más grave del caso Máster quedará impune, por Ignacio Escolar

Desalojadas 22 personas de una fiesta en un piso turístico de la calle Desengaño

Número 22 de la calle Desengaño

Alertada por los vecinos, la policía municipal desalojaba esta madrugada, poco después de la 1, una fiesta que estaba teniendo lugar en una vivienda de uso turístico (VUT) situada en el tercer piso del número 22 de la calle Desengaño.

Testigos presenciales aseguran que fueron hasta 22 las personas que los agentes desalojaron del pequeño apartamento, de solo una habitación, en el que sucedieron los hechos y que, según indican, no recibieron sanción alguna por tratarse de extranjeros, seguramente de paso en la ciudad.

Esos mismos testigos también indican que, pese a la rápida actuación policial, no debieron desalojar a todas las personas que había en el inmueble porque la música y el ruido continuó posteriormente hasta las cinco de la mañana, aproximadamente. La denuncia vecinal se extiende al estado de suciedad en el que los participantes en la fiesta dejaron las zonas comunes del edificio.

Más allá de las molestias que pueden ocasionar las viviendas de uso turístico en un edificio residencial y las implicaciones que su existencia ocasionaban en época prepandemia sobre los precios del alquiler de los inmuebles, la Covid-19 ha puesto de manifiesto otro tipo de peligros a los que este tipo de alojamientos exponen a los vecinos que los padecen.

El tema de su regulación es un asunto caliente que la administración no acaba de resolver y, aunque son muchas las VUT que han vuelto al mercado del alquiler de larga duración tras la drástica caída de turistas provocada por la crisis sanitaria, otras persisten en su actividad fuera de la legalidad.

Etiquetas
Publicado el
17 de diciembre de 2020 - 16:30 h

Descubre nuestras apps

stats