La portada de mañana
Acceder
La nueva guía de Sanidad sitúa a 11 comunidades en riesgo alto o extremo
Pablo Casado busca una segunda oportunidad por el centro
Opinión - Señor Casado, ¿y ahora qué?, por Neus Tomàs

Vecinos reclaman un centro de salud en el edificio de la Ingobernable en honor a un médico fallecido por coronavirus

Vecinos de centro reclaman un centro de salud en el edifico de la Ingobernable en honor a un médico fallecido por covid

El doctor Manuel Garrido, de 47 años, llevaba años de médico de atención primaria en el centro de Salud Alameda, en el centro de Madrid, cuando se contagió de Covid. No resistió a la enfermedad. El 21 de abril falleció, en plena primera ola de la pandemia. Casi seis meses después, unos 200 de sus pacientes y vecinos del barrio de Cortes lo homenajearon hoy en un acto que también fue reivindicativo: la inauguración simbólica de un nuevo centro de salud en el edificio del Paseo del Prado 30, donde estuvo el centro social La Ingobernable, cerrado por el alcalde Jose Luis Martínez-Almeida, que prometió destinar el inmueble a uso sanitario. Después se desdijo y apostó por un museo. Hoy no es ni lo uno ni lo otro.

Los asistentes se concentraron ante el centro de salud esta tarde, colocaron velas en los bolardos de la calle y mostraron una pancarta con el mensaje: “Almeida, cumple tu palabra”. Después avanzaron los escasos 100 metros que separan la puerta del ambulatorio del edificio hoy sin uso. “Nunca nos han dado el edificio como no apto”, recordó ante los presentes Carmen Abad, médico del centro y excompañera del homenajeado, que perdía la voz al recordarlo. “Llevamos muchos años reivindicando un cambio de espacio porque este no reúne las condiciones ni para trabajar nosotros ni para atenderos a vosotros como pacientes, dado que no tiene ascensor, las consultas no tienen ventanas y es muy poco accesible. Desgraciadamente, nos han ignorado en muchísimas ocasiones”, criticó.

La Ingobernable llevaba años sin uso cuando fue okupada como centro social. Ana Botella había cedido el espacio a la fundación Ambasz para hacer un museo de la arquitectura, proyecto que no prosperó. Con Manuela Carmena, tolerante con la okupación, el inmueble se recuperó para el municipio, previo pago de una compensación millonaria a la fundación. Luego Almeida hizo del desalojo uno de los motivos de su campaña a la alcaldía. Una vez consumado, lanzó un plan para convertirlo en un museo judío a través de otra fundación, vinculada al exregidor Alberto Ruiz Gallardón, que se quedó en nada. Mientras, los vecinos siguen insistiendo en que el mejor uso es el sanitario, para lo que haría falta un cambio en el plan urbanístico.

“Hemos reunido más de 3.000 firmas y queremos llegar a 21.000, que serían tantas como vecinos tiene asignado el centro de salud”, explicó Sara Robles, de la asociación de vecinos del barrio de Sol y Letras que, junto a otros residentes, acude un día a la semana -primero los lunes, ahora los jueves- al lugar a aplaudir al médico fallecido. Ahora se temen que el cierre del centro de la Alameda suponga que los desplacen a otro más lejano, como el de Arganzuela.

En la explanada en frente del inmueble desierto los vecinos se situaron en marcas pintadas de blanco en el suelo para respetar la distancia de seguridad. Además de la médico Carmen Abad, tomaron la palabra para reclamar el centro médico la antigua vicepresidenta del Foro Local de centro, ‘Casa’ Revilla, o Rosa Baras, responsable de la campaña de recogida de firmas. También la concejala socialista de distrito centro Maite Pachecho y la portavoz municipal de Más Madrid, Rita Maestre, cuyas formaciones van de la mano en este asunto.

El movimiento va sumando partidarios, algunos recientes, como José, que solo se enteró el sábado de que lo pueden derivar a otro centro de salud, y era un poco escéptico sobre las posibilidades de éxito: “La unión hace la fuerza, pero si Almeida dice que hay que quitarlo a ver quién puede con él”. Enrique, de 73 años y “muy mala leche”, lamentó que no se abordase la conversión del edificio en centro de salud durante el anterior gobierno. “No me quiero envenenar, pero esto se pudo hacer cuando Carmena”, dijo. La semana que viene volverá a haber concentración; vecinos y oposición política prometen seguir peleando.

Etiquetas
Publicado el
15 de octubre de 2020 - 22:32 h

Descubre nuestras apps

stats