La portada de mañana
Acceder
España sortea el abismo pero sigue contando cientos de muertos
Incógnitas en Unidas Podemos sobre los equilibrios en el Gobierno
OPINIÓN | Tangana fiscal, por Antón Losada

El plan de Hyundai para ser el tercer fabricante mundial de vehículos electrificados en 2025

Hyundai Nexo.

Conocida es la determinación con que los pueblos asiáticos afrontan tradicionalmente los más exigentes desafíos, y en particular la que han demostrado los coreanos para sobreponerse a los duros avatares que han tenido que padecer en el siglo XX. Puede decirse que ese coraje se ha convertido en un rasgo de carácter colectivo que supone toda una garantía de éxito cuando de cumplir objetivos empresariales se trata, pues las circunstancias adversas -como la pandemia actual- apenas se catalogan como un mero inconveniente más que es forzoso superar.

El fabricante Hyundai, todo un gigante cuya actividad como constructor de coches es solo una parte de su colosal negocio, se ha propuesto ya hace tiempo transformar radicalmente su oferta de modelos e impulsar su electrificación, y ello a través de todas las tecnologías disponibles en este momento, como demuestra el hecho de que, en España, sea la única marca que ofrece cinco sistemas de propulsión considerados alternativos; esto es, microhíbrido, híbrido completo, híbrido enchufable, eléctrico puro y de pila de combustible, este último embarcado en el Nexo.

Pues bien, en los últimos días hemos sabido que el objetivo concreto Hyundai Motor Group es llegar a ser el tercer fabricante de vehículos electrificados a nivel mundial a la altura de 2025. Para auparse a tan distinguida posición tendrá que comercializar para entonces 670.000 unidades que sean o bien 100% eléctricas o bien híbridas enchufables, es decir, de cero o muy reducidas emisiones de CO2.

El plan incluye poner en el mercado 44 modelos dotados de algún tipo de electrificación antes de 2025, de los cuales 23 serían eléctricos puros. El esfuerzo económico correspondiente se cifra en la friolera de 47.000 millones de euros, inversión al alcance únicamente de los fabricantes con mayor músculo financiero.

Otros 6.700 millones de euros adicionales -estos en un plazo que se extiende a 2030- se destinarán al desarrollo de pilas de combustible de hidrógeno. Hyundai es una de las marcas que han apostado con más decisión por esta tecnología, desde el convencimiento de que desempeñará un papel clave en la movilidad del futuro, especialmente en el caso de vehículos de gran tamaño, como los camiones de transporte de mercancías.

Hyundai ya proclamó -prácticamente en el desierto- su fe en el hidrógeno como energía del mañana cuando puso a la venta, primero, el ix35 FCEV, comercializado como Tucson Fuel Cell, y luego el Nexo. El problema es que, en países como España, la infraestructura de recarga es inexistente en la práctica, pues el repostaje solo puede realizarse en instalaciones vinculadas a la investigación o producción de este elemento químico.

De hecho, la presentación del Nexo se realizó, en la primavera de 2019, en el Centro Nacional del Hidrógeno (CNH2), con sede en Puertollano, con la intención indisimulada de mostrar a la sociedad la necesidad de inversiones en la red de recarga para este tipo de vehículos.

Hyundai, que ya es la segunda marca en España en ventas de vehículos Eco, prepara para los próximos meses un aluvión de novedades electrificadas que le permitirán ir haciendo camino con vistas a sus ambiciosos planes de futuro. Después del recién presentado i20, que como te contamos la semana pasada llega con versiones mild hybrid, el siguiente en desembarcar será el i30, que junto con un facelift presenta también variantes microhíbridas con sistema eléctrico de 48 voltios.

Para 2021 está previsto el lanzamiento más importante para la marca, el del nuevo Tucson, modelo con una imagen espectacular que dispondrá de una triple oferta electrificada: mild hybrid, híbrida e híbrida enchufable. Más adelante a lo largo del año será el turno del nuevo Santa Fe, que estará disponible en las mismas tres declinaciones de propulsión que el Tucson. Hyundai trabaja también en un modelo, seguramente 100% eléctrico, basado en su vistoso concept car Vision T, desvelado en el Salón de Los Ángeles del pasado otoño.

A estas incorporaciones cabe sumar mejoras introducidas recientemente en modelos ya existentes. Es el caso del Kona Eléctrico, que ha visto aumentar la autonomía ofrecida por su batería de 64 kWh hasta los 485 kilómetros (por 305 km de la batería pequeña de 39 kWh). En un uso exclusivamente urbano, ese alcance llega de forma habitual a los 600 km, y algunas pruebas realizadas en circuito -y condiciones favorables- por conductores de la propia compañía coreana han reportado autonomías superiores a 1.000 kilómetros con una sola carga. Además, el Kona de combustión ha incorporado versiones de hibridación ligera como las de sus hermanos de gama.

Etiquetas
Publicado el
6 de noviembre de 2020 - 10:49 h

Descubre nuestras apps

stats