Poetas en Instagram: La edad del pavo como negocio

Laura Escanes presentando su libro 'Piel de letra'

Algunos dicen que la poesía en Instagram es una especie de vocoder literario, que transforma una amalgama de frases evidentes, lugares comunes, palabras fetiche (corazón, ceniza, ausencia, amor, tsunamis…) y una pizquita de autoayuda, en una droga tan tóxica como contagiosa.

Desde sus atalayas de marfil pontifican que esto no es poesía, que brillan por su ausencia el ritmo, el conocimiento de la tradición, la arquitectura versal, la elipsis, el vuelo metafórico, la contención, la observación de la naturalidad, la reflexión. 

Como Calderón de la Barca escribió en esa décima a Lope de Vega Carpio:

Los que más te engrandecen  

son los que te envidian más.

Centenares de nuevos Machados, Lorcas y Szymborskas comienzan a surgir como setas para desafiar y resquebrajar el legado milenario de la aburrida y vieja poesía de siempre. Y con ellos, millones de seguidores en redes que comparten, retuitean y hacen likes a sus creaciones y como no, centenares de miles de libros vendidos.

Algún malintencionado recurrirá a Krahe y su teoría de que, si coges la banalidad y la fragmentas, puedes engañar a los incautos para que acaben concibiendo, como arte, cada pedacito. Pero dejemos a los envidiosos de lado y preguntémonos, ¿cómo hacen su magia estos poetas del nuevo siglo? Es muy sencillo: con la tecla intro. Frases de no más de tres o cuatro palabras que, espaciadas, acaban convirtiendo un fragmento del vademécum o un anuncio en Wallapop de pijamas de felpa, en una obra magna de poesía inmortal.

Seas un envidioso o una persona con criterio, te pido que me acompañes en este maravilloso viaje y que te sientas libres de hacer follow, descojonarte, sentir vergüenza ajena, emocionarte, hacer un nudo corredizo con una sábana, colgarla a la viga de la cocina y subirte a una silla o ¿por qué no?, abrirte una cuenta en Instagram y convertirte en poeta.

Allá vamos.

Empezamos por el archiconocido Rafael Cabaliere (892K seguidores en Twitter), reciente ganador del Premio Espasa de poesía (20.000 euros), un escritor venezolano del que se llegó a sospechar que era un robot que generaba sus creaciones de forma automática, algo difícil de creer si sabes acercarte, sin prejuicios, a cualquiera de sus poesías, dignas del Withman más maduro. Obsérvese ese maravilloso uso de la tecla intro del que hablábamos antes y que convierte una frase compuesta de una perogrullez casi infantil, en una obra maestra digna del mejor Hesíodo:

“Debemos aprender

a disfrutar el momento,

a no pensar lo peor,

lo innecesario,

a ser un poco más felices”

8K RTs, 17K favs

“Toca vivir, sonreír y avanzar,

que de tormentas en la cabeza

ya fue bastante”

7K RTs, 15K favs

Laura Escanes es una influencer catalana con más de un millón y medio de seguidores en Instagram. Hace poco publicó su libro Piel de Letra, injustamente vilipendiado por la turba más elitista y pseudointelectualoide de la red. Pareja de Risto Mejide, su poesía es un lago de agua transparente. Tan tan transparente, que algunos dicen que no hay nada.

Probad esas aguas y juzgad por vosotros mismos. Aquí, dos suaves gotas de ese dulce néctar, presentes en su maravilloso libro:

Co (n) Razón

No hay corazón

que no tenga razón.

Querer bien

Te quiero bien

libre,

tuya,

loca,

feliz.

No te quiero mucho,

te quiero bien.

Cristian Llorens (19,2K seguidores) es un instapoet en franco apogeo. Y no me extraña. Bajo esos minimalistas escenarios de engañosa simpleza, Llorens esconde todo un mundo de…bueno, yo sigo buscando qué esconde Cristian. Cuando lo descubra os aviso. Aquí tenéis 3 cimas inmortales de la poesía llorensiana:

Mi parte favorita

de la vida es cuando

me parto de risa

contigo.

1443 likes

La persona que más me

gusta en el mundo soy yo

cuando estoy bien.

890 likes

Lo mucho que

te puede llegar a gustar una

persona cuando te centras

en conocerla de verdad.

1002 likes

Seguimos con Defreds, casi 800 mil seguidores en Instagram. Cada publicación suya en Instagram se convierte en viral. Defreds, auténtico fenómeno editorial con varios libros superventas, aclara “Creo que lo importante es disfrutar mucho con lo que haces, hacerlo siempre con la misma ilusión, te lean cinco o diez personas que mil o dos mil”. Y ya si te leen millones, ni te cuento.

De todas sus poesías, esta es una de mis favoritas, con claras influencias lorquianas:

Un abrazo de verdad

es el que te da alguien que consigue

que automáticamente desaparezca

todo lo demás que hay alrededor.

28,6K likes

Raquel Beck (211K seguidores) ha sido calificada por algunos insensibles como una instapoet “cursi”. Y es que no están hechas las flores secas y los micropoemas escritos a mano alzada sobre papelitos envejecidos para la boca del asno.

Qué difícil tachar de tu vida,

a quien habías subrayado.

12,7K likes

Tenerte tan cerca

que pueda escucharnos latir.

8004 likes

David Galán (424K seguidores) es Premio Espasa de Poesía, ha dado una charla TEDx sobre poesía y sabe escribir a máquina. Palabras mayores. Desde aquí nos mostramos perplejos ante las críticas que la caverna intelectualoide ha vertido contra la magna editorial. Las poesías de David son la quintaesencia del minimalismo, algo por lo que ha sido duramente vilipendiado. ¿Qué sabrán ellos? Desde aquí opinamos que la tecla intro debería cambiar su nombre a GALÁN.

Quiero que mi

futuro seas tú.

16K likes

Hay otoños que no se

comparten con cualquiera.

11,7K likes

Vamos con Alfredo Manzu (37,4K seguidores), un poeta que dice “dejar poesías en servilletas” y que combina la música con el feminismo, dando un toque realmente diferencial a sus creaciones. Algunos malpensados dirán que este señor recurre al tono “aliade” para tapar ciertas carencias literarias. Permítanme que lo ponga en duda. Dentro de poco esas servilletas valdrán millones. Pocos instapoets son capaces de usar un punto y coma con esta maestría:

Los hombres sí lloran

porque leen poesía.

Porque saben que el hombre más fuerte,

es también el que más siente;

porque no solo te comprende,

sino que él mismo,

también se entiende.

653 likes

Angel Zero (122K seguidores) solo usa la palabra ceniza en una de cada 4 poesías y ha publicado 3 libros de poesía. Algunos dirán que es un milagro incomprensible. Vuelvo a insistir: envidia. Creo firmemente que los pijos de Malasaña que imitan a Leiva precisan de una voz y Ángel podría perfectamente coger ese testigo. Para muestra dos botones:

Mira, princesa, te voy a decir una cosa: SONRÍE.

Si el resto no valora lo bonita que eres cuando sonríes, es su problema.

2152 likes

Que las cosquillas acaban en besos,

las discusiones, en sexo,

las lágrimas en sonrisas

y hasta algunas veces, en los quizás,

se despeja la incertidumbre y la certeza

solo entiende de amor.

1613 likes

Nekane González (75K seguidores) es una instapoet que, además, se define como “coaching emocional”. Además de poesía, Nekane comparte vídeos motivacionales sazonados con maravillosas canciones de Leiva y Dani Martin de fondo. Deja tus prejuicios contra las pseudociencias de lado, porque bajo esa pátina de dedicatoria de tarjeta de cumpleaños nivel secundaria y esa adictiva obsesión con la coletilla “quédate con quien”, Nekane entrelaza palabras que son verdaderas lecciones de vida. Gotas de sabiduría que elevan la fábula a la categoría de poesía. Si Albert Espinosa y Rosalía de Castro hubiesen concebido una hija, sería Nekane. A las pruebas me remito:

Mereces, por encima de todo,

sentir que eres una persona

fuerte, suficiente y capaz.

3664 likes

Seguimos con otro fenómeno editorial, Alfred García, exconcursante de OT transformado en poeta, que ha conseguido elevadas cifras de ventas con su primer libro “Otra Luz” y una injustísima lapidación contra su incomprendida vena poética, en la que brillan maravillosas reminiscencias de El Koala y Nacho Cano.

Tómate un chupito cada vez que Alfred le dé al intro:

“No te amo,

No te amo,

No te amo:

Te odio,

Te odio,

Te odio.

No te amo,

No te amo,

No te amo:

Te odio,

Te odio.

No te amo,

No te amo,

No te amo:

Te odio,

Te odio,

Te odio.

No te amo,

No te amo,

No te amo:

Fóllame.

Y mi favorita:

-¿Sabes qué?

-¿Qué?

-No lo sé.

Carlos Kaballero (213,5K seguidores en Instagram) es un instapoet salvaje y bohemio y no falta en su perfil el nada manoseado vídeo del “hay que follarse a las mentes” de Martin Hache. Su poesía bebe del Bukowski más oscuro. Si Charles vivía en las calles, entre mendigos, prostitutas y botellas de alcohol barato, asomándose constantemente al horror de la muerte, creemos que lo más cerca que estuvo Carlos de ese abismo fue aquel día que el de SEUR vino justo cuando salió a tomar un café al Starbucks. "Solo los necios eligen sus dramas", decía el viejo Buk. Afortunadamente para él, la inspiración le es más fiel que sus novias, que le han debido abandonar más que a Alex Ubago, algo que queda patente en la temática de su poesía. Por eso me quedo con una de las pocas que no habla de tóxicas rupturas:

XIX

Me preguntan

qué es lo que busco

en una amistad,

y lo cierto,

es que solo pido

poder hablar de mi parte

más demente

sin que me miren

como si fuera uno.

Difícil,

por eso la amistad verdadera

es tan escasa.

9992 likes

Luismi Lozano (112K seguidores en Instagram) es uno de mis instapoets favoritos. En su bio aclara: “ofreciendo al mundo, lo que le falta: ARTE”. Claro que sí. Este chaval eleva el mantra “menos es más” a la enésima potencia. Su poesía son haikus con una clara vocación pedagógica vital, que parecen copiados de las puertas de los WC de un instituto de primaria, pero no os dejéis engañar porque tienen un toque inimitable, y es que, tras leerlos, te hacen siempre pensar, “vale, ¿y ahora qué?”. Pero nunca hay más, su poesía acaba ahí. Lozano es lo que yo llamo, un provocador emocional, alguien capaz de dejarte siempre con ganas de más. Damas y caballeros, bienvenidos al “lozanismo”.

“El amor puede llegar a ser tan constructivo como destructivo”

501 likes

(si, acaba así)

“Por mucho que te descubras a ti mismo…

Nunca dejarás de sorprenderte”

397 likes

(sí, también acaba así)

Javier Jorge (8K seguidores en Instagram) ha sacado un libro. Y que un autor como él lo haya conseguido, nos llena de esperanza. Según Javier, su ópera prima “va de ese momento en el hombre entiende que la mujer de su vida jamás se la volverá a chupar. No hay dolor más profundo, ni historia más romántica. ¿No te parece?”. Se llama “La última raya”. Esperemos que la sea. Os presento a Javier Jorge:

La felicidad

absoluta es obvio

que no existe,

pero nadie

me puede negar

que existen

los momentos de

felicidad absoluta.

Jairo Guerrero es un instapoet mexicano (248K seguidores) que me apasiona porque es capaz de coger los tópicos más manoseados y casposos y convertirlos en pura ambrosía. Sus poesías son auténticos templos al amor no correspondido, aptos para cualquier edad (de 4 años en adelante), excepto diabéticos. Por respeto al poeta, hemos decidido mantener las faltas de ortografía.

Créeme,

Trato de olvidarte,

enserio lo intento,

pero hay lugares,

canciones,

y tantos momentos

que siempre me hacen

volver a recordarte.

7229 likes

No se le puede negar sinceridad a Elena Poe (83,1K seguidores) que admite en su bio que “la poesía es una mierda y eso es lo que escribo”. Falsa modestia. Obvien los errores gramaticales y disfruten:

Me gusta la gente que sin

motivos te busca, que sin

mirarte te quieren y sin

ataduras se quedan.

3072 likes

Cesar Ortíz (480K seguidores) es un adorable instapoet que se define como “coach especializado en la ley de la atracción”. Tras analizar su poesía, sospecho que utiliza el método clásico que Baudelaire bautizó como “poesía del azar”, que consiste en escribir las 100 palabras más utilizadas del género poético (cenizas, brújula, amor, tsunami…), meterlas en una cajita e ir sacándolas con los ojos tapados, para transformarlas en arte, rellenándolas de verbos y de toques frenéticos a la tecla intro. Por eso he procurado elegir dos piezas que se salgan de esa dinámica. Agárrense a la silla porque puede que esta maravillosa medicina tenga efectos secundarios de los que no puedan recuperarse. Si esto no es arte, que baje Rubén Darío y lo lea:

Un día aprendí

lo importante que era

saber elegir a la persona correcta.

Y yo te elegí a ti.

13,8K likes

Contigo aprendí

que hacer el amor

era algo más

que quitarse la ropa.

14,6K likes

Benji Verdes (143K seguidores) o “el Carlos Sadness canallita”, como prefiero llamarlo yo, convierte los lugares comunes y cursis en paraísos en los que quieres quedarte a morir, recurriendo únicamente a su dedito y la tecla intro. Con dos libros publicados, Benji intercala, en Instagram, su talento desbocado con poses trendy y productos de patrocinadores.

Una cerveza frente al mar,

que te aseguren las sonrisas,

que te cuiden,

sentirte querido.

Saber que elegiste bien a la gente con la que

querías compartir los momentos especiales.

La amistad en sí.

Cosas que te salvan de la vida.

15,9K likes

Marcela Somerson (35,1K seguidores) es una escritora colombiana que “escribe al desamor”. Algunos pueden pensar que es un poco monotemática. Otros, también. Obsérvese el uso profundamente contenido, analítico, milimétrico de la tecla intro. Pura luz desde la tierra que alumbró el realismo mágico.

Tal vez me siento

decepcionada por

construir una imagen

de usted, la cual está

demasiado lejos de lo que

es realmente.

1440 likes

Diego Bergasa (329K seguidores) es un instapoet que arrasa en Amazon. Sus libros se venden como churros. Y no nos extraña. A su Instagram sube fotos subiditas de tono que contrastan con la delicadeza de sus escritos, no generando para nada un efecto de lo más hortera. Sus poesías son universales. De esa universalidad que tienen las familias felices que salen en los marcos de fotos de las tiendas. No sé si me explico…

Las relaciones son para volar más alto,

no para meternos en una jaula.

9173 likes

Me haces feliz,

y eso también

es hacer el amor.

14,8k likes

Querido septiembre:

Quiero estar cerca

de las personas que me dan vida.

9616 likes

Ornella Manzi (37,8 K seguidores) es una instapoet que concibe su poesía como “un refugio para el dolor”. Y los más cáusticos dirán que el dolor no necesita un refugio, sino un remedio. Puede ser. Ornella no lo tiene. A las pruebas me remito:

“Sabes que te amo”

me dice.

Pero lo único que

sabe hacer, es

demostrarme

justamente

lo contrario.

6785 likes

Necesito verte adorándome

cómo se adora una pieza de arte.

Porque es justamente eso lo que soy.

3878 likes

Y qué mejor forma de terminar este artículo que regresando a la pregunta inicial: ¿qué es poesía? ¿Es realmente bueno leer, aunque sea cualquier cosa? ¿Es la poesía juvenil una moda asociada a la edad o luego se te pasa? Kiko Makenro (22,6K seguidores), que también cuenta con varios libros en su haber, trata de responder, en nombre de todos los instapoets antes mencionados. de la forma más sincera y certera posible:

La poesía habita en una comida de coño,

en tu culo cuando te duchas

y te observo tras la mampara,

en tu sonrisa perezosa

al no querer salir de la cama,

en los abrazos al cruzarnos

cada dos minutos,

en los mimos que buscas

cuando estás borracha o melancólica.

Entiéndeme,

no soy poeta.

336 likes

Etiquetas
Publicado el
7 de diciembre de 2020 - 06:00 h

Descubre nuestras apps

stats