eldiario.es

9

Entusiasmat

Un equipo gallego, el más rápido de España en resolver problemas matemáticos

Alumnos en un exámen / EFE

Vaya por delante que no creo en teorías pedagógicas milagrosas que solucionen definitivamente los eternos problemas de nuestras aulas. Ya salí escaldado de las ligadas a la LOGSE. Pero sí considero necesario explorar nuevos caminos, desarrollar métodos innovadores que intenten mejorar la docencia.

Hoy quería hablarlos de uno de ellos: Entusiasmat. Se encuentra en el top 100 de Innovaciones Educativas señaladas por el Programa Desafío Educación de Telefónica, en enseñanzas de ciencias durante el curso 2013-2014.

Nacido en el Colegio Monserrat, en Barcelona -cómo no: España necesita a Cataluña y Cataluña necesita a España-, de la propia experimentación de profesores y pedagogos en el aula, se trata de un método de enseñar matemáticas en los niveles de infantil y primaria a través de la manipulación, la observación y la experimentación. Mediante juegos y actividades, no sólo se realiza una transmisión de conocimientos sino también el desarrollo de habilidades, destrezas y aptitudes ligadas a esta rama del conocimiento.

Entusiasmat no es el único, existen otros modos de explicar matemáticas igualmente novedosos. Incluso tiene detractores: los hay que lo consideran repetitivo, demasiado rígido en cuanto al papel que se le atribuye al profesorado o los que sostienen que los alumnos no están lo suficientemente preparados para alcanzar los objetivos que se pretenden. Incluso que los resultados que obtienen los alumnos no siempre mejoran los ya existentes.

De acuerdo: nada es infalible, menos aún cuando se trabaja con personas. Pero, ¿saben por qué me ha llamado la atención? Primero, porque se está aplicando desde este curso 2014-2015 en un centro público, el CEIP de Santo Ángel, en Murcia, cuando el 90% de los 400 centros en toda España que lo aplican son concertados o privados. Cuando menos curioso, ¿no? Parece que lo público está alejado de la vanguardia.

Segundo, porque es una forma de coger el toro por los cuernos: PISA señala las matemáticas como el tendón de Aquiles de nuestro sistema educativo. No les tengo que decir que las matemáticas son el ogro en los niveles educativos superiores. Así que ya va siendo hora de hacer algo distinto.

Tercero, la iniciativa de su aplicación ha partido del profesorado de Educación Infantil del centro, lo cual dice mucho de su espíritu de innovación, de su vocación, de sus loables intentos de mejorar su labor docente, ya que Entusiasmat les ha supuesto bastantes horas de formación específica, cuando lo más fácil hubiera sido seguir con lo que ya hacían, sin complicarse la vida.

Necesitamos con urgencia docentes con vocación, que asumen la renovación de las estrategias de aprendizaje pensando en lo mejor para sus alumnos. Y sobre todo por el entusiasmo que transmiten los alumnos cuando nos cuentan a los padres lo que hacen en clase en la hora de matemáticas.

Jamás hubiera pensado que mi propia hija, con apenas cuatro años, me iba a definir con tanta precisión qué es un triángulo equilátero. Me sorprende cómo aprende matemáticas de una forma adaptada a la realidad cotidiana en la que vive. Más allá de una mera acumulación de conocimientos, lo más importante es que ha iniciado el largo y tortuoso camino que va del pensamiento concreto al abstracto. Gracias a María José Belmonte y al resto del equipo docente por liderar y acompañar a la clase durante este fascinante viaje.

 

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha