Navarra Suma negociará con el Gobierno de Chivite los Presupuestos aunque también esté en la mesa EH Bildu

El Presidente de Unión del Pueblo Navarro, Javier Esparza, en el Parlamento de Navarra

Navarra Suma (coalición de UPN, PP y Ciudadanos) se sentará a negociar con el Gobierno de Navarra (PSN, Geroa Bai y Podemos) los Presupuestos de 2022 aunque el Ejecutivo de Chivite también busque alcanzar un nuevo pacto —el que sería el tercero— con EH Bildu. Esta estrategia supone un giro de 180 grados con la llevada a cabo por la coalición de derechas el curso pasado, cuando Javier Esparza ofreció a Chivite su apoyo a cambio de vetar a EH Bildu en la negociación.

Navarra apuesta por el presupuesto "más alto de su historia" en 2022: 4.743 millones de euros de gasto

Navarra apuesta por el presupuesto "más alto de su historia" en 2022: 4.743 millones de euros de gasto

"No es una cuestión de quien lo apoya, sino del Presupuesto en sí, de las partidas y de cómo se gasta el dinero", ha afirmado el portavoz de Navarra Suma José Suárez, quien ha afirmado que en esta ocasión no descartaría apoyar las cuentas anuales por el mero hecho de que incluyan partidas propuestas por la coalición abertzale.

El Gobierno de María Chivite, que ya ha aprobado el techo de gasto para las cuentas del 2022, comenzará en las próximas semanas las rondas de contactos con los dos partidos de la oposición para lograr la mayoría necesaria para su aprobación en el Parlamento foral. Al igual que en los dos ejercicios anteriores, el Ejecutivo no se cierra puertas y asegura tener "la mano tendida" a Navarra Suma y EH Bildu para alcanzar un acuerdo, si bien tanto en 2020 como 2021 se acabó pactando con la coalición abertzale —la preferente para los socios del PSN—.

Pese a que desde Navarra Suma no se descarta la posibilidad de lograr un acuerdo, ya avanzan que tienen posturas "incompatibles" EH Bildu que imposibilitarán un pacto a tres bandas. "Su postura con el Canal de Navarra o el Tren de Alta Velocidad nos hace estar en las antípodas", ha apuntado el portavoz de la coalición de derechas.

Suárez, al igual que el resto de portavoces parlamentarios, ha valorado de forma positiva el incremento del techo de gasto en un 6% respecto a las cuentas del ejercicio anterior porque supone "tener mayores recursos financieros" para inversiones, si bien ha apostillado que es un dato "frío, que no dice mucho" porque lo importante es "saber cómo se va a gastar ese dinero, qué inversiones se van a realizar". "Cuanto más dinero tengas mejor, pero cuanto más dinero gastes mal, peor", ha sentenciado.

Mano tendida para un tercer acuerdo presupuestario

Por su parte, el que ha sido el socio presupuestario en los dos ejercicios anteriores, EH Bildu, ha mostrado su disposición a alcanzar un tercer acuerdo para las cuentas anuales. Su portavoz Bakartxo Ruiz ha emplazado a Chivite a reunirse "más pronto que tarde" para comenzar a negociar partidas que se puedan incluir en el anteproyecto de Presupuestos, antes de su paso por la Cámara previa a su aprobación y le ha recordado al Ejecutivo foral que necesita el apoyo de al menos una de las dos fuerzas de la oposición para sacarlos adelante. "Que no den tan rápido por hecho que tienen mayoría si llegan a un acuerdo entre ellos porque es en este Parlamento donde se tienen que negociar y aprobar los Presupuestos".

Ruiz ha asegurado que EH Bildu será "exigente" en la negociación y ha avanzado que plantearán una reforma de la fiscalidad que garantice "la financiación suficiente de unos recursos públicos de calidad, más allá de fondos que puedan venir de Europa".

Desde la coalición abertzale también hacen una valoración positiva del incremento del gasto para este año, aunque han lamentado que los gobiernos central y navarro sigan invirtiendo en la llegada de la alta velocidad, a la que califica de "un proyecto del pasado que no cumple con los principios de cohesión territorial y transición ecológica" de los fondos europeos, avanzando que será uno de los puntos de desencuentro con el PSN.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats