La portada de mañana
Acceder
Las 13 universidades privadas que incumplen los requisitos para seguir siéndolo
Borrell: "Los populistas de derechas europeos pierden una referencia con Trump"
Opinión - Iglesias se marca un triple, por Esther Palomera

"Sanidad no pensó que podía pasar esto con el ébola; si no, no se entiende la falta de medios"

El secretario general del Sindicato Médico de Navarra, José Miguel Lera.

Para el secretario general del Sindicato Médico de Navarra, José Miguel Lera, la clave para mejorar el Sistema Navarro de Salud es que deje de tratarse como “una cuestión política”. Con el Gobierno de Navarra defendiéndose de toda crítica y la oposición encendiendo la voz de alarma, este representante de los médicos (cirujano del Hospital de Navarra desde 1982, ocupa el cargo desde febrero de este año) analiza el estado de la Salud navarra desde el punto de vista de los facultativos, unos profesionales que, reconoce, están hartos. Porque no se les consulta, por los grandes proyectos realizados sin planes previos, porque se les carga de responsabilidad sin medios o por la falta de formación. Una última muestra en este sentido han sido los sistemas de prevención del ébola: el propio Sindicato Médico exigió a la Administración que reuniera a las centrales para explicarles las actuaciones realizadas, una cita que se produjo este pasado viernes, tras la que, por fin, se anunciaron nuevas medidas de precaución, casi un mes después de que el protocolo se activara por primera vez por un caso sospechoso que, eso sí, resultó ser negativo.

Salud anuncia nuevas medidas para prevenir el ébola tras la presión de los sindicatos

¿Navarra está preparada para hacer frente al ébola?

Está preparada, en principio, para desarrollar las medidas de prevención. El sistema sanitario es muy completo, abarca todo el territorio y tiene unos profesionales cualificados para afrontar un tema como este; pero lo que no está es adiestrado en el uso del material de autoprotección. Es evidente que la Administración ha ido por detrás del problema sanitario que se ha creado. Iban a rebufo y ahora se han dado cuenta, con lo sucedido en Madrid, de que había fallos en el protocolo y que había que revisarlo. El clamor de los profesionales era por la falta de formación e información.

¿Por qué no se ha apostado antes por la formación, en lugar de esperar a que, por así decirlo, se activase la alarma en todo el país?

No podemos prever dónde va a salir un caso sospechoso, pero esta situación exige un adiestramiento de muchas horas.

Un debate que ha surgido también en otras comunidades es que esta preparación no se puede solventar con cursos de 20 minutos.

El protocolo de formación de Médicos Sin Fronteras para este tipo de enfermedades creo que supera las 15 horas. Aprendes con vídeos, con el material en la mano, probando a ponértelo y a quitártelo, y bajo supervisión. Porque el mínimo error, que además es muy fácil de cometer, puede en este caso hacer que te juegues el contagio. En el quirófano, por ejemplo, es habitual que sin querer puedas llevarte la mano a la cara…

Entiendo que dice esto en referencia a la actuación de la auxiliar de Enfermería contagiada en España. ¿Cómo valora que la Administración haya reaccionado culpando a la víctima en lugar de hacer autocrítica?

Es una locura. Es posible que esta persona se tocara la cara, pero ella no tenía por qué estar habituada al protocolo de seguridad.

Este pasado viernes se reunió el Comité de Seguridad, por fin, tras la petición entre otros de su sindicato para conocer las medidas de prevención del ébola en Navarra. Sanidad ha admitido su error y ha anunciado medidas de formación. ¿Es un paso adelante?

Esperamos que esas medidas arranquen cuanto antes [la promesa de Sanidad es que empezarían esta semana], porque necesitamos un plan de formación, que estas enseñanzas sean de calidad, que se traten de algo práctico y que garanticen que se aprenden bien.

Pero la alerta por un posible caso de ébola ya se activó en Navarra hace un mes. ¿Esta formación no se podía haber hecho antes?hace un mes

Se tenía que haber hecho antes. En el momento en que se activa una alerta, por el peligro de que un caso de ébola saltara a Europa, se tenía que haber tenido al menos un gesto mínimo de formación, como preparar un vídeo didáctico y comprobar que todo el mundo había visto el vídeo y leído el protocolo. Ahora está claro que la presión de los profesionales sanitarios ha sido clave para que espabilaran.

¿Por qué en Navarra no nos hemos puesto las pilas antes?

En mi opinión, las autoridades sanitarias no creían que esto podía pasar. Si no, no se entiende que no se pusieron los medios necesarios para atajar algo de tal gravedad.

El exgerente del Servicio Navarro de Salud, Juan José Rubio, protagonizó hace casi dos semanas una polémica comparecencia en el Parlamento en la que, precisamente, denunció las dificultades de formación de la plantilla. ¿Está de acuerdo?

Sí. Tradicionalmente, los profesionales se han tenido que buscar la vida en materia de formación, para mantenerse al día, porque a eso se han destinado recursos bastante escasos. Y la Administración debería ser la más interesada en tener formados a sus profesionales. Sin embargo, esos recursos tienden a reducirse.

¿Nos hemos mirado el ombligo?

Navarra, si algo es, es chovinista con el tema de la sanidad. Estoy cansado de oír, desde hace 30 años, que tenemos la mejor Sanidad de España. Pero el problema es que no tenemos la que podríamos tener. Uno debe compararse con uno mismo, y ahí, vemos que estamos en clara decadencia.

¿Nota hartazgo entre el personal sanitario?

Sí. El síndrome del profesional quemado es muy frecuente entre los sanitarios y, en esta legislatura, el desconcierto que han provocado los vaivenes de la Administración ha multiplicado este síndrome. La gente está muy desmotivada, pero es profesional y sigue haciendo bien su trabajo.

¿Cree que el Gobierno de Navarra apuesta por la privatización?

En algunos casos, como las cocinas y los laboratorios, se ha hecho directamente; y, en otros, al menos de forma indirecta. Si la atención pública decae, la beneficiaria es la oferta de medicina privada. Pero no creo que el Gobierno apueste por ello de forma voluntaria o premeditada, aunque los efectos están claros. Por eso crecen en Navarra los pequeños centros que prestan asistencia sanitaria. Cuando alguien tiene un problema, lo que quiere es que se lo resuelvan bien y pronto, y las listas de espera de la Sanidad pública hacen que esto no se pueda garantizar.

Otra observación de Rubio que llamó la atención es que aseguró que en Navarra, en función del nombre y de tu estatus, puedes tener más facilidades para ser atendido antes. Eso señala a la Administración, pero también a los profesionales sanitarios.en función del nombre y de tu estatus

No creo que sea algo general. Es humano que, si un médico tiene un allegado, intente forzar para que un compañero le vea antes, pero creo que es algo mínimo. No sé a qué se refería el gerente…

La sensación es que, con estas listas de espera por ejemplo para ver a los especialistas, los navarros se buscan la vida para colarse.

Creo que es difícil, incluso para las familias de los profesionales, anticiparse. Porque las esperas son de escándalo.

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2014 - 21:01 h

Descubre nuestras apps

stats