La portada de mañana
Acceder
Cuenta atrás para Madrid: las medidas tienen que tomarse "en las próximas horas"
La división en el CGPJ permitirá nombramientos en el Supremo
Opinión - España, la nuestra, la suya y las cajas de cerillas, por Rosa María Artal

¿Quo vadis, Unidas Podemos?

Carmena y Errejón en un acto de Más Madrid.

Uno de los elementos clave de las elecciones del pasado 26 de mayo era saber la implantación o la posible consolidación territorial del partido Unidas Podemos. El nivel de organización y estructura a nivel local y municipal resulta de vital importancia para que un partido pueda tener músculo para reponerse a los embates políticos y, en última instancia, poder sobrevivir.

Los resultados muestran un claro retroceso de este partido en Castilla y León, donde pasan de 10 escaños a 1, de 9 a 4 en Asturias, de 14 a 5 en Aragón, de 6 a 4 en Extremadura, de 3 a 0 en Castilla-La Mancha o de 7 a 2 en Navarra. Además, es significativo que allí donde UP han mantenido mejores resultados, son formaciones más alejadas de la dirección de UP como Adelante, o que incluso no forman parte de la estructura organizativa, como Compromís o En Comú-Podem.

Saber qué pasaría tanto en la ciudad de Madrid como en la Comunidad era especialmente importante para este partido porque tenía consecuencias para su subsistencia y la necesidad de reestructurase. En este espacio se estaban disputando con Más Madrid saber cuál era el partido hegemónico o de gobierno de la izquierda, tanto en el Ayuntamiento como en la Comunidad. UP y Más Madrid tenían una relación complicada, ya que se integraban en la misma candidatura para el Ayuntamiento, pero formaban una candidatura independiente con los segundos. Así que asumían incentivos de competición diferenciados para los dos niveles de gobierno.

En las elecciones locales, Más Madrid resulta el partido más votado con 503.990 votos y 19 escaños, pero se han quedado a las puertas de la gobernabilidad, a falta de dos escaños que les ha arrebatado el bloque de la derecha. En un primer momento se pensaba que la candidatura de Madrid en Pie liderada por IU, que obtuvo el 2,63% de los votos y se quedó sin representación, podría haber restado posibilidades de gobernar al bloque de izquierdas. Y alentada a última hora por Pablo Iglesias. Ahora sabemos que estos votos no fueron decisivos para que pudiera llegar al poder. Sin embargo, los conflictos entre personas o partidos sí que podrían haber desmovilizado a una parte de los electores.

Aunque en estas últimas elecciones municipales MM, PSOE y IU-MeP obtuvieron más número de voto que en las pasadas elecciones, consiguiendo 770.427 papeletas frente a 768.362 votos en 2015; el porcentaje de voto de la izquierda ha pasado de un 51,8% en 2015 a un 48,1% en 2019. La participación electoral fue similar —sobre un 68%—, pero se produjo una desmovilización de los electores progresistas o una mayor movilización de la población con una ideología conservadora, pese a tener unos líderes poco carismáticos, y en un contexto de destape de corrupción.

En las elecciones a la Comunidad de Madrid, el resultado fue diferente, pero con un patrón similar. En este caso, el PSOE lideró el bloque de la izquierda, pero no llegó a movilizar más voto hacia su candidatura del que había conseguido en 2015. Más Madrid consigue superar a UP llegando a obtener 20 y 7 escaños respectivamente, pero no logran movilizar más voto. El porcentaje en la izquierda se mantiene similar: de 49,3% en 2015 a 48,5% en el 2019, aunque es un aumento significativo desde 2011 donde el bloque de izquierda solo obtenía el 38,2% de las papeletas.

En definitiva, Unidas Podemos sufre un revés electoral en las diferentes regiones y queda en una posición débil delante de las negociaciones para constituir gobierno en algunas comunidades autónomas, como Illes Balears, Asturias, Aragón o Valencia. Además, en Madrid, aunque Más Madrid no consiga gobernar las instituciones, se consolida como partido líder en los territorios donde se ha presentado. Por eso, va a ser necesario que UP se tenga que replantear la organización o estructura territorial que tienen en el partido, o procesos democráticos del mismo para intentar movilizar a una parte de la población que se ha ido desactivando, seguramente por diferentes casuísticas, a medida que pasaba el tiempo.

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2019 - 21:05 h

Descubre nuestras apps

stats