eldiario.es

9

CRÓNICA

La providencia estaba dormida cuando empezaron a salir monstruos de las cloacas de Fernández Díaz

Fernández Díaz presenta sus memorias en un intento de blanquear su legado político, repleto ahora de comisarios imputados en la Audiencia Nacional

El exministro califica de gestiones hechas con discreción a las maniobras de la cúpula policial dedicada a investigar a los rivales políticos del PP

24 Comentarios

Rajoy apela a la capacidad del PP y PSOE de entenderse y ceder tras el 10N

Rajoy y Fernández Díaz antes de la presentación del libro. EFE

Es fácil identificar el fin de una era cuando varios de sus protagonistas empiezan a escribir libros sobre lo que ocurrió y lo mucho que ellos trabajaron. Es habitual que digan que lo hicieron por España, que es algo que siempre sirve para tapar mucho. A veces no es suficiente para ocultar a los monstruos que aparecieron en ese tiempo, pero el aludido lo intenta. La alfombra cubre un bulto de gran tamaño y el autor mira para otro lado. ¿Un monstruo? No veo nada. No sé de qué me habla.

Después de 40 años dedicados a la política concluidos con el cargo de ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz ha escrito un libro –'Cada día tiene su afán'– para dar su versión. Lo presentó el jueves en una librería de Madrid donde no menos del 80% de las sillas del público estaba reservado a los invitados del autor, entre los que estaban María Dolores de Cospedal, Ana Pastor y Fátima Báñez. Lo que viene a ser un acto entre amigos en el que el más importante, Mariano Rajoy, hacía las veces de presentador. 

"Yo soy muy providencialista", contó Fernández Díaz. "No creo en las casualidades. Siempre he tenido muy claro que la providencia (el exministro la escribiría con P mayúscula) me había colocado al lado de Mariano Rajoy". Los caminos del Señor son como el BOE. Nunca se equivocan.

No hay que confundir al político nacido en Valladolid en 1950, que con 29 años ya era gobernador civil de Oviedo, con el escritor y periodista argentino del mismo nombre y apellidos que explicaba así su novela 'El puñal': "Cuando a la política le quitamos sus discursos, la declamación de los grandes propósitos y las mentiras mediáticas, queda un extraño toma y daca, una escalofriante película de intrigas y un thriller lleno de gángsters con corbata que se dividen los negocios y se extorsionan mutuamente".

La última etapa de Fernández Díaz en Interior tiene algo de thriller y cuenta con un reparto en el que jueces y periodistas creen que no faltan gángsters con corbata y hasta con placa de policía que se dividieron el negocio y acabaron peleados e imputados. Novela negra, muy negra, basada en hechos reales.

De eso no se habló en la presentación, pero él tuvo que hacerlo fuera a preguntas de los periodistas. Querían saber su opinión sobre las investigaciones que señalan a varios miembros de la cúpula policial en el Ministerio por su presunta participación en todo tipo de delitos y operaciones de desprestigio contra los enemigos políticos del Partido Popular. Ahora el cerco judicial se acerca incluso al que fue su número dos en el Ministerio, Francisco Martínez, por el posible uso de fondos reservados en el espionaje ilegal a Luis Bárcenas.

A Fernández Díaz le preguntaron en definitiva por las cloacas del Estado, la guerra sucia ejecutada por comisarios por razones políticas y esa unidad a la que a alguien se le ocurrió llamar "policía patriótica". El exministro no sólo no admitió ninguna responsabilidad por el hecho de que varios comisarios estén ahora imputados por la Justicia, sino que lo desdeñó como una cuestión terminológica. Sólo eran "gestiones" que se debían hacer "con más discreción". Lo normal en todo el mundo: "Por ejemplo, lo que hacen los servicios de inteligencia de todos los estados del mundo se entiende que forma parte de las cloacas del Estado". 

El exministro contó en la presentación que entregó el libro a la editorial en enero de este año. Llama la atención que haya tardado diez meses en publicarse. No es que sean muy lentos en la editorial. Tendría que haber salido en marzo y luego en junio. Las revelaciones de Kitchen tuvieron algo que ver con el retraso. No convenía sacarlo en la época preelectoral anterior a los comicios de abril. Al final, habrán pensado que no iban a encontrar una época buena, porque es seguro que surgirán nuevas noticias en los tribunales no muy amables con la época del autor en el Ministerio. 

Rajoy nivel básico, avanzado y premium

El expresidente estuvo en plan Rajoy, que es ya todo lo que se le puede pedir. Hubo momentos Rajoy nivel suscriptor básico ("nos conocemos desde hace 30 años a pesar de nuestra evidente juventud"), Rajoy nivel avanzado ("elegir amigos es importante en la vida, pero elegir enemigos es aun más importante, porque te persiguen hasta la tumba"), y Rajoy nivel premium ("el libro habla también de la persona, la persona es lo más importante en la vida, porque a fin de cuentas somos personas").

Gracias a Fernández Díaz, supimos que Rajoy también ha escrito un libro y que ya lo ha terminado. Con un poco de suerte, quizá consigamos detalles jugosos de lo que el propio expresidente llamó el jueves la "Operación Monti", cuando alguien quiso quitarle el puesto tras las elecciones de 2015 (él dijo 2025, en qué estaría pensando). "Algunos querían nombrar presidente desde su casa", dijo y luego se burló de Italia, el país con una larga tradición de inventar "tecnócratas" para presidir gobierno: "Yo conocí a cuatro primeros ministros de ese país y ninguno había sido elegido" en las urnas. Esa fue otra oportunidad en la que unos cuantos dirigentes del PP y de la derecha mediática subestimaron a Rajoy. 

Fernández Díaz pretende obviamente que el libro sirva para adecentar su reputación en estos tiempos convulsos para su legado. Lo va a tener complicado. Sus palabras a los periodistas antes de la presentación son en definitiva una curiosa forma de blanquear delitos y prácticas irregulares.

Sin embargo, es difícil limpiar el aspecto de una cloaca, aunque sólo sea por el olor que despide. En especial, cuando un comisario entregó al entonces número dos de Interior información robada a Bárcenas en una operación de la que nunca se informó al juez instructor o a la UDEF. Fue la Operación Kitchen por la que están imputados cinco comisarios y dos inspectores jefe de policía. Todos ellos colocados por la providencia en puestos clave en el Ministerio de Jorge Fernández Díaz.

Al menos, la providencia no está imputada en la Audiencia Nacional. Pero si le han llegado noticias de Madrid, lo mismo le conviene buscarse un buen abogado.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha