El código ético del PSOE no cierra las puertas giratorias

Pedro Sánchez abraza a Rubalcaba ante la presencia de Zapatero, González y Almunia en el congreso celebrado en julio

El código ético que el PSOE lanzó este sábado no cierra las puertas giratorias por las que los altos cargos pasan a empresas privadas de sectores estratégicos. El texto sólo recoge una alusión a la obligación de los expresidentes –del Gobierno y regionales– de renunciar al dinero que perciben del Estado por esa condición en el caso de que reciban retribuciones por otras actividades profesionales.

El PSOE obligará a sus representantes en entidades públicas a informar al partido de las dietas que perciban

El PSOE obligará a sus representantes en entidades públicas a informar al partido de las dietas que perciban

Pedro Sánchez ha hecho bandera de su intención de acabar con las conocidas como puertas giratorias. "Vamos a abrir las puertas del partido a la ciudadanía y las únicas puertas con las que vamos a acabar es con las puertas giratorias entre lo privado y lo público". Es el mensaje que el líder del PSOE ha reiterado desde la campaña por alzarse como secretario general.

Ese es el motivo, según fuentes de Ferraz, por el que el código ético no incluye ese apartado. "Es un compromiso de Pedro Sánchez para cuando sea presidente del Gobierno", explican esas fuentes. Otro motivo que aducen es que el código ético responde a una "casuística general" para los afiliados y todos los cargos públicos, es decir, que responde a una "norma general" para la mayoría. Ferraz deja, por tanto, en manos de Sánchez impedir, en el caso de que llegue a La Moncloa, que sus ministros se vayan a la empresa privada al abandonar el cargo.

Respecto a los casos regionales –como en la Comunidad de Madrid, donde el exconsejero de Sanidad Juan José Güemes acabó en una empresa que fue beneficiada por la privatización de servicios que él impulsó-, los socialistas esperan cerrar las puertas giratorias mediante iniciativas legislativas.

"Que no se haya incluido en el código ético no significa que no se vaya a hacer -señala un miembro de la ejecutiva-. El camino no acaba aquí y va a haber más pasos en las próximas semanas". Además, expresa que el hecho de que no figure de manera concreta no significa que se renuncie a ello.

A pesar de que el código ético no incluye el cierre de las puertas giratorias por el carácter general del texto, que afecta a afiliados, miembros de las direcciones, personal laboral y cargos públicos, sí recoge una alusión directa a los expresidentes del Gobierno y de las comunidades autónomas: no podrán percibir dinero del Estado por su condición de exmandatarios en el caso de que desarrollen una "actividad profesional continuada y retribuida".

Esta medida no tiene un carácter retroactivo, es decir, que afectará a los futuros expresidentes salientes, pero no a los que ya lo han sido, según fuentes socialistas.

El código ético del PSOE endurece la rendición de cuentas de los cargos públicos en el caso de que sean imputados. Tendrán que rendir cuentas ante la dirección, que decidirá si toma medidas orgánicas contra ellos, como la suspensión de militancia. Además, será beligerante con todos sus miembros que se sometan a juicio por casos de violencia de género o por corrupción y les suspenderá cautelarmente de militancia. Si resultan culpables, serán expulsados fulminantemente. En el caso de los cargos públicos, la apertura de juicio oral acarreará la obligación de dimitir.

El texto, que será de obligado cumplimiento para los cargos públicos, señala que no podrán recibir regalos de más de 60 euros, les obliga a informar sobre dietas y gastos de representación, cuya cuantía se limita, y deberán viajar haciendo uso siempre de la tarifa "más económica".

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2014 - 20:37 h

Descubre nuestras apps