Izquierda Unida de Madrid vota por la opción más continuista

La IX Asamblea de Izquierda Unida de Madrid ha optado por la opción más continuista para dirigir la coalición: Eddy Sánchez, el señalado por el coordinador saliente Gregorio Gordo, dirigirá la formación. Sánchez ha encabezado la lista más votada y se ha llevado 51 de los 100 puestos que se elegían del Consejo Político Regional. Sánchez, técnico en el Grupo Parlamentario de IU en la Asamblea de Madrid, había defendido su opción diciendo que "de la nada no se puede construir nada".

Le ha seguido con el 36'6% de los votos de los 800 delegados Esther Gómez, la opción de los más jóvenes (que han enfervorecido al auditorio durante su discurso de defensa). La sindicalista y afiliada al PCE mandó a 37 compañeros a la votación informal para coordinador en la que se opusieron a la opción de Eddy Sánchez. El tercer lugar ha sido par Tania Sánchez con 12 miembros que se han abstenido. Esta diputada ha esgrimido el discurso más agresivo al espetar que "en nuestras manos está que esta asamblea sea útil e histórica para Madrid".

Eduardo Sánchez (1977), nacido en Venezuela y licenciado en Derecho y Políticas, ha subrayado que es "el primer coordinador que no es cargo público" al tiempo que afirmaba: "Asumo toda la trayectoria de todos los coordinadores, pero pido un aplauso para Gregorio Gordo". En su lista ha salido elegido para el consejo Gordo, que seguirá al frente de los diputados de IU en el parlamento regional. El nuevo líder no tiene escaño.

Sánchez no tendrá, al menos de momento, perfil parlamentario. "Continuidad", ha asegurado. Eso quiere decir que Gregorio Gordo continuará de portavoz en la Asamblea. El nuevo coordinador ha explicado que piensa que es más necesario lanzarse a la calle. Es un modelo, en lo estructural, paralelo al que vivió el Partido Socialista de Madrid cuando el actual secretario general, Tomás Gómez, no era diputado y la portavocía recayó en Maru Menéndez. En todo caso, la figura de Sánchez, con cierto aire guardiolístico con jersey de pico y corbata, sí barniza en un primer movimiento, a la coalición con un aire más moderno y cambiado. Los delegados más jóvenes no paraban de cantar: "El cambio ya está aquí".

El nuevo dirigente cree que "la nueva democracia se construye desde fuera de las instituciones. Más bien en las movilizaciones", ha asegurado. Así que ese parece ser su programa, crear una Izquierda Unida de Madrid "desde la calle". Para su primera jornada: "Pasear por el distrito con más paro, que es el mío, Puente de Vallecas".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats