La portada de mañana
Acceder
El Vaticano se abre a revisar los acuerdos Iglesia-Estado con España
TV3 pagó 31 millones de euros a una productora investigada por el 3%
OPINIÓN | Las vacas no se merecen esto, por Antón Losada
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia EFE

Esta información es un teletipo de la Agencia EFE y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Kosovo espera el reconocimiento de España y la liberalización de visados

EFE

Pristina —

Kosovo espera ser reconocido como Estado independiente por los cinco países de la Unión Europea (UE) que aún no lo han hecho, entre ellos España, y que se levante el régimen de visados para sus ciudadanos, el cual considera "injusto".

En declaraciones en Pristina a un grupo de periodistas de medios internacionales, el ministro kosovar para la Integración Europea, Bekim Çollaku, lamentó la "lentitud" del proceso de integración en la UE que desea su país.

Aseguró que no entiende el porqué de la falta de reconocimiento por parte de España, Grecia, Chipre, Rumanía y Eslovaquia y rechazó cualquier relación del mismo con movimientos independentistas en otros lugares.

"No veo cómo se puede hacer esa conexión", dijo Çollaku, tras estimar que ningún Estado logrará "detener o prevenir un movimiento (secesionista) por no reconocer a Kosovo".

"La independencia de Kosovo no ha violado la ley internacional. La falta de reconocimiento, en particular la de España, no es justa", opinó Çollaku, quien insistió en que el caso de su país "es único" y no sirve de precedente para otros.

Según el ministro kosovar, el último contacto con España al respecto tuvo lugar a principios de 2008, poco antes de que Pristina declarase unilateralmente su independencia de Belgrado, el 17 de febrero de ese año.

Çollaku aseguró que en esa ocasión Kosovo entendió que España sí iba a reconocer esta soberanía, aunque no estaría entre las primeras en hacerlo.

"Estoy seguro de que algún día esos países (los cinco miembros de la UE que aún no lo han reconocido) tomarán la decisión", indicó.

El ministro relacionó al menos parcialmente esta falta de aceptación unánime de la UE a la "lentitud" con la que avanza el proceso de acercamiento al club europeo y advirtió de que ello está causando una creciente frustración en la población.

"El reconocimiento facilitaría todo el proceso", afirmó tras recordar que, por primera vez, la bandera kosovar ondeará en los Juegos Olímpicos en Río de Janeiro desde esta semana.

Además, lamentó que los ciudadanos de su país sean los únicos de la región que necesitan visados para entrar en el espacio Schengen de libre circulación, razón por la cual se sienten aislados y discriminados.

"Nos preguntamos por qué el trato a nosotros es diferente del que reciben países como Albania o Macedonia", comentó.

Çollaku calificó de "largo, penoso, complicado" el proceso de acercamiento a la UE, a la que acusó de "atrasar" la integración de los Balcanes.

"La UE debería tener en cuenta las consecuencias (...), debería acelerar el proceso", insistió el ministro y destacó los progresos alcanzados desde la independencia.

"Desde 2009 trabajamos para adaptarnos a los estándares europeos", recordó, tras estimar que los seis necesarios para firmar el Acuerdo de asociación y estabilización con la UE fueron demasiados, el primer paso importante en el camino de la integración en el bloque comunitario.

A pesar de los problemas, aseguró que "para Kosovo no hay alternativas, el único futuro del país está en la OTAN y en la UE".

La analista Besa Shahini explicó a Efe que la razón clave por la que la UE no levanta la obligatoriedad de visado para los ciudadanos kosovares no es la falta de reconocimiento, sino "el riesgo de migración masiva".

Se trata de algo que no tiene miras de cambiar a corto plazo, dada la elevada tasa de desempleo en el país (31 por ciento en general y cerca del 45 por ciento entre la juventud), la mayor de Europa.

Fuentes cercanas a la UE en Pristina confirmaron el creciente "sentimiento de aislamiento, rechazo y frustración" de la población, sobre todo en cuanto a las dificultades que tienen los kosovares para viajar a Europa Occidental.

En este contexto, desde el punto de vista europeo existe el temor a que la frustración y la necesidad de buscar oportunidades en el extranjero puedan alimentar tendencias hacia el islamismo radical.

"Si no puedes viajar a Occidente, viajas a Oriente...", comentó una fuente diplomática hoy en la capital kosovar y reconoció que "hay preocupación" por un visible aumento del papel del Islam.

"Cada vez se ven más mujeres con velo. Es un área que necesita más control", opinó la fuente.

Etiquetas
Publicado el
4 de agosto de 2016 - 19:07 h

Descubre nuestras apps

stats