eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

ENTREVISTA | Isabel Rodríguez (PSOE)

"Pablo Iglesias ha sido un fraude para las personas que le votaron con ilusión"

La coportavoz del Comité Electoral del PSOE explica que los socialistas apelarán a quienes votaron a otras opciones políticas, como el PP, y no se cumplieron sus "expectativas"

Rodríguez sostiene que las políticas de izquierdas en ayuntamientos y comunidades y el 'no' de Podemos a la investidura de Pedro Sánchez repercutirán en un mejor resultado para el PSOE 

"El país está menos fragmentado de lo que creemos. Hay gente que vota al PP en las nacionales y al PSOE en las autonómicas"

332 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El PSOE asegura que "trabaja desde ya" por un "gobierno decente" en Granada

La coportavoz del Comité Electoral del PSOE, Isabel Rodríguez. EFE

Isabel Rodríguez (Abenójar, 1981) es la coportavoz del Comité Electoral del PSOE y cabeza de lista por Ciudad Real. Atiende a eldiario.es por teléfono en un hueco en su agenda, dividida entre su campaña en Castilla-La Mancha y sus atribuciones en la de Pedro Sánchez. Rodríguez es una de las partidarias de Eduardo Madina que ha adquirido poder en el PSOE de Sánchez, de quien defiende su actuación en los últimos cuatro meses.

La dirección del PSOE está convencida de que van a mejorar los resultados del 20D, ¿cómo pretenden hacerlo?

Tenemos una obligación moral de mejorar los resultados porque nos ha faltado fortaleza, escaños, para conseguir un cambio de Gobierno. ¿Cómo vamos a hacerlo? Siendo el PSOE en el que ha confiado mucha gente durante muchos años, siendo el PSOE que no habla de las políticas de izquierdas sino que las practica; el PSOE que hace una buena gestión de la educación, de la sanidad; que es capaz de generar riqueza y el mismo PSOE que es capaz de cuadrar las cuentas. A este partido le hace falta el impulso que supone ser socialista y tenemos un aval importante: no solo hablamos sino que tenemos la gestión de los ayuntamientos y comunidades donde está gobernando de manera eficaz y sensata. 

¿Le preocupa que otras fuerzas, como Podemos, que gobierna en algunos ayuntamientos, también cuente con el aval de los ciudadanos?

Los gobiernos que tiene Podemos son mínimos porque ni siquiera se presentaron con su marca a esas elecciones. Ellos pueden estar gobernando en esos ayuntamientos porque precisamente el PSOE facilitó el cambio en las instituciones y es lo que esperamos en el futuro: que no hagan como en esta ocasión y faciliten un Gobierno del cambio, diferente al de Rajoy, con propuestas y soluciones para los problemas de la ciudadanía y que no andemos perdiendo el tiempo. Creo que eso es lo que ha fallado en este momento, que ha faltado altura de miras por parte de Podemos y, por tanto, no creo que vayan a tener ese apoyo de la ciudadanía porque no han permitido que hayamos cambiado de Gobierno.  

Dice que ustedes les apoyaron en varios ayuntamientos y ahora la estrategia se está centrando en situar a Podemos en la extrema izquierda. ¿No es contradictorio que por un lado gobiernen gracias a ustedes y por otro les ataquen?

No pretendo atacar a nadie ni tan siquiera a los adversarios. No sé dónde se sitúa Podemos, no sé qué es Podemos según Podemos, porque hace días decían que no eran ni de izquierdas ni de derechas y, por tanto, no me atrevo a decir cuál es su ideología. Son una coalición de muchos partidos. Lo que sí se percibe es que el PSOE se sitúa en el centro-izquierda del país, donde se sitúan la mayoría de los españoles. Por tanto, el PSOE es el que más se parece sociológicamente a España y eso es un aliento para poder cambiar la situación y obtener unos buenos resultados. Es en esas mismas encuestas, fundamentalmente la del CIS, donde la ciudadanía ve a Podemos como de extrema izquierda. 

En esos ayuntamientos en los que gobierna Podemos gracias al PSOE se están entendiendo bien -el PSC ha entrado en el Gobierno de Ada Colau, Puri Causapié ha planteado hacerlo en el de Madrid-, ¿cómo se explica que Ferraz haya vetado a los socialistas valencianos que vayan con Podemos y Compromís como única opción de conseguir representación en el Senado?

Esto no pueden ser componendas, tácticas y ese tipo de estrategias que no persiguen un cambio real. No estaríamos en estas si Iglesias hubiera apoyado a un presidente socialista. Si hubiera liderado el entendimiento en Madrid, Barcelona o las comunidades donde obtuvimos la abstención de Podemos no habría sido posible porque Iglesias es la antítesis del diálogo y el entendimiento. Es difícil visualizar acuerdos cuando está presente su figura. 

También tenían ese pasado y esa fortaleza el 20D, pero Podemos y Ciudadanos han crecido exponencialmente mientras gobernaba el PP y ustedes estaban en la oposición.

Pero entonces Podemos no tenía pasado y hoy tiene cuatro meses de lamentable pasado en el Congreso. Solo se han preocupado de sí mismos. Han resultado ineficaces en la tramitación parlamentaria con leyes nefastas desde el punto de vista técnico, no ha hecho un trabajo parlamentario digno de mención, bloquearon el cambio... Tienen un pasado triste. Nosotros, que íbamos con esas dudas de que nos iríamos con el PP y las de Rajoy de que nos iríamos con los radicales, hemos demostrado que somos el PSOE de siempre. 

¿Cómo van a recuperar a los votantes de izquierdas que se fueron a Podemos?

Esos votantes están decepcionados porque votaron a Podemos creyendo que con ello estarían favoreciendo un Gobierno del cambio y han visto cómo ante la posibilidad de tener un presidente socialista o continuar con seis meses más de Rajoy, el señor Iglesias optó por votar con Rajoy. Han visto con sus propios ojos que Iglesias nunca quiso que hubiera un presidente socialista en la Moncloa y a esos ciudadanos que se consideran de izquierdas tenemos el aval de nuestros hechos. En nuestro país la izquierda verdaderamente pragmática que cambia la vida de la gente es el PSOE. 

¿Qué pasará el 26J si estos votantes que dice que están decepcionados con Podemos por no facilitar un Gobierno del cambio vuelven a apoyar a Podemos? 

Si se mantienen los resultados, volverá a ser Podemos el que tendrá que decidir si sigue apoyando al Gobierno de Rajoy o si prefiere apoyar a un Gobierno presidido por un socialista. En una campaña no podemos salir más que con ganas y con el compromiso de querer dar un cambio a este país y, por tanto, no estamos valorando qué ocurrirá después del 26J porque nosotros salimos a ganar, pero no a ganar a Podemos, a ganar al PP. Después estamos convencidos de que habrá que hablar porque no habrá mayorías absolutas, habrá multipartidismo en el Parlamento y nosotros tenemos la capacidad de hablar con todos que crean que es posible un Gobierno del cambio. 

¿Les puede jugar una mala pasada el pacto con Ciudadanos?

No lo creo. Pactar, hablar, acordar, forman parte de la buena política. Todos los estudios de opinión entienden que en los asuntos de país nos tenemos que entender todos los partidos y el único que ha demostrado las ganas, la intención y la capacidad de hablar con otros, incluso con los que son tan distintos como Ciudadanos, que es un partido claramente de derechas, es el PSOE y creo que eso es un valor.

¿Volverá a tener el PSOE la línea roja de que no podrá gobernar si necesita el apoyo de ERC y Democràcia i Llibertat?

El objetivo es ganar, obtener una mayoría suficiente para que nos permita tener un proyecto de Gobierno que nos permita poner en marcha inmediatamente algunas urgencias de este país, que en menos de tres meses podamos tener un ingreso mínimo vital, que atendamos a los contratos precarios, a los parados sin prestación. Queremos poner en marcha un proyecto alternativo de país en el que todos nos sintamos cómodos y, por tanto, no es compatible o no se puede forjar al amparo de los que no comparten ese modelo de país. 

Ninguna encuesta pronostica la victoria para el PSOE y sigue a mucha distancia del PP. ¿Qué pasará si no se cumple el objetivo de ganar?

Las encuestas nunca son favorables al PSOE. Vamos a ganar a las encuestas también porque, además, percibimos mucho afecto, valoración por cómo nos hemos comportado estos cuatro meses.

Pedro Sánchez invocó a Adolfo Suárez con la frase de "puedo prometer y prometo". ¿Es un intento de ganarse al centro-derecha?

Es una fórmula retórica en un discurso. Es verdad que nosotros sabemos que somos un partido que no genera animadversión. Yo quiero que nos voten todos los socialistas de este país pero quiero que aquellos que en estos momentos ven que el PP no responde a sus expectativas, que creen que tiene que regenerarse, mirarán al PSOE sabiendo que, aun no compartiendo su marco ideológico, es el partido más solvente para gobernar sus vidas. 

¿Puede convencer el PSOE a la derecha?

No se trata de convencer a la derecha. El país está menos fragmentado de lo que creemos. Hay gente que vota al PP en las nacionales y al PSOE en las autonómicas. La gente trata de buscar a responsables políticos que puedan gobernar bien sus vidas. Tenemos garantía en la gestión y damos respuestas a los problemas de la gente. 

Si Ciudadanos y Podemos vuelven a vetarse entre sí y la única opción para evitar unas terceras elecciones es que el PSOE se abstenga para que gobierne el PP, ¿podría darse ese caso, como ya dicen algunos dirigentes de su partido?

El PSOE es la alternativa al PP, vamos a ganarle. Ese miedo ya no cuela porque hubo tres meses en la otra campaña en la que se nos decía que el PSOE se echaría en brazos del PP, iríamos a una gran coalición, y se ha visto que ese no es el posicionamiento del PP. 

Reconocieron un problema en las grandes ciudades. ¿Han detectado ya a qué se debe esa falta de voto urbano?

A nuevas formas de comunicación, a un acercamiento diferente a la ciudadanía, a una generación que ocupa mayoritariamente las grandes ciudades y que tuvo esperanzas en nuevos proyectos. Es una generación que tiene problemas de perspectivas de futuro y que lo que quieren no es solo discursos bonitos, que ya los vieron y por eso los votaron, sino que seamos capaces de gobernar sus vidas, de hacer buenas leyes, y ahí juega un papel fundamental el PSOE. 

¿Y a qué atribuyen la pérdida del voto joven?

A que tuvieron una ilusión por un nuevo proyecto pero que entiendo que es el que les ha defraudado. Todas las promesas de Iglesias quedaron en un saco roto. Él decía: "Vengo a cambiar la política, esto no va de izquierdas y derechas"; ha basado todo su discurso en esa fragmentación en estos meses. Dijo que no venía a la política a ocupar los sillones y se ha pasado cinco meses solo hablando de sillones, que quería soluciones y que el diálogo es bueno en política y se ha comportado como el menos dialogante... Ha sido un fraude para las personas que le votaron con ilusión y espero que vuelvan a mirarnos y vamos a trabajar para merecer de nuevo la confianza de esa juventud que tiene que construir sus proyectos vitales. 

¿Pensarán esos votantes defraudados que podría haber habido un Gobierno de izquierdas si el PSOE hubiera aceptado la abstención de ERC y Democràcia i Llibertat?

En este país han pasado muchas cosas: la derecha ha estado fuera de lugar no aceptando ese proceso de investidura, que asumió el PSOE; a los dos días, había un documento hablando de propuestas y soluciones, quisimos hablar con todos los partidos. Permanentemente hubo quien estuvo bloqueando desde el primer momento y se sentó cuando llevábamos doce días de trabajo, quien torpedeó esa investidura, y no ha sido posible aplicar políticas de izquierdas porque ha habido un bloqueo estratégico de Iglesias, que buscaba desde el 21 de diciembre una segunda vuelta, pero esto son unas nuevas elecciones. La inmensa mayoría ha visto quién ha tenido la intención de tener un Gobierno. 

Pedro Sánchez reconoció hace dos semanas que el gran problema del PSOE es la división interna. Ese problema sigue ahí, ¿cómo se va a afrontar en la campaña?

En el PSOE somos un poco ciclotímicos. Pero todos en el PSOE tenemos claro que hay un objetivo por encima de los intereses de partido que es devolver la dignidad, la esperanza, los derechos a nuestro país. Nos vamos a volcar en estos días para propiciar ese cambio de este país. En algunos casos es un problema, pero si nos ponemos a remar todos en la misma dirección, es una fortaleza del PSOE: cuando estamos unidos y trabajamos todos con el mismo objetivo somos una maquinaria bien engrasada en la que cada uno de nosotros somos una pancarta electoral. 

Susana Díaz ha marcado a Pedro Sánchez el límite: ganar y no conformarse con ser segundos. ¿Temen que un sector encabezado por la presidenta andaluza diga el 27 de junio a Pedro Sánchez que no puede siquiera intentarlo?

El único temor del PSOE es que Rajoy pueda seguir en Moncloa. No pensamos en el 27J más que para esperar que se haya cumplido el objetivo y podamos estar aportando soluciones para este país. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha