eldiario.es

9

Un pasito más

La madurez de una sociedad se mide en cómo trata a los colectivos sensibles y este es un caso de avance, pero no se puede quedar ahí

No ya es el hecho de votar, es el hecho de considerados necesitados de tutela lo que es necesario romper los hilos que nos determinan

Una mano coloca una papeleta en una urna en una imagen de archivo.

Una mano coloca una papeleta en una urna en una imagen de archivo.

Hace unos días se realizó por primera vez en democracia un ensayo de votación para personas con discapacidad intelectual. Esto es un gran paso para la inclusión definitiva de todos los colectivos con discapacidad. Fue en Madrid, en el barrio de Acacias y es que ahora se acerca una temporada electoral muy activa. Tanto las generales del 28 de abril como las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo. La iniciativa partió de la ONG Plena Inclusión y se plantea que sea la base de

Esto es un gran paso que, aún no sé por qué, no se había dado antes porque a las alturas de siglo que estamos hay estas cuestiones. Es un paso más, pero hay que trabajar muchísimo aún en esta dirección. Ya no solo en cuestiones tan básicas, sino en otras muchas como la accesibilidad de los edificios, y la inclusión en el mundo digital.

Estaría bien dejar de ser cascarón de huevo y tener, por fin, siempre en mente que somos personas con los mismos derechos que las que no tienen discapacidad y, además, las personas con discapacidad intelectual, pueden ser independientes a todos los niveles en muchos casos y no necesitan tutela.

La madurez de una sociedad se mide en cómo trata a los colectivos sensibles y este es un caso de avance, pero no se puede quedar ahí.

La inclusión ha de ser un trabajo conjunto entre las necesidades de las personas con discapacidad y las instituciones que vayan permitiendo a un ritmo acorde a los tiempos. Es necesario rascar todo lo que podamos porque no nos lo van a poner fácil, somos un colectivo tutelado por costumbre y es complicado salir de ahí, pero hemos de luchar por nuestros derechos aunque a veces a la sociedad le cueste. No ya es el hecho de votar, es el hecho de considerados necesitados de tutela lo que es necesario romper los hilos que nos determinan.

Es como si no nos dejaran ser nosotros mismos dentro de un mundo normativo en el que a ratos incomodamos por nuestras diferencias.

Sé que desde todos los ámbitos se trabaja para que esto ocurra, pero es necesario tener una constante relación con todos los agentes para que sea una cuestión de fluidez y de tener los mecanismos bien engrasados.

Desde nuestro colectivo vamos a seguir dando la turra para que esto siga siendo así y no se olviden la instituciones de que estamos aquí y queremos tener la mayor calidad de vida posible. Para ello vamos a seguir apretando y proponiendo medidas que nos liberen de esa condescendencia tan, a veces, ridícula. Que somos personas con discapacidad no un rebañito de ovejas. Queremos ser incómodos porque es la única manera de que nos tengan en cuenta, hasta que haya algún día, en un futuro no muy lejano en que no tengamos que reivindicar nada porque lo hayamos conseguido todo. Hasta ese día vamos a seguir luchando, dando pasos, hasta la plena inclusión. Y espero que lo veamos más pronto que tarde.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha