La Comisión Europea retira una guía interna de lenguaje inclusivo tras las protestas del Vaticano y la extrema derecha

Portada de la guía de lenguaje inclusivo de la Comisión Europea retirada el 30 de noviembre de 2021.

Andrés Gil

Corresponsal en Bruselas —

10

La Comisión Europea ha retirado este martes una guía interna de lenguaje inclusivo tras las protestas del Vaticano y la extrema derecha, singularmente la italiana. Una guía que daba directrices como las siguientes: "No uses sustantivos de género como 'trabajadores, policías' o pronombres masculinos (él, suyo) por defecto". "No organices mesas redondas con un solo género, busca el equilibrio de género". "Cuando utilices una variedad de imágenes, testimonios e historias, asegúrate de que reflejen la diversidad en todos sus sentidos".

¿Y qué ha pasado? Pues que entre las 32 páginas de la guía, presentada por la comisaria europea de Igualdad, Helena Dalli, hace un mes, se pedía: "No asumas que todo el mundo es cristiano". Y se pedía evitar, según el contexto, la palabra Navidad cuando el contexto tiene que ver con las vacaciones. Por ejemplo, en lugar de decir "la Navidad puede ser estresante", se sugería "las vacaciones pueden ser estresantes".

A raíz de estas directrices, Il Giornale, el periódico de Silvio Berlusconi, líder del partido conservador Forza Italia, retorcía un titular hace dos días de la siguiente manera: "En Europa está prohibido decir 'Navidad' e incluso llamarse María". Lo de María viene por la indicación de no usar "nombres típicos de una religión".

El tuit de Matteo Salvini, líder de la ultraderechista Lega, llegó a continuación:

Poco después, quien habló fue Pietro Parolin, secretario de Estado del Vaticano, en los medios de la Santa Sede: "La preocupación por borrar toda discriminación es correcta. Sin embargo, esta no es la forma de lograr este objetivo. Porque al final existe el riesgo de destruir, aniquilar a la persona. En primer lugar, la tendencia lamentablemente es a homologarlo todo, sin saber respetar ni siquiera las justas diferencias. En segundo lugar, está el olvido de la realidad. Y quien va en contra de la realidad se pone en grave peligro. Y luego está la anulación de lo que son las raíces, especialmente en lo que respecta a las fiestas cristianas. Por supuesto, sabemos que Europa debe su existencia e identidad a muchas contribuciones, pero ciertamente no se puede olvidar que una de las principales contribuciones, si no la principal, fue el propio cristianismo. Por tanto, destruir las diferencias y destruir las raíces significa destruir a la persona".

Una hora después de publicarse la entrevista con el secretario de Estado vaticano, la comisaria europea de Igualdad, Helena Dalli, publicaba un tuit en el que anunciaba la retirada de la guía, "un documento no maduro" que "no cumple el propósito" para el que fue redactado.

Giorgia Meloni, líder de la pujante extrema derecha italiana de Fratelli D'Italia, no ha tardado en celebrar la retirada como una victoria. "La Comisión Europea recula y retira el documento interno que preveía la eliminación de la palabra 'Navidad' por considerarla poco inclusiva. Hemos frenado la vulgaridad de lo políticamente correcto".

El portavoz de la Comisión Europea Christian Wigand ha afirmado: "Era un documento interno y ha sido retirado. Como ha dicho la comisaria Dalli, 'las directrices necesitan más trabajo'. No es un documento con carácter legal vinculante, es solo una recomendación en términos de comunicación. Y el documento se revisará por completo. La intención es ilustrar la diversidad de culturas europeas y ser inclusivos en nuestra comunicación. Ese es claramente el objetivo, reflejar esta riqueza, esta diversidad, que es una de las fortalezas de Europa, incluso en lo que respecta a la comunicación".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats