El CSIC necesita 75 millones antes de fin de año para evitar un "cataclismo"

Los investigadores del CSIC están desconcertados tras la cancelación de los ahorros de los grupos de investigación. / CSIC-UIB

El mayor centro de investigación del país está viviendo una situación económica similar a la de un país intervenido. Desde el año pasado, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha sufrido una suspensión de pagos temporal, un corralito e incluso la cancelación de parte de los ahorros de los grupos científicos que trabajan en los más de 100 centros de I+D que el consejo tiene repartidos por España. Esa última y polémica decisión ha desconcertado e indignado a muchos investigadores.

Investigadores del CSIC estudian llevar a los tribunales la cancelación de sus fondos

Una semana después del estallido de la polémica, el presidente de la institución, Emilio Lora-Tamayo, ha dado explicaciones en una rueda de prensa en Madrid. Lora-Tamayo ha reconocido que el CSIC afronta un “cataclismo”, pero que, en el corto plazo, la situación está controlada. “Los investigadores que tengan proyectos en marcha no tienen por qué sufrir ningún parón en sus actividades”, ha dicho hoy Lora-Tamayo, que ha asegurado que “se garantiza el funcionamiento de todos los proyectos de investigación”.

El martes pasado el presidente estableció topes de gasto a todos los institutos que dependen del consejo y, con las cantidades asignadas, se puede seguir funcionando “hasta septiembre o principios de octubre”. Más allá de esa fecha, y si el Gobierno no inyecta 75 millones de euros más, llegaría ese “cataclismo” en el CSIC, según Lora-Tamayo.

“De forma ordenada y controlada”

Según los datos presentados, el CSIC cerró el 2012 con un déficit de 111 millones de euros y este año se prevé que sea de 102 millones. La decisión anunciada hace una semana limita el acceso de los investigadores al dinero que ya les había sido concedido por la Unión Europea, convenios con empresas o el Gobierno de España para realizar proyectos de investigación. Es lo que algunos llaman “corralito” en el que ahora se llega incluso a “cancelar” parte del dinero. Lora-Tamayo ha dicho que “los investigadores no tienen dinero, ya que hay una sola caja única” para todo el CSIC.

En algunos centros de investigación, la cantidad que se dejaría de percibir en virtud de su decisión ascendería a 300.000 euros, tal y como denunciaban la semana pasada. Preguntado por qué sucederá con ese dinero, Lora-Tamayo ha dicho que “se reintegrará de manera ordenada y controlada” cuando “se recupere el nivel de ingresos”. Esa devolución depende de que el Gobierno haga una aportación extra de 75 millones de euros en septiembre u octubre.

Lora-Tamayo ha dicho que “desconocen” a cuánto asciende la cantidad total que habría que devolver, por eso, ha dicho, “le hemos preguntado a cada instituto para que nos lo diga”. Esta tarde Lora-Tamayo tiene prevista una reunión con gerentes y directores de centro para explicarles las medidas. Ha asegurado que a pesar de su crítica situación, en la que el organismo debe cifrar su supervivencia en periodos de tres meses, la imagen del CSIC “no esta tocada internacionalmente” y ha animado a los investigadores a seguir logrando financiación competitiva de la UE.

Etiquetas
Publicado el
9 de julio de 2013 - 14:06 h

Descubre nuestras apps

stats