Julio ha sido el mes más caluroso en España desde que hay registros

Una mujer se protege del sol con un abanico de las altas temperaturas registradas este sábado en Córdoba con aviso amarillo por calor.

Raúl Rejón


2

Efectivamente, el calor que ha atravesado España en julio ha sido muy extraordinario. Fuera de lo normal. Lo que era una sensación ha sido corroborado por los datos científicos: el mes pasado se ha convertido en el más caluroso jamás registrado con instrumentos en el país. Su temperatura media ha sido la más alta medida desde 1961. No para un julio, sino para cualquier mes. El promedio ha estado en 25,6 ºC lo que supera en 2,7ºC la media entre 1981 y 2010.

España necesita casi el doble de aire acondicionado para combatir el calor severo que hace 40 años

España necesita casi el doble de aire acondicionado para combatir el calor severo que hace 40 años



“Extremadamente cálido” ha sido la calificación que le ha otorgado este lunes la Agencia Estatal de Meteorología. El anterior récord de temperatura global era reciente, en julio de 2015, lo que apuntala la tendencia ya expuesta por la Aemet: el calentamiento global y la crisis climática ha desembocado en veranos más prolongados, cálidos y punteado por picos térmicos en España.

Por zonas, en Galicia, centro y sur de Castilla y León, Comunidad de Madrid, Extremadura, oeste de Castilla-La Mancha y en puntos del interior de Andalucía y Pirineos, la “anomalía térmica”, es decir, la diferencia entre el promedio histórico y lo que se ha medido ha llegado a los 4ºC.

“Las temperaturas máximas diarias quedaron en promedio 3,3 °C por encima del valor normal, mientras que las mínimas se situaron 2,2 °C por encima de la media”, informa la Agencia tras revisar sus estaciones medidoras.

Además, en ese mes se ha experimentado la ola de calor “más importante desde que hay registros” en la península ibérica y las Islas Baleares. Fue la más extensa, la más intensa y la segunda más duradera de la que hay datos. Afectó a 40 provincias y tuvo una temperatura media de 4,8ºC más alta. En Canarias tuvieron dos olas de calor en julio.

El calor severo tiene efectos graves en la salud de las personas. Cada ola de calor implica una multiplicación de la mortalidad en España. Las de este curso han confirmado esa relación ya avalada anteriormente. Una mortalidad que, además, incide más en las personas de renta baja. El calor mata y lo hace más a los pobres.

Las temperaturas no han dado tregua. De hecho, la Aemet considera que el episodio cálido que está ahora mismo activo va camino de ser declarada una “ola de calor” que comenzó el 30 de julio y va a durar, al menos, hasta el 9 de agosto.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats