Los ultras de HazteOir logran apoderarse de las protestas contra la ley Celaá y la eutanasia

El autobús de HazteOir (con el logo de Más Plurales) contra la ley Celáa

...Y los ultras volvieron a sacar su autobús. Tras unas semanas de silencio –provocado por la negativa de Más Plurales a su creciente protagonismo en las protestas contra la nueva ley educativa conocida como ley Celaá–, HazteOir lanzó una campaña contra la reforma educativa, utilizando el logo de la plataforma de la concertada, y boicoteando la concentración que el miércoles congregó a varios centenares de docentes a las puertas del Senado, donde se debatía la LOMLOE.

Como ya hicieran con los autobuses antitrans (lo que les valió una condena y la retirada de la condición de entidad de bien público), la organización liderada por Ignacio Arsuaga y aliada con la ultraderecha política de VOX y los grupúsculos mediáticos ultracatólicos, sacó a pasear por las calles de Madrid un bus con el lema #StopLeyCelaá y el lazo naranja que ha presidido las movilizaciones de la plataforma Más Plurales, y la leyenda 'Tus hijos no son tuyos, son del Estado', junto a una gran imagen de la ministra de Educación, de cuya boca salen decenas de niños en blanco y negro, en un burdo fotomontaje que pretende vincular la ley Celaá con el señalamiento de los nazis al pueblo judío durante la II Guerra Mundial.

Del mismo modo, la noche antes de que la concertada se concentrara en el Senado, HazteOir llenó las inmediaciones de la Cámara alta (y las verjas de las obras aledañas) con panfletos en contra de la ley, el logo de Más Plurales y la marca HazteOir. Desde la concertada se lamenta la maniobra de la organización ultra, que ha logrado apropiarse de la 'marea naranja' después de varios intentos infructuosos. Y es que, como adelantó elDiario.es, la plataforma de Arsuaga ya quiso patrimonializar la movilización que a finales de noviembre se manifestó, en automóvil, por las principales arterias de las capitales de provincia españolas, enviando un mailing masivo en el que anunciaban que eran ellos, y no Más Plurales, los convocantes de la marchas.

"Estamos vendidos"

En un primer momento, la concertada pudo frenar la 'conquista' de HazteOir, y dejar clara su radical separación de los grupos ultras, pero los de Arsuaga no se dieron por vencidos, y decidieron tomar al asalto el poder en las reivindicaciones anti ley Celaá, como también han hecho en el caso de las protestas contra la ley de la Eutanasia. "Estamos vendidos", comenta uno de los responsables de la campaña de la concertada, que lamenta que, como ya ocurriera con las protestas contra Educación para la Ciudadanía en los tiempos del gobierno de Zapatero, los más radicales acaban copando la calle "en nombre de todos los católicos".

Algo similar está ocurriendo con la campaña contra la ley de la eutanasia, aunque en este caso sus convocantes, la Asociación Católica de Propagandistas y su plataforma Vividores.org, no ocultan su cercanía, como pudo comprobarse en el reciente Congreso Católicos y Vida Pública, y consiguiendo el aplauso de la práctica totalidad de las diócesis españolas y sus obispos. Y consiguiendo que otra protesta, también legítima, contra otra ley, la de la eutanasia, con muchos puntos oscuros, quede desvirtuada por estos sectores que intentan –y, en ocasiones, consiguen – aparecer como la única Iglesia católica en España. Ante el silencio de nuestros obispos.

Silencio, cuando no apoyo, de los obispos

Todo ello, ante el silencio de la Conferencia Episcopal española, que jamás ha llevado a cabo las recomendaciones del informe que hace una década se hizo contra HazteOir, por su vinculación a El Yunque, y que llevó al veto de la organización ultra, que no podía utilizar locales de la Iglesia ni presentarse como tal en sus manifestaciones públicas mientras no se desvincularan de esta sociedad secreta. Ninguna de esas premisas se ha dado sin que los obispos hayan dicho nada al respecto..

Y es que, por primera vez en años, Arsuaga y los suyos cuentan con el apoyo expreso de algunos obispos, como Reig Plá, Munilla o el arzobispo de Oviedo, Jesús Sanz, que han logrado que el conjunto del episcopado tolere esta presencia, alentada desde el ámbito público por Vox. No hay que olvidar que muchos de los líderes de la ultraderecha (Rocío Monasterio, Kiko Méndez de Monasterio, Gádor Joya o el propio Santiago Abascal) respaldan las campañas de estos grupos ultras. Que, de nuevo, han vuelto a engullir al movimiento asociativo católico, que no sabe cómo reaccionar y ve cómo sus reivindicaciones se ven contaminadas por la entrada de la ultraderecha política y eclesial.

Toda la información en www.religiondigital.org

Etiquetas
Publicado el
18 de diciembre de 2020 - 23:05 h

Descubre nuestras apps

stats