Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El reconocimiento de Palestina mete presión a la UE y solivianta a Israel
El PP centra las acusaciones sobre Begoña Gómez en Sánchez y su comparecencia
Opinión - No basta con decir que la extrema derecha da miedo. Por Neus Tomàs

Telefónica y el BBVA se rinden al bitcoin: “Es una alternativa mejor que el oro”

Bitcoin

Carlos del Castillo

18

El bitcoin vuelve a estar en máximos históricos. Tras un “criptoinvierno” en el que su precio se desplomó provocando pérdidas a millones de inversores, el otoño de 2023 trajo un nuevo período alcista que ha renovado las esperanzas de los partidarios de esta tecnología. “Es razonable esperar que el precio de bitcoin pueda subir a la cota de los 90.000-100.000 dólares”, afirma un informe publicado este miércoles por Bit2Me, la principal plataforma cripto española, junto a directivos de Telefónica o BBVA.

El estudio analiza el impacto en el bitcoin que podría tener el próximo halving. Este es el término con el que se conoce al evento que reduce a la mitad la bonificación en bitcoins que reciben los criptomineros por agregar nuevos bloques de información a la cadena. Está programado para suceder cada cuatro años aproximadamente con el objetivo de promover la inflación de bitcoin, ejerciendo como un mecanismo de escasez artificial.

Esto es debido a que el suministro máximo de bitcoins que habrá en circulación está fijado en 21 millones. A medida que la oferta de bitcoin se vuelve más limitada debido al halving, la ley de la oferta y la demanda empuja su valor hacia arriba. El protocolo dicta que los últimos bitcoin se minarán en 2134.

Desde la creación de bitcoin se han sucedido cuatro halving y se espera que el quinto ocurra en los próximos días. El sector se está frotando las manos ya que en los anteriores provocó grandes aumentos del precio del bitcoin. En esta ocasión llega en un momento aún más propicio para la criptomoneda, tras la decisión del regulador bursátil de EEUU de permitir a la creación de fondos de inversión vinculados a ella. Esto ha derivado en un aumento de la demanda que ahora coincidirá con el halving y la consiguiente disminución de la oferta de nuevos bitcoin.

“Esa expectativa tan positiva es precisamente lo que está causando tanto revuelo entre los inversores en criptomonedas y en concreto entre aquellos que compran bitcoin con la esperanza de conseguir revalorizaciones cercanas al 100% en poco tiempo”, afirma el informe de Bit2Me.

El contexto propicio ha animado a las grandes empresas a volver a hablar de una economía basada en el bitcoin y en la web3, esa supuesta evolución de Internet hacia las tecnologías descentralizadas como las cadenas de bloques y las criptomonedas, pero que no termina de arrancar. “La web3 todavía se encuentra en el ámbito de la innovación. Sin embargo, hace unos años, asumimos que formaría parte no sólo de nuestro futuro como industria, sino también que las empresas de telecomunicaciones seríamos un actor relevante para el crecimiento del ecosistema”, expresa en el informe Yaiza Rubio, jefa de la Oficina del Metaverso de Telefónica.

“La ejecución de las cadenas de bloques deben ser totalmente deterministas y basarse únicamente en el contexto compartido del estado de la cadena, por lo que no puede haber ninguna fuente que genere aleatoriedad. Si nuestra tesis es correcta, los desarrolladores del ecosistema web3 demandarán las capacidades y datos de las telcos para crear experiencias similares a las que se creaban en la web2”, confía la ejecutiva.

José Colomer, jefe de Soluciones Digitales de BBVA Suiza, participa también en el informe sobre el halving para defender la valía del bitcoin frente al oro. “La realidad es que la escasez tiene valor, y si esta es descentralizada, duradera y portátil, todavía más. El oro cumple con todas estas cualidades y por eso a lo largo de la historia ha sido un bien tan preciado por el ser humano. No tiene valor por ser bonito, sino por cumplir con estas características”, explica.

“Si hablamos de bienes que representen escasez descentralizada —continúa el ejecutivo—, el oro ha sido hasta hace muy poco la mejor alternativa como reserva de valor. Y digo hasta hace poco, porque en 2008 nació una nueva alternativa que no solo comparte todas las cualidades del oro, sino que además las mejora. Esta alternativa es bitcoin”, asevera Colomer. Lo justifica en el hecho de que el bitcoin es un “bien digital” que “no se degrada” y con una “oferta predefinida” al contrario del oro, del que “en cualquier momento podría descubrirse un nuevo yacimiento”.

“El tiempo dirá si bitcoin termina sustituyendo al oro y convirtiéndose en la principal reserva de valor del mundo”, concluye. Fuentes de BBVA añaden a este medio que el este “considera a las criptomonedas como un activo de gran volatilidad y riesgo y cumple con las recomendaciones de los supervisores: no asesora sobre la inversión en este tipo de activos”, cuyas operaciones solo están disponibles para los clientes del banco en Suiza.

Es medio de la nueva explosión de optimismo acerca de las criptomonedas por los valores máximos del bitcoin y el halving, las instituciones públicas como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no han cambiado su postura. Recuerdan que las criptomonedas “son una apuesta de alto riesgo” debido a “a su extrema volatilidad, complejidad y falta de transparencia”.

“Se trata de instrumentos complejos, que pueden no ser adecuados para pequeños ahorradores, y cuyo precio conlleva un alto componente especulativo que puede suponer incluso la pérdida total de la inversión”, añadían las dos instituciones en un comunicado conjunto publicado en medio de la fiebre cripto de 2021.

Esa advertencia se haría realidad poco después, con la debacle del mercado de 2022 que acabó en la quiebra de un sinfín de empresas del sector cripto. Una etapa que se cerró con un alto número de fundadores y ejecutivos de las principales plataformas de criptomonedas acusados de fraude y blanqueo de dinero. Uno de ellos, Sam Bankman-Fried (FTX) ha sido condenado ya a 25 años de cárcel, mientras que Changpeng Zhao (Binance, la mayor bolsa mundial de criptomonedas) aceptó los cargos por lavado de dinero de los que le acusaba la justicia para evitar la cárcel. Fue obligado a dimitir y su plataforma a pagar una multa de 4.300 millones de dólares.

Etiquetas
stats