eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Un año de viernes negros: la Gran Marcha del Retorno continúa

Según datos de OCHA, hasta el 22 de marzo de 2019, 195 personas de Palestina, incluidos 41 niños y niñas, han sido asesinados por las fuerzas israelíes en el contexto de la Gran Marcha.

“Han matado a mi hija dos veces. Han matado sus sueños de ser médica y han acabado con su vida”, dice la madre de Razan al Najjar.

Antes y durante las protestas, UNRWA ha mantenido su apoyo y ayuda a aquellas personas que necesitan tratamientos a largo plazo para lesiones, rehabilitación con fisioterapia o apoyo psicosocial. 

Protestas en el perímetro de separación entre Gaza e Israel. Octubre, 2018.

Protestas en el perímetro de separación entre Gaza e Israel. Octubre, 2018. Ricardo García Vilanova / Gaza, Palestina

El 30 de marzo se cumple un año desde la primera protesta de la “Gran Marcha del Retorno”. Una sucesión de protestas que, hasta el día de hoy, ha reunido a miles de personas de Palestina cada viernes en el perímetro que separa Gaza de Israel. El reclamo de los palestinos es claro: volver a sus hogares y terminar con el bloqueo israelí sobre Gaza. 

Cada viernes, la protesta en Gaza ha sido escenario de conflicto y ha tenido consecuencias trágicas para la sociedad palestina. Según datos de OCHA, hasta el 22 de marzo de 2019, 195 personas de Palestina, incluidos 41 niños y niñas, han sido asesinados por las fuerzas israelíes en este contexto, incluyendo los asesinados en las protestas en la playa contra el bloqueo marítimo. Además, 28.939 personas de Palestina han resultado heridas –un 25% por munición real–.

Las vidas truncadas a lo largo de este tiempo han dejado historias que permanecen en la memoria colectiva y reflejan la injusticia que marca el día a día de la población refugiada de Palestina. Un ejemplo es la historia de Razan al Najjar, voluntaria médica de 21 años y refugiada de Palestina que recibió un disparo israelí mientras atendía a un herido. "Al inicio de las protestas, Razan me pidió permiso para ir como voluntaria en lo que, ella creía, era su deber y su responsabilidad: ayudar a los heridos. Y yo lo acepté. Se pasaba allí turnos de 13 horas seguidas, sin importarle que hubiese quien criticase a las mujeres trabajando en terreno. Ella mostraba a todo el mundo su fortaleza y su determinación”, explica su madre. “Han matado a mi hija dos veces. Han matado sus sueños de ser médica y han acabado con su vida”.

Otras historias no menos dolorosas son las de los heridos cuyas vidas quedan marcadas para siempre y se exponen a un futuro todavía más desesperanzador al que tenían. Con solo 12 años, Bashar decidió unirse a unos amigos en una de las manifestaciones cerca de la frontera con Israel. Una bala explosiva israelí impacto contra su pierna izquierda y destrozó sus huesos. Por suerte, no tuvo que someterse a una amputación como Aala, de 21 años. Su sueño de convertirse en ciclista profesional se truncó tras despertarse en el hospital sin su pierna derecha. Lo último que recordaba era que había cogido su bicicleta para irse de la manifestación porque estaba aburrido. Los daños físicos pueden ser o no irreparables, pero lo más difícil de superar son los traumas psicológicos que la violencia deja en víctimas y familiares.

1,4 millones de los 2 millones de habitantes de Gaza son refugiados de la Palestina histórica que en 1948 formaron parte del éxodo masivo –la Nakba– , o son descendientes de estos. Para UNRWA, la Agencia de la ONU para refugiados y refugiadas de Palestina, la Gran Marcha del Retorno ha añadido presión sobre un sistema sanitario que ya estaba muy debilitado. El día a día en los 22 centros de salud de la Agencia en el área desde que comenzase su actividad ha sido lidiar con la realidad del sistema de salud en Gaza, debilitado y en situación crítica: escasez crónica de suministros y equipos médicos eléctricos; la continua crisis salarial que afecta al personal médico en los Hospitales; y las restricciones de acceso y movimiento que ponen en peligro la vida de los pacientes que requieren atención médica no disponible en Gaza. En el contexto de las protestas, UNRWA ha mantenido su apoyo y ayuda a aquellas personas que necesitan tratamientos a largo plazo para lesiones, rehabilitación con fisioterapia o apoyo psicosocial. 

La falta de una respuesta política justa y definitiva ante la crítica situación de los refugiados y refugiadas de Palestina parece indicar que la Gran Marcha del Retorno continuará sin fecha de conclusión. Mientras esa respuesta no llega, las condiciones de vida en Gaza continúan empeorando y las consecuencias son fatídicas. Los jóvenes que asisten cada viernes a las marchas del retorno eligen protestar por sus derechos y libertad, arriesgándose a que una bala trunque de forma abrupta sus sueños y esperanzas.

Puedes sumar tu apoyo en www.soygaza.com

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha