eldiario.es

Menú

Pasaporte Andalucía Pasaporte Andalucía

De setas por la Sierra de Aracena: una magnífica forma de ser feliz

La Sierra de Aracena y Picos de Aroche se viste de otoño y celebra un festival de colores y olores que atrae a cientos de turistas. Pasamos un día de campo recogiendo setas, castañas y madroños, disfrutando de una gastronomía amplia y riquísima, y ofreciéndole un lujo definitivo a los sentidos y al espíritu.

- PUBLICIDAD -
Setas en Aracena

Después de las intensas lluvias se presenta la otoñada en la sierra esplendorosa. Sobre un manto verde y mullido se elevan los castaños con sus mil colores: rojos, amarillo, ocres, verdes. El musgo cubre los muretes de piedra y los alcornoques muestran sus troncos desnudos de un rojo intenso. Buscamos setas, castañas o madroños, entregados también a una oferta gastronómica que obliga a regresar una y otra vez.

Setas en Aracena

Es recomendable echarse al monte temprano, pero antes, un buen desayuno para cargar las energías necesarias para la jornada micológica que nos espera. Una buena opción es un desayuno serrano en Casa José Vicente. Contundente, nada frugal: En un plato sobre un lecho de migas, dos huevos fritos, jamón serrano desmigado y unas piezas de chorizo asado. Aguardientes variados y fruta. Sin comentarios.

Setas en Aracena

Es imprescindible que nos guie un experto micológico, y esto es muy serio, ya que cada año mueren muchas personas intoxicadas comiendo setas por falta de conocimiento. En esta ocasión es Martín quien dirige a este grupo de amigos y les explica cómo y qué setas se recolectan.

Primera lección: Ante la más mínima duda no debemos coger las setas .

Setas en Aracena

La ilusión al encontrar una seta. ¡Su primer galipierno! El equipo: una navaja, para cortar el pedículo de nuestras setas, y una cesta. Nunca una bolsa de plástico. Debemos permitir que las esporas caigan en el campo. De esta forma, mientras caminamos estamos sembrando.

Setas en Aracena

Por un frondoso bosque de galería se filtra la luz. Como resultado, un sorprendente juego de luces y colores. La sierra se nos muestra en todo su esplendor.

Setas en Aracena

Un buen bastón o cayado nos vendrá de maravilla cuando toque subir repechos, algo que en esta sierra está garantizado. Las vistas finales habrán compensado el esfuerzo.

Setas en Aracena

Debemos ser muy respetuosos en el monte, sobre todo a la hora de recolectar. No todo vale. Sólo se pueden recoger aquellas castañas que encontramos en los caminos y zona públicas. Es fácil toparse con un lugareño bastante hasta las narices de los turistas indocumentados que, sin saberlo, le roban sus castañas. "No se dan cuenta, pero puñadito a puñadito me dejan el campo seco", comenta Braulio, propietario de un terreno en los Marines.

Setas en Aracena

Limpiando un pinatel  los apreciados robellones catalanes. Seta ésta muy común en la zona también llamada níscalo. Podemos proveernos de unas navajas especiales para la recolección de setas. Estas tienen la hoja curva para facilitar el corte del pedículo y vienen prosistas de una brochita para limpiar la tierra de que suelen traer estos hongos.

Setas en Aracena

Cada vez es más habitual encontrar zonas reservadas y valladas, dada la afluencia de visitantes a la sierra.

Setas en Aracena

En la zona más alta, abandonado el bosque de castaños, internado ya en el de alcornoques y jaras, Martín busca y encuentra a uno de los reyes de esta zona: El tentullo de jara hongo de la familia de los boletus. Preparado en finas láminas, a modo de carpacho, crudo, con unas gotas de aceite virgen extra y unas escamas de sal, está para desmayarse. O bien cortado en daditos y frito en abundante aceite. Guarden ese aceite, ¡por Dios! Podrán disfrutarlo luego en un arroz o en una vinagreta. Explosión de sabores y éxito garantizado.

Setas en Aracena

Descansando a la sombra de una casa de aperos abandonada, Guti inspecciona su recolección de la mañana. No va mal la cosa.

Setas en Aracena

Como decía aquél, si vamos de setas... ¡Pues no! También podemos disfrutar recolectando castañas o madroños que en esta época están en su punto. Deliciosos y dulces.

Setas en Aracena

Cada uno recoge las setas a su manera, y una buena forma es fotografiándolas. La variedad y sus distintas localizaciones son un atractivo para estos amantes de la fotografía de naturaleza.

Setas en Aracena

Tanas. Amanita Cesárea. Manjar de dioses y emperadores. Siguiendo la receta de José Vicente: A la plancha, con una yema de huevo campero sobre el hueco del pedículo y unas escamas de sal. Si tienen ocasión, ¡no se lo pierdan! Esto sí es el sol de Andalucía.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha