eldiario.es

Menú

ARAGÓN

Aragón forma en medioambiente, seguridad alimentaria y bienestar animal a sus peones agrarios

Educación aprueba un plan de estudios de 2.000 horas en dos cursos que incluye casi 300 de clases de ciencias aplicadas

Reserva cien horas del segundo año al envasado, empaquetado y embalaje de productos ante la fuerte demanda de personal especializado en el sector agroalimentario

- PUBLICIDAD -
El Gobierno pretende adecuar la formación profesional de los agricultores a las exigencias de la UE.

El Gobierno pretende adecuar la formación profesional de los agricultores a las exigencias de la UE. José A. Otero

Aragón centra en la enseñanza de materias relacionadas con la protección medioambiental, el bienestar animal y la seguridad alimentaria, además de las “buenas prácticas ganaderas”, la cualificación profesional básica de sus agricultores, cuyo título profesional básico requiere 1.640 horas de preparación teórica repartidas en dos cursos, más 240 de prácticas y 120 de tutoría, según establece el renovado currículo que ha aprobado la Consejería de Educación.

“La competitividad actual –señala el plan de estudios- exige por una parte la utilización de una tecnología ajustada a las necesidades del sector y por otra la aplicación y el respeto de una normativa de seguridad laboral, ambiental y de bienestar animal en consonancia con la política agraria común de la Unión Europea”.

Así, el listado de competencias que deben adquirir los estudiantes, que quedan habilitados para trabajar como peones en toda la cadena de producción agroalimentaria, incluye algunas como “resolver problemas predecibles relacionados con su entorno físico, social, personal y productivo, utilizando el razonamiento científico y los elementos proporcionados por las ciencias aplicadas y sociales”, junto con otras como “valorar actuaciones encaminadas a la conservación del medioambiente diferenciando las consecuencias de las actividades cotidianas que puedan afectar al equilibrio del mismo”.

Botánica, sostenibilidad y cuidado del perro pastor

En este sentido, y junto con contenidos sobre el “manejo y cuidados” del perro pastor –probablemente chocantes para un urbanita pero fundamentales en el campo-, los módulos dedicados a la ganadería incluyen otros con medidas sobre bienestar animal en el pastoreo, la reproducción y la crianza de los animales, y su cuidado. Uno de los epígrafes señala como materia de evaluación “identificar la normativa de bienestar animal y los protocolos de actuación, justificando las técnicas aplicables a cada caso, para cuidar a los animales enfermos y prestarles primeros auxilios en caso de traumatismos de poca relevancia”.

El currículo formativo del peón agrícola incluye contenidos de varias ciencias. Uno de sus objetivos, por ejemplo, consiste en que el alumno identifique “la composición botánica y el estado fenológico de las especies vegetales para determinar el momento óptimo de aprovechamiento de un pasto”, mientras que otro se dirige a conocer “los recursos herbáceos, arbustivos y arbóreos del medio, y otras formas alternativas de alimentación, calculando su valor nutritivo para realizar el pastoreo”.

En el plano ecológico, el plan de estudios aboga por desarrollar “hábitos y valores acordes con la conservación y sostenibilidad del patrimonio natural”. Entre otras fórmulas, “comprendiendo la interacción entre los seres vivos y el medio natural para valorar las consecuencias que se derivan de la acción humana sobre el equilibrio medioambiental” y, también, evaluando los riesgos laborales y los ambientales de las ocupaciones agrarias “con el propósito de utilizar las medidas preventivas correspondientes para la protección personal, evitando daños a las demás personas y en el medio”.

Cien horas de envasado y embalaje

Por otro lado, el plan de estudios, que se refiere al sector agropecuario como “uno de los más relevantes para la economía española” y del que destaca que solicita, “cada vez más, trabajadores cualificados capaces de renovarlo y modernizarlo tecnológicamente”, dedica 100 horas del segundo curso –cuatro semanales- al envasado, empaquetado y embalaje de productos agroalimentarios para su posterior distribución, tras haber detectado “una demanda importante de profesionales con competencia” en esas tareas.

El objetivo principal de este módulo consiste en “reconocer las características de los materiales de envases, etiquetas y embalajes, relacionándolas con el producto agroalimentario que se desea distribuir, para aplicar técnicas de envasado, etiquetado y embalaje”.

El currículo dedica 418 horas a materias relacionadas con la agricultura, 474 a actividades ganaderas, 294 a ciencias aplicadas, otras tantas a la adquisición de herramientas comunicativas, 33 a prevención de riesgos y 27 a orientación laboral.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha