Opinión y blogs

eldiario.es

"Espero que el veganismo llegue a ser otro puntal de la lucha anticapitalista"

El alcalde de Sant Martí Sarroca ha sido noticia, dentro y fuera de Catalunya, por prohibir a los cazadores cerrar los caminos para perseguir y asesinar a los jabalíes, y apostar abiertamente por métodos éticos (y más eficaces) para controlar la sobrepoblación de estos animales

Activista social y militante de la CUP, Ventura hace hincapié en que el veganismo no es una dieta ni una etiqueta sino un movimiento revolucionario

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Antoni Ventura, alcalde de Sant Martí Sarroca (Barcelona), vegano y activista en defensa de los animales

Antoni Ventura, alcalde de Sant Martí Sarroca (Barcelona), vegano y activista en defensa de los animales

Antoni Ventura es, desde las pasadas elecciones municipales, el alcalde de Sant Martí Sarroca, un pequeño pueblo del Alto Penedés, en la provincia de Barcelona. Se ha convertido en el centro de todas las miradas al prohibir a los cazadores, durante la pasada temporada de caza, que cerrasen los caminos. Así, deportistas, excursionistas y otros amantes del campo han podido disfrutar, por primera vez en años, de los alrededores de Sant Martí durante los meses de otoño e invierno. Esta medida ha suscitado una polémica que ahora tiene repercusión en toda Catalunya, abriendo el debate sobre lo ético y efectivo de la caza como método de control poblacional. 

Se sienta al otro lado de la mesa con una gran sonrisa. Pedimos el menú en el Cor Verd, un restaurante vegano en Igualada donde sus dueños, Núria Casals y Joan Boix, sirven seis días a la semana delicias gastronómicas que sorprenden tanto a incrédulos como a confesos del vegetarianismo.

Militante de la CUP, activista en diferentes movimientos sociales y de profesión celador sanitario, Antoni es un representante más de los conocidos como 'gobiernos del cambio', que han llegado al poder con la ilusión de mejorar las cosas. Cree que hay muchos frentes abiertos en la pugna por transformar la sociedad. Ventura cita, justo antes de que dé comienzo la entrevista, una frase de la poetisa y catedrática Maria Mercé Marçal: "A l'atzar agraeixo tres dons: haver nascut dona, de classe baixa i nació oprimida. I el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel ("Al azar agradezco tres dones: haber nacido mujer,. de clase baja y nación oprimida. Y el turbio azur de ser tres veces rebelde")". Ya me da una pista de cómo va a ser este nuevo alcalde que, además de feminista y comprometido socialmente, es vegano. Hablamos con él de política, derechos animales y veganismo. 

Una de tus primeras medidas como alcalde ha sido prohibir que se cierren los caminos para las batidas de caza. ¿Cómo ha reaccionado la vecindad de Sant Martí Sarroca?

Ha sido una iniciativa nueva, por lo tanto ha creado conflicto, pero creo que el conflicto es natural, avanzamos con conflicto. Si no, no tendríamos jornada laboral de ocho horas, todavía haríamos el servicio militar obligatorio o existiría el esclavismo. Se avanza a través de conflicto muchas veces. Y aquí, de alguna manera, nadie se lo esperaba porque nunca se había cuestionado este tema. Como municipio no tenemos competencia sobre la caza de jabalíes, pero el alcalde tiene la competencia de cortar caminos. Esto abrió el debate y cuando se dijo que no y se dieron razones con datos, primero hubo una reacción un poco adversa de la sociedad de cazadores del municipio, después de la Federación Catalana de Caza y también, de una manera mucho menos agresiva y más conciliadora, de los agricultores del municipio. Ellos quieren soluciones que no tienen por qué ser la caza, estarían abiertos a cualquier otra solución y si es más ética, mejor.

¿La caza es una medida efectiva contra los problemas de los agricultores?

El último informe de la Generalitat sobre seguimiento de la población de jabalíes, correspondiente a 2014-15, reconoce que la caza no está sirviendo en absoluto para disminuir significativamente la población de jabalíes en Catalunya. Por lo tanto, queda demostrado que la caza solo intenta atacar al síntoma y no la causa. Es como en una enfermedad: si lo que haces es que atacas al síntoma, cronificas el problema y se puede agudizar, y luego viene alguien a salvarlo que tiene sus propios intereses. El debate se cierra ahí y no se habla de las causas reales de la proliferación de los jabalíes: la hibridación con otros tipos de cerdos, los bosques abarrotados de sotobosque... Hay muchas causas y todas tienen un origen humano; por lo tanto, hay una responsabilidad muy grande ahí.

¿Estás buscando otras soluciones?

Tenemos que buscar una solución que sea responsable. Espero que las acciones que se busquen vayan a la causa y no solo al síntoma. En el municipio queremos hacer un estudio para ver, de la manera más objetiva, si el problema existe y cuáles pueden ser las soluciones.

Porque tú, además, te posicionas en firme en contra de la caza. Si pudieras, ¿la prohibirías?

Yo me posiciono en firme en contra de todo maltrato y explotación animal. Prohibiría la caza. Soy realista: sé que no puedo prohibirla, sé que no puedo prohibir cazar en el municipio y sé que socialmente no se aceptaría la prohibición como tal, pero sí que lo veo como un objetivo, aunque sea a largo plazo. Por principios la prohibiría, luego está la realidad que impera y el camino a seguir para que caiga por su propio peso. De hecho, cada vez hay menos licencias de caza, se están prohibiendo los circos con animales, la tauromaquia. Esto indica que la ciudadanía es más sensible al maltrato animal y a los derechos animales.

¿Sabías las consecuencias a las que te enfrentabas por dar un paso así?

No sabía que tendría tanta, tanta envergadura. Sabía que sería polémico, a nivel local, por la sociedad de cazadores, pero no que algunos medios de comunicación de la comarca hicieran un poco de boicot, tergiversaran las cosas... Se ve que hay un lobby importante detrás. Yo pensaba que sería una cosa muy local y no, ha trascendido, pero ha creado debate y está bien. Creo que es la manera de avanzar, que se cree debate, que se hable y, sobre todo, que se llegue a sensibilizar a la gente de que hay otras maneras de hacer las cosas. Si siempre hacemos las cosas de la misma manera, siempre llegaremos a los mismos sitios. Hay que coger caminos diferentes para llegar a lugares diferentes. Queremos dar ejemplo con esta medida.

Decías que crees que la sociedad está cambiando, ¿has recibido apoyo de otras entidades?

Sí. Cuando los medios silenciaron el tema o se posicionaron en contra, hubo diferentes veterinarios y protectoras locales que se posicionaron dando su apoyo. También otras entidades, como Igualdad Animal, PACMA, Libera! o FAADA han mostrado su interés y su reconocimiento. Esto se ha juntado con la prueba piloto que se quiere hacer en otra parte de Catalunya. El Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac probará por primera vez en el Estado una especie de vacuna anticonceptiva, llamada GonaCon. Está a cargo del director del Departamento de Sanidad y Anatomía Animales de la UAB, Manel López, quien realizará el asesoramiento técnico.

¿Cómo termina en política un alcalde vegano?

Es un camino largo. ¿Somos un animal político o no lo somos? Siempre hemos hecho activismo fuera de la Administración pública, la mirábamos con desconfianza, hasta que han pasado los años, ha madurado la situación política en Catalunya y hemos dado el paso con la CUP porque era con quienes nos sentíamos más identificados a nivel independentista, a nivel feminista y a nivel anticapitalista. Creo que aquí hay que aportar también el tema de los derechos de los animales, ya que el veganismo será revolucionario o no será. Tenemos que llenar el veganismo de una matriz política para que realmente avance y se vean los resultados y no sea solo víctima de una moda u otra cosa más que el capitalismo pueda utilizar para vender y realmente no sea una herramienta de cambio social. Si la CUP quiere ser la voz de las clases populares y dar voz a quien no la tiene, creo que queda más que justificado dar voz a los derechos de los animales, que tampoco la tienen.

¿Hay entonces más gente en las filas de la CUP que apoye el veganismo?

Hay gente vegana que apoya los derechos de los animales, pero no de manera organizada. Yo espero que llegue a culminar en otro puntal de la lucha anticapitalista, a través del veganismo y de la política. Sin desmerecer otros movimientos, aquí venimos a sumar, no a restar. No es una lucha de egos. Hay oenegés, partidos políticos, activistas y creo que todos tenemos que sumar para realmente avanzar en este sentido.

¿Cómo concilias el veganismo con ser el alcalde de todos?

El municipio no es muy grande, 3.300 habitantes. La gente me conocía pero ahora que el hecho de ser vegano se ha visto de manera pública, hay quien lo considera exótico, raro. Como todo es positivo, se ha creado el debate. Ahora cuando voy a los restaurantes ya no tengo ni que pedir: "te voy a hacer esto, te voy a hacer lo otro". Aunque sea de esta manera, se da un poco de publicidad al veganismo, se van abriendo puertas y normalizando para que no se asocie a una dieta sino a un movimiento revolucionario.

¿Has podido promover alguna medida para difundir el veganismo?

No. Las cosas no son fáciles, no somos una mayoría absoluta, sino un grupo de tres fuerzas políticas, y hay que consensuar y pactar muchas cosas. Tenemos in mente hacer una feria vegana y educar en la escuela y también en el instituto, introducir los derechos de los animales de la misma manera que estamos introduciendo la violencia machista. Es algo que va a suceder.

¿Has encontrado resistencias?

No, porque lo ven como una opción individual, un "haz con tu vida lo que quieras". No lo ven como que estás en contra de su granja o en contra de que cacen. Poco a poco se va avanzando en este sentido, pero por eso decía que el veganismo tiene que ser revolucionario y no solo una etiqueta.

¿Cómo es la situación general de los animales en tu pueblo? ¿Tienen especial protección?

Hasta ahora, no. Había una serie de ordenanzas para perros y gatos: cómo llevarlos por la calle, cómo tenerlos en casa, etc., pero tampoco había nadie que hiciera un seguimiento para asegurarse de que esto se hacía bien. Vamos a poner especial énfasis en ello. Hay una protectora de animales, la ADAP, que está intentando tener un núcleo zoológico en el pueblo y vamos a darles todas las facilidades. Queremos establecer un convenio para tener colonias controladas de gatos, tratar el tema de los perros abandonados, etc. Este es el buque rompehielo, el primer paso, no podemos hacer nada más por el resto de animales, como los de granja, pero sí podemos incidir en la situación de perros y gatos, y mejorar su situación, porque están olvidados.

¿Ser un alcalde vegano ha supuesto de alguna forma un efecto llamada?

Siempre hay repercusión, he conocido a otros veganos del pueblo que no sabía que existían, lo que significa que hablemos entre nosotros y se puedan crear proyectos en común. También han venido a entrevistarme o a hablar conmigo estudiantes que están haciendo algún trabajo de investigación sobre ética animal. Sí, reconozco que se publicita de alguna manera el veganismo, aunque parece que les llega como una etiqueta y ahí está el punto pedagógico de explicar lo que hay detrás. Es una filosofía de vida, una manera de vivir y relacionarse con el entorno y con los animales.

¿Tú crees que la política parlamentaria te va a ayudar a poner el foco en los animales?

Espero que sí. Creo que tenemos que usar todas las armas posibles, poco a poco la ciudadanía se va concienciando, y creo que la política parlamentaria, aunque he tenido muchas decepciones con ella, se tiene que utilizar. Tenemos que estar allí para dar voz. No solo desde la política parlamentaria, insisto: oenegés, activismos de todo tipo, autónomos, etc. Cada uno con su experiencia para concienciar a todos los niveles. La política parlamentaria es importante porque desde ahí surgen leyes y ordenanzas que luego se tienen que cumplir, pero muchas veces si la ciudadanía, las onegés y los activistas aprietan, los parlamentarios también se tienen que adaptar a la realidad imperante. Así que las dos cosas están muy conectadas.

Cada vez son más los municipios de Catalunya y del resto del Estado que incrementan las medidas para proteger a los animales. ¿Qué planes tienes para Sant Martí Sarroca?

Poder facilitar que se instale en el municipio esta protectora y trabajar con ellos para poder atender todas las cuestiones que surjan. Hace poco hicimos con ADAP la primera fiesta del perro del Penedés y vinieron adoptantes de toda la comarca. Fue un punto de encuentro, se hicieron debates y charlas sobre esterilización, civismo y concienciación de lo que es tener un perro, que no es una cosa sino que forma parte de tu familia. Estamos en esos niveles. No podemos dar grandes saltos, pero sí podemos seguir en el camino y no dejar de insistir.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha