eldiario.es

Menú

No es país para adultos

La confesión de Suárez pone de manifiesto que el pueblo español ya estaba preparado y sabía lo que quería. Y lo que no quería: la monarquía. España no será un país maduro hasta que no afronte su pasado más vergonzante y le dejen decidir qué quiere para su futuro como una democracia mayor de edad.

41 Comentarios

- PUBLICIDAD -

La emisión en el programa La Sexta Columna de la confesión off the record de Adolfo Suárez a la periodista Victoria Prego contándole que evitó una consulta popular sobre la monarquía porque las encuestas indicaban que el pueblo español habría votado contra ella, confirman una vez más que la “democracia” de este país se ha levantado sobre la mentira y el olvido, dándole la espalda a los ciudadanos en temas esenciales. Todo atado y bien atado.

Entonces era la amnistía al franquismo y la continuidad de la Corona, hoy además es Cataluña, mañana será el TTIP. Cuando se trata de cuestiones que pueden poner en peligro el orden establecido, deciden por nosotros. En su favor, por supuesto. Acaban de hacerlo en el PSOE precisamente para evitar el gobierno que querían las encuestas pero no convenía a los intereses de los de arriba. Podemos votar siempre que sepan que vamos a votar lo que quieren que votemos. En caso contrario o en caso de duda, la democracia ya tal.

En la Transición, cabía la justificación del miedo a que Franco resucitase al tercer día de manos del ejército. Los riesgos existían pero, como se demostró, eran mucho menores de lo que se hizo creer para apuntalar el nuevo orden, que era el viejo. Hoy sabemos que el régimen democrático era el franquismo por otros medios y que la democracia y sus nuevos líderes estaban bendecidos por las mismas élites que bendecían a Franco y por las potencias europeas y Estados Unidos que tenían ganas ya de meternos mano. La Transición se hizo como se pudo pero, sobre todo, se hizo como se quiso.

España se acostó franquista y se despertó demócrata. Los mismos que habían mandado, seguían mandando y no tenían ningún interés en regresar a lo anterior, pero sí de convencernos de que juzgar el pasado era volver al caos y de que ellos eran la solución para evitarlo. Así se hizo el tránsito a la democracia más olvidadizo e injusto de la era moderna, un proceso que blindó a los franquistas y sepultó aún más a las víctimas. Quienes habían ganado la guerra incivil la volvieron ganar cuarenta años después.

Y otros cuarenta años más tarde, ochenta en total, siguen ganando. Hace dos días se celebraba un nuevo 20N sin que monumentos al fascismo como el Valle de los Caídos hayan dejado de ser lugares de culto a los genocidas. Todavía las víctimas del franquismo tienen que irse a Argentina para intentar juzgar a sus torturadores que siguen vivos y protegidos por gobierno y justicia españoles. Aquí existe una fundación Francisco Franco que aun se permite demandar a quien ataque su memoria. Los que reabren las heridas no son las víctimas de la dictadura, que quieren cerrarlas, sino los franquistas que siguen metiendo el dedo en la llaga.

Otra prueba de que este régimen es continuidad de aquél, es cómo nos apartan de las urnas como si fueran a quemarnos. La excusa para separarnos del fuego, no vayan a quemarse ellos, es siempre la misma: que no estamos preparados, que no es el momento. Nunca lo es. No era el momento a finales de los 70, pero tampoco hace dos años, cuando el régimen volvió a salvar a la monarquía in extremis porque las encuestas decían que se hundía.

La confesión de Suárez, sin embargo, pone de manifiesto que el pueblo español ya estaba preparado y sabía lo que quería. Y lo que no quería. Lo estaba entonces, mucho más hoy. España no será un país maduro hasta que no afronte su pasado más vergonzante y le dejen decidir qué quiere para su futuro como una democracia mayor de edad. Quienes quieren que sigamos como niños creyendo en los reyes magos, no lo hacen para protegernos sino para protegerse. Por ahora, el nuestro no es país para adultos.

ESTE MARTES A LAS 10H, EN WWW.CARNECRUDA.ES, HABLAMOS DE OTRO ROBO, EL DEL FÚTBOL, CON EL EX FUTBOLISTA Y ESCRITOR ÁNGEL CAPPA.

Recuerda que este programa es solo posible gracias a ti.
Difúndelo y, si puedes, hazte Productor o Productora de #CarneCruda.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha