eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Emilio Sagi, el último eslabón de una familia dedicada a la zarzuela

- PUBLICIDAD -
Emilio Sagi, el último eslabón de una familia dedicada a la zarzuela

Emilio Sagi, el último eslabón de una familia dedicada a la zarzuela

El director escénico español Emilio Sagi es el último eslabón de una familia que ha vivido para la zarzuela desde hace tres generaciones, una pasión iniciada por su abuelo, uno de los barítonos más reconocidos de este género en España en las primeras décadas del siglo XX, con continuidad hasta el día de hoy.

Sagi (Oviedo, 1948) nunca pensó que terminaría siendo el director escénico de la misma zarzuela, "La del manojo de Rosas", que hace más de 80 años su abuelo, Emilio Sagi-Barba, encargó al maestro Sorázabal para que uno de sus hijos, Luis Sagi-Vela, debutara con una obra inédita.

El también barítono Luis Sagi-Vela, que llegó a interpretar más de 25 zarzuelas, estrenó en 1934, dos años antes de la Guerra Civil española (1936-1939), "La del manojo de rosas" en el Teatro Fuencarral de Madrid y fue la figura clave que marcó la vida de Emilio Sagi.

"A mi tío (Luis Sagi-Vela) le conocí en un teatro. Era un niño de seis años y me llevaron al teatro a conocer a mi tío. Le conocí encima del escenario. Cantaba 'Molinos de viento' del maestro Luna. Luego fui al camerino y vi cómo se desmaquillaba, cómo se desvestía del traje que llevaba para actuar", recuerda Emilio Sagi en una entrevista con Efe en Bogotá.

En la capital colombiana este ovetense cerrará un círculo centenario con la puesta en escena de "La del manojo de rosas" con el mismo montaje que él mismo estrenó en 1989 en el Teatro de la Zarzuela de Madrid, pero que ahora viaja hasta el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, donde será representada del 27 al 29 de noviembre.

No obstante, el camino de Emilio Sagi para seguir los pasos de su abuelo y su tío, fallecido hace año y medio y con quien tenía una estrecha relación, no fue fácil, pues se encontró con la oposición de su familia, tanto de su padre, que llegó a cantar también en la compañía del abuelo Sagi, como de su madre, "una señorita de Oviedo", según el director.

"Mi tío Luis me decía que tenía una voz estupenda, que por qué no estudiaba canto, pero bueno, mi padre y mi madre no tenían ganas de que yo me dedicara al teatro", relata.

En esa época una recomendación de los progenitores se convertía en un imperativo categórico por lo que Sagi empezó sus estudios en Filosofía y Letras, aunque pronto se vinculó al mundo del teatro y de las artes de una manera aficionada, algo inevitable.

"Lo llevaba un poco en la sangre y en la facultad fundamos entre unos cuantos amigos una compañía teatral que era 'Teatro Danza' con la que hicimos cantidad de cosas", cuenta Sagi, quien también se acercó a la dramaturgia en el Reino Unido, donde completó sus estudios de doctorado.

Y es que la familia Sagi es "muy variopinta", dice el director, porque uno de sus tíos, Emilio Sagi-Barba, "fue jugador internacional" del FC Barcelona, donde triunfó en la década de los 20 y además fue su padrino, y otra tía, Ana María Martínez Sagi, "fue una poetisa importantísima", que tuvo que exiliarse de España después de la Guerra Civil.

Más recientemente, sus primos, José Luis Sagi-Vela y Gonzalo Sagi-Vela, se convirtieron en figuras clave de uno de los equipos de baloncesto más importantes de Madrid, el Estudiantes.

Entre tanto, Emilio Sagi volvió a Oviedo convertido en un doctor y "de casualidad" le encargaron en 1980 el montaje de "La Traviata", de Giuseppe Verdi, en el teatro Campoamor de la capital asturiana, lo que supuso el inicio de una carrera meteórica que le ha llevado a trabajar con Alfredo Kraus, Plácido Domingo o Monserrat Caballé, entre otros.

Reconoce que hace más ópera que zarzuela, pero al mismo tiempo confiesa que adora este último, al ser "un género mamado" ya que su familia "vivió de y para él".

De hecho, "La del manojo de rosas' y la ópera 'Carmen', de Georges Bizet, son las cosas que más he hecho en mi carrera", desvela Sagi, quien asegura además que se sabe de memoria todas las obras que ha montado.

Ahora en Colombia, el director asturiano espera una buena acogida de este género español que ha vertebrado a buena parte de su familia durante casi un siglo en torno al canto, la música y la danza que mejor refleja la vida castiza de España.

Carlos Meneses Sánchez

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha