eldiario.es

Menú

Cultura & tecnología

Clara Sánchez: "Hemos perdido la costumbre de ser contemplativos"

La escritora alcarreña presenta su novela premiada, en la que refleja la actitud impasible y el ritmo demasiado acelerado de la sociedad

Respecto a la controversia creada alrededor de Ángeles González-Sinde, considera que hay otros acontecimientos sociales que deberían soliviantar más que unos premios

- PUBLICIDAD -
La escritora Clara Sánchez, ganadora del Premio Planeta 2013. / Marta Jara

La escritora Clara Sánchez, ganadora del Premio Planeta 2013. / Marta Jara

La ganadora del último Premio Planeta, Clara Sánchez, nos ofreció una entrevista relámpago entre la agitación que conlleva presentar su novela en sociedad. Poseedora también de un Premio Nadal, no es la primera vez que la veterana escritora recibe un galardón del mundo de las letras, pero sí el de mayor relevancia y cuantía económica. La autora de El cielo ha vuelto manifiesta a través de uno de los ámbitos más superficiales de la sociedad, el de la moda, que debemos interesarnos por el trasfondo de una imagen en apariencia banal.

De todo esto nos habla, además de meternos entre las bambalinas de uno de los premios con mayor seguimiento y controversia del panorama literario.

¿Cómo ha cambiado su vida desde que ganó el Premio Planeta?

Con más ajetreo, dedicando casi todo el tiempo a la novela y a lo que hay alrededor de ella. Lo que es mi vida íntima y esencial no ha cambiado para nada. El premio ha llegado en un momento de mi vida en el que es importante, pero no influye como para desbaratarlo todo.

Descríbanos el momento en el que resuena su nombre como ganadora. ¿Lo presentía?

Es muy emocionante porque estás en vilo hasta el momento de la cena y cuando escuchas tu nombre te encuentras entre la espada y la pared. Por una parte te gustaría empezar a brindar, besar y abrazar a toda la gente que tienes alrededor, pero por otra tienes que subir al escenario, decir unas palabras y estar más o menos coherente. Es decir, que tienes que luchar contigo mismo para que aquello no sea un desastre y quede bien.

Y sí que hay presentimientos. Además me dijeron que habían oído mi nombre por la tarde, pero yo estaba de viaje y no había oído nada. Y ahora mismo, lo prefiero.

La polémica suele rodear cada edición de los Premios Planeta, este año se ha centrado en la finalista, Ángeles González-Sinde, ¿cree que le ha afectado a la hora de promocionar su libro?

La verdad es que no lo he pensado. Yo me centro en mi novela, en mí y en mi historia personal como escritora. Pero me quedo con eso que dices de que los premios en general son polémicos: sí, levantan polémica. Pero se dan a un trabajo que has hecho con el sudor de tu frente. Quizá deberían levantarla más esos casos en los que llega uno y arrampla con las arcas del Estado. Eso tendría que ser más polémico que algo que, al fin y al cabo, te has ganado... Yo me lo he ganado con años de trabajo.

¿Ha pensado en qué va a invertir los 600.000 euros del premio?

No lo sé, hay tantas cosas que hacer... En primer lugar hay que contar con la parte de Hacienda; no hay que volverse loco, gastarse todo y después quedarte en la ruina. Cuando me paguen y yo pague a Hacienda, empezaré a pensar qué hacer con ese dinero.

El personaje principal de El cielo ha vuelto, Patricia, es aparentemente perfecto. Pero después muestra debilidad e ingenuidad, ¿es una personificación de nuestra sociedad actual? 

Ella se dedica al mundo de la moda y ahí sí que podemos ver un reflejo de la sociedad, tan dominada por la imagen de hoy en día. Vemos, pero no miramos. Cuando miramos una revista (por lo menos a mí me pasaba eso) nos fijamos en la ropa, los zapatos o el bolso de la modelo, pero no se te ocurre pensar en cómo será la vida de esa persona. En esta sociedad las imágenes pasan demasiado deprisa. Y por eso creo que la literatura es tan importante, porque en las páginas de una novela o cuento queda eternizado lo más pasajero. Una mirada, una caricia, la sensación que te produce alguien puede quedar en una novela, pero en la vida cotidiana hemos perdido la costumbre de ser contemplativos. El no retener esas cosas nos puede provocar un gran vacío.

En la elección de un personaje intervienen factores como la intuición, la inspiración o lo que tienes a mano. Pero elegí como personaje a esta modelo porque implicaba detenerme y observar aquello que pasa más rápido, como es una cara bella en las páginas de una revista.

En su novela se mete en las entrañas del mundo de la moda, ¿cómo se documentó?

Yo, que no soy una persona dedicada a la moda ni que vaya de compras, después de hablar con la gente, lo que me contaron casaba con la idea que tenía. Todos sabemos que hay un negocio sucio de la ropa, sabemos del trabajo clandestino, sabemos con qué trabajan las grandes marcas, sabemos que estas chicas se tienen que mantener delgadas y no es una vida fácil. Eso no es un secreto para nadie. 

El mundo de la moda es más conocido que el de alguien que está descubriendo una vacuna o el de un escritor. En cambio al mundo de la moda lo tenemos constantemente ahí, pero hay que detenerse a mirarlo bien.

Entonces, ¿considera que hacen falta más relatos realistas para despertar las conciencias?

Mi literatura, más que de la realidad, habla de la existencia y de la forma de vivir y sentir de las personas que tienen que habitar este mundo. No voy a dar consejos a nadie sobre lo que tiene que escribir, pero estaría bien dar cuenta de estos tiempos que nos ha tocado vivir. Hablar de nuestros miedos e inseguridades, muchas veces provocados porque el trabajo es escaso. Las personas viven con mucha incertidumbre porque no saben si mañana les van a echar. Todo lo que nos ocurre influye en nuestros estados de ánimo.

A Patricia le sucede esto mismo, durante toda la novela está detrás de que le renueven el contrato. Finalmente sabremos que... Bueno, dejo eso con puntos suspensivos. Pero Patricia es una chica de hoy que tiene la suerte de tener un trabajo, y quiere conservarlo; tiene la suerte de tener un amor, y quiere conservarlo; tiene la suerte de tener una familia, y quiere estar muy bien con ellos. Lo que pasa es que las cosas no son como las queremos. La realidad a veces juega con nosotros.

Ya se adaptó su novela Presentimientos al cine, ¿le han llegado ofertas para El cielo ha vuelto?

Aún no, la gente está empezando a leerla. Pero la adaptación de Presentimientos se estrenará en enero y hay un trabajo muy serio y muy bonito detrás, me ha encantado la película. Y si El cielo ha vuelto se adaptase, me gustaría que saliese igual.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha