eldiario.es

Menú

Los empresarios miman al PSPV ante el fin de ciclo del PP y el ninguneo de Madrid

La cúpula de las patronales se reúne con Ximo Puig y la presidenta andaluza, Susana Díaz, para establecer alianzas que mejoren la financiación valenciana y reactivar la economía

- PUBLICIDAD -
Puig, Vicente Boluda (AVE), Díaz y José Vicente González (Cierval).

Puig, Vicente Boluda (AVE), Díaz y José Vicente González (Cierval), con otros empresarios valencianos.

Los tiempos en que una llamada de Francisco Camps ponía firmes a los empresarios valencianos parecen de otra época. Entonces, el dinero –vía burbuja crediticia- fluía, la administración repartía dinero y el PP ganaba con comodidad las elecciones autonómicas.

La situación ha cambiado. El PP está en declive, la Generalitat está en quiebra y los empresarios están enfadados: se rebelaron por la pésima financiación y la falta de inversiones en la Comunitat Valenciana y aún están esperando a que el Ministro de Hacienda les reciba.

En ese contexto, la patronal valenciana coquetea ya sin disimulo con el PSOE. Se acaba de reunir con el líder del PSPV, Ximo Puig, y con la presidenta de Andalucía, Susana Díaz, con la que 16 empresarios –representantes de las patronales y de empresas como Mercadona, Dulcesol, Vossloh o Anecoop- compartieron una comida.

Los elogios a Díaz fueron generales tras el ágape, que tampoco deparó compromisos concretos más allá de la charla sobre una alianza entre la Comunitat Valenciana y Andalucía para cambiar el actual sistema de financiación y la expresión del deseo de reactivar la economía productiva mediante una política industrial. También se acordó organizar una cumbre entre empresarios de ambas regiones.

Del ninguneo al ¿cariño?

La buena sintonía con Puig y Díaz contrasta con el monumental cabreo de los empresarios con el gobierno de España. Pese a su contundente petición, el ministro de Hacienda aún no ha puesto a fecha a la reunión solicitada por los empresarios y respaldada por Alberto Fabra, el presidente de la Generalitat.

Con ese antecedente, algunos patronos consideran un “paso positivo” y hasta un gesto de “cariño” la reunión con Puig y, especialmente, con Díaz, probablemente, la persona más poderosa del PSOE en este momento.

El PP, de hecho, no pudo ocultar su incomodidad por la foto de los empresarios con Díaz. "Una vez más los socialistas confunden el papel institucional de sus cargos con sus ambiciones partidistas", dijo el PP en un comunicado firmado por la correa de transmisión de Fabra en el partido, Isabel Bonig. Los tiempos del PP se han acabado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha