eldiario.es

Menú

Las razones por las que la Generalitat rechaza la oferta de los trabajadores

Esta es la carta que el vicepresidente del Consell, José Císcar, ha enviado al comité de empresa para rechazar el plan de viabilidad presentado por los trabajadores

- PUBLICIDAD -

Estimado Presidente del Comité de Empresa de RTVV: 

Contesto por la presente a los diferentes documentos que ha aportado el Comité de Empresa en los últimos días al Consell. En primer lugar, quiero destacar la predisposición y el clima de respeto existente en el encuentro producido el pasado jueves, con motivo de la entrega de una primera parte de esa documentación.

El Consell valora el esfuerzo del Comité de Empresa por tratar de abordar la cuestión de la viabilidad de RTVV. Su última propuesta, ya ayer lunes, intentando aproximarse a los parámetros del Contrato Programa y a la Ley 3/2012, viene a demostrar que en agosto de 2012, cuando se produjo la negociación del ERE, tal vez no se visualizó suficientemente el verdadero problema, el que nos ha llevado a esta situación: que es inviable una RTVV con casi 1.700 trabajadores, con una masa salarial de 72 millones de euros y casi 9 millones de euros de gasto anual, por ejemplo, en horas extra y disponibilidades.

El Consell también aprecia el compromiso de los representantes sindicales por intentar garantizar que no recurrirían a la vía judicial con objeto de dotar de mayor seguridad jurídica a cualquier tipo de acuerdo que se hubiera podido alcanzar; por tratar de ajustar el gasto en salarios al 50% del total del presupuesto, máximo contemplado en el vigente marco legal (aunque en seguida se verá que los cálculos aportados no son exactos); y aprecia la predisposición a rebajar los sueldos de la plantilla, rebaja que no aceptaron los representantes de los trabajadores el 17 de agosto de 2012, cuando había un ERE en periodo legal de negociación, y la dirección de RTVV propuso a la plantilla un sacrificio salarial de entre el 7 y el 15% para salvar 200 puestos de trabajo adicionales.

Sin embargo, pese al esfuerzo del Comité, el Consell tiene que realizar las siguientes consideraciones sobre su propuesta:

· La oferta no responde a un Modelo Organizativo sobre el que se pueda trabajar o sobre el que se puedan realizar estimaciones razonables. Resulta indefinida e indeterminada en muchos aspectos. Por ejemplo, no contiene una cuantificación exacta del número de trabajadores que no se reincorporarían; tan sólo trabaja con hipótesis "de unas 300 personas". Tampoco se sabe qué puestos y de qué categorías laborales serían afectados por el ERE y cuáles no, lo que podría generar una plantilla resultante que careciera puestos imprescindibles para el correcto funcionamiento de la empresa.

· No obstante, y aunque fuera cierto que 300 personas no se reincorporan, el ERE que plantea el Comité de Empresa tendría un coste de, aproximadamente, de 65 millones de euros, frente a los 23 millones de euros que costó el ERE que se aprobó en 2012.

· Quedan sin determinar los criterios para la afectación de los trabajadores al hipotético nuevo ERE.

· Hay incertidumbre en el cálculo del coste de la plantilla en funcionamiento, que debería haberse fijado en función de un organigrama adecuado y claro, que no aparece en la oferta. El coste estimado de la plantilla de entre 919 y 950 trabajadores, como propone el Comité, duplica el previsto en el informe de Price Waterhouse Cooper que sirvió de base para la posterior ejecución del ERE.

· Se generan dudas sobre el cumplimiento del presupuesto máximo de gastos de personal contenido en el Contrato Programa.

· No se puede comparar el coste de funcionamiento con el coste de cierre, como hace el Comité en su propuesta. Son conceptos diferentes que llevan a conclusiones erróneas. Lo que hay que comparar es el coste de las indemnizaciones de cierre con el coste de mantenimiento de la plantilla en funcionamiento sumado a las prejubilaciones, bajas incentivadas y recolocaciones.

· Es equivocada la cifra de 37,5 millones de euros de salarios sobre los que el Comité de Empresa efectúa sus cálculos. La masa salarial no puede pasar de 34 millones de euros, que es justo el 50% de los 68 previstos en el presupuesto vigente destinado a servicio público de RTVV. Cabe recordar que, según la cláusula 9.2 del Contrato Programa, la proporción de gastos de personal no puede superar el 50% del total de gastos destinados al servicio público de RTVV. No pueden consignarse al presupuesto, sin más, 7 millones de ingresos (que, evidentemente, no son gastos) por publicidad que además son una estimación.

· La oferta del Comité de Empresa, además, incluye como gastos de personal las cantidades detraídas del Lote 1 de externalización, lo cual contraviene también el marco fijado por el Contrato Programa. Por otra parte, es irreal considerar, como hace el Comité, que los costes de producción propia son sólo gastos de personal.

· Es totalmente inviable recolocar a los 136 trabajadores del Antiguo Ente Público de RTVV como funcionarios de la Administración. Primero, porque no se trata de un ahorro en el presupuesto público, sino de una transferencia de gastos de RTVV a la propia administración; porque esta medida contraviene la Ley de Función Pública, ya que es personal laboral y no funcionarial; y, porque, por reducción al absurdo, los trabajadores de muchas otras empresas públicas valencianas querrían lo mismo.

· Sólo el coste de prejubilar, como propone el Comité de Empresa, a 155 trabajadores mayores de 55 años podría superar los 25 millones de euros, cuando el ERE que aprobó RTVV en agosto de 2012 supuso un desembolso global de 23 millones de euros. Es decir, cuestan más las 155 prejubilaciones propuestas ahora, que el ERE completo realizado en 2012, que afectó a 952 trabajadores.

· Si sumamos los 136 trabajadores que se recolocan en la Administración, a los más de 900 de plantilla de RTVV que propone el Comité, tenemos de nuevo un coste de masa salarial equivalente al sueldo de más de 1.000 trabajadores, que es una propuesta semejante a la que el Comité de Empresa planteó en agosto de 2012, durante el periodo de Consultas de la Negociación del ERE en RTVV.

· Por último, el cuadro comparativo con otras televisiones autonómicas que aporta el Comité carece de sentido si se disgrega del escenario de infrafinanciación que sufre desde hace años la Comunidad Valenciana. No hay parangón posible con otras comunidades en las que cada habitante recibe de promedio una financiación muy superior.

Es por todo ello que, lamentablemente, debo comunicarle en nombre del Gobierno Valenciano que se mantiene la decisión de supresión del servicio público de RTVV ya que, en la actual situación económica, no hay tiempo material de renegociar un nuevo Modelo Organizativo, ni su ejecución; porque una renegociación significaría continuar manteniendo -hasta nadie sabe cuándo- el escenario insostenible de una plantilla de casi 1.700 trabajadores, de acuerdo con la sentencia de nulidad del TSJCV; y porque la alternativa propuesta por el Comité de Empresa, inconcreta en muchos aspectos, no da solución al problema con la celeridad y la urgencia que se requiere.

Le envía un cordial saludo,

José Císcar Bolufer
Vicepresidente del Consell y Conseller de Presidencia, Agricultura, Pesca, Alimentación y Agua

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha