eldiario.es

Menú

Uno de cada tres Citroën se produce en España

Los modelos que hoy salen de las factorías de Vigo y Madrid (Berlingo, C-Elysée, C4 Picasso, Grand C4 Picasso y Cactus) siguen la estela de una larga tradición de Citroën fabricados en España desde la apertura de la planta gallega en 1958

Mitos como el Citroën 2 CV, el Méhari o el Citroën GS, o la saga de monovolúmenes Picasso son sólo algunas de las más de 11.600.000 unidades producidas en estos dos centros en las últimas seis décadas

- PUBLICIDAD -
Los cinco modelos de Citroën que se fabrican en España.

Los cinco modelos de Citroën que se fabrican en España.

Citroën, marca de origen francés, produce más coches en España que en ningún otro país. El pasado 2016 fueron más de 362.000 unidades, un 32% de la producción total de la firma del doble chevrón a nivel mundial. Primer productor de Citroën, de España -Vigo y Madrid- salen hoy los: Cactus, C4 Picasso, Grand C4 Picasso, C-Elysée y Berlingo.

No son cinco modelos cualquiera, ya que se encuentran entre los seis más vendidos de la marca en todo el mundo. Más de un 80% de ellos se exporta fuera de nuestras fronteras. Y dentro del mercado español, el 60% de los Citroën que se matriculan corresponden a estos modelos, los promocionados por la firma como “Made in Spain”.

El idilio entre Citroën y España se remonta a 1958 con la apertura de la planta de Vigo (Madrid no fabricó Citroën hasta 1983). Mitos como el Citroën 2 CV, el Méhari o el Citroën GS; modelos que han pasado a formar parte del imaginario colectivo, como las furgonetas Citroën AYU o C-15; vehículos que marcan logros singulares, como el Citroën LNA, primer modelo surgido de la estrategia conjunta del Grupo PSA; el líder de ventas Citroën Xsara, o la saga de monovolúmenes Picasso son sólo algunos de los 11.600.000 vehículos fabricados entre Vigo y Madrid en las últimas seis décadas.

De los modelos actuales, de la planta de Villaverde desde 2014 han salido en exclusiva mundial 250.600 C4 Cactus (exportación: 82%); y del Centro de Vigo 1.387.243 C4 Picasso y Grand C4 Picasso desde 2006 (exportación: 89%), 151.467 C-Elysée desde 2012 (exportación: 86%) y 2.574.470 Berlingo desde 1996 (exportación: 80%).

Las pantallas digitales del Citroën Grand C4 Picasso.

Las pantallas digitales del Citroën Grand C4 Picasso.

Desde su nacimiento en 1919, con creaciones revolucionarias como en su momento fueron la tracción delantera o los frenos hidráulicos, Citroën ha inaugurado segmentos. Entre los “Made in Spain”, el Citroën Berlingo es el mejor ejemplo. Lanzado en 1996, marcó un antes y un después al ser el primer vehículo comercial de su segmento en ser diseñado como un modelo independiente y no como un derivado de un turismo. Hoy sigue innovando, ofreciendo versiones eléctricas tanto en la declinación Furgón como en Multispace.

Desde su lanzamiento en 2006, los C4 Picasso (5 plazas) y Grand C4 Picasso (7 plazas) se han consolidado como líderes de los monovolúmenes. Buena parte de culpa la tiene su maletero, de 704 litros de capacidad para el mayor de ellos, y equipamientos de confort como el portón eléctrico manos libres, así como los últimos avances en conectividad, como el navegador 3D Citroën Connect NAV, que ofrece información del tráfico en tiempo real.

También de Vigo sale el C-Elysée, una berlina compacta que, amenazada por el menguamiento de su segmento, experimenta un importante incremento de ventas, del 45%, gracias a su vigencia en mercados emergentes. Destaca por equipamientos como la cámara de visión trasera o una excelente habitabilidad interior, subrayando los 506 litros de su maletero, entre los mejores de la categoría. Citroën ofrece versiones movidas por energías alternativas, el C-Elysée con GLP.

Citroën C4 Cactus, el único modelo de la marca que se produce en la planta de Villaverde.

Citroën C4 Cactus, el único modelo de la marca que se produce en la planta de Villaverde.

Por último, desde el centro de la península sale para todo el mundo el C4 Cactus. La planta de Villaverde produce desde 2014 un coche que no pasa desapercibido, que inauguró la filosofía “Be Different, Feel Good” de Citroën. Con creatividad y un diseño único, conjuga estética y funcionalidad. Como mejor ejemplo los famosos Airbump, que ahora utilizan más modelos de la marca. Se trata de unas molduras en la carrocería que contienen en su interior burbujas de aire que protegen de pequeños choques y roces.

- PUBLICIDAD -