eldiario.es

Menú

EXTREMADURA

Aumentarán las multas a quienes vendan alcohol a menores

Fernández Vara propone un plan contra el consumo de alcohol por parte de menores de edad, consultando a expertos

Una veintena de alcaldes y presidentes de diputación se reunieron para abordar el problema

Plasencia ha conseguido erradicar según su alcalde "la cultura del botellón"

- PUBLICIDAD -
Vara alcohol menores Extremadura alcaldes

Un momento de la reunión celebrada ayer entre las distintas administraciones.

Ante el cierre de varios locales en Mérida a principios de mes por presunta venta ilegal de alcohol, la veda quedó abierta. El presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, junto a la portavoz, Isabel Gil Rosiña, y el consejero de Sanidad y Políticas Sociales, José María Vergeles, se reunió ayer con los presidentes de la Diputación de Badajoz, Miguel Ángel Gallardo, y de la de Cáceres, Rosario Cordero, y los alcaldes de las ciudades extremeñas de más de 10.000 habitantes.

El motivo no era otro que abordar el problema del consumo de alcohol por parte de menores de edad. Una iniciativa que ya se recogía en las 60 medidas de la Agenda del Cambio que el PSOE registró ante notario y que necesita del esfuerzo conjunto de todas las administraciones públicas.

Ante su compromiso social, la Junta de Extremadura va a abordar un Plan contra el Consumo del Alcohol por parte de menores. Este programa contempla la creación de una comisión de expertos “dedicados a hacer posible que las leyes se cumplan en materia de consumo de alcohol por menores”, según explicó en nota de prensa el Ejecutivo regional. Una medida que se verá reforzada por la propuesta de modificación de la Ley de Convivencia y Ocio de Extremadura para reforzar las sanciones a aquellos que incumplan sus obligaciones y vendan alcohol "sin autorización a menores".

Plasencia, ciudad sin “cultura del botellón”

Esta misma ley permite el consumo de bebidas alcohólicas en espacios al aire libre exclusivamente autorizados por cada consistorio. El recinto  ferial ‘Berrocal’ era el lugar acreditado por el Ayuntamiento de Plasencia hasta que el alcalde de la ciudad prohibiese terminantemente la celebración del botellón en 2011. Además de las quejas de los vecinos por ruido y falta de limpieza, el principal motivo que llevó al gobierno local a tomar esta decisión fue “el problema mayor de salud pública” que supone la ingesta de alcohol en menores, según defiende Pizarro en declaraciones a eldiarioex.

“Recibimos un informe elaborado por varias administraciones que aseguraba que más del 70% de las personas que acudían al botellón eran menores de edad”, recuerda el alcalde. Ante tales cifras, la erradicación de esta práctica se convirtió en primordial en su recién estrenada legislatura. Para ello, distintos cargos del ejecutivo local y miembros de la Policía Local se desplazaron hasta el lugar donde se llevaba a cabo para concienciar a los jóvenes de las repercusiones de este hábito e informar de que a partir del 3 de julio quedaría totalmente prohibido beber en cualquier vía pública de la ciudad.

Como alternativa, distintas instituciones lucrativas y deportivas presentaron su oferta de actividades a fin de que los jóvenes empleasen el tiempo que hasta el momento habían dedicado a consumir alcohol.

Pizarro asegura que el consumo de alcohol en menores quedó erradicado desde entonces y que en Plasencia no existe la “cultura del botellón, porque los que hoy son jóvenes no tienen memoria de esta práctica ni tienen sitio para celebrarlo”, asegura el político.

Nevado, la gran ausente

La alcaldesa de Cáceres, Elena Nevado, no estuvo presente en esta reunión de ayer en Mérida a pesar de que también asuma las políticas en materia de juventud. En su representación acudió la concejala de Asuntos Sociales, Marisa Caldera, para trasladar al Ejecutivo regional la preocupación de la alcaldesa y su petición de que “se implique” con las políticas municipales para ofrecer una alternativa de ocio juvenil frente al botellón, según afirmó la propia Nevado horas antes de la cita.

Una postura que el Grupo Municipal Socialista ha tachado como “absolutamente pasiva”, especialmente por la delegación en Caldera, “que ni siquiera es miembro de la Comisión de Juventud del Ayuntamiento de Cáceres”, según denuncia. Según el PSOE, esta ausencia “muestra el valor real que el PP da a las políticas de juventud”.

Ante la alarma social que suscita el consumo de alcohol en edades tan tempranas, los socialistas consideran que tanto los menores como sus familias necesitan de la complicidad de las instituciones. Es por ello que aplauden la actuación del alcalde de Mérida, Antonio Rodríguez Osuna, quien ya tomó medidas contra locales que no tenían licencia para vender alcohol, e invitan a Nevado a que “haga suya esta problemática con valentía y con medidas concretas”, sostienen.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha