eldiario.es

Menú

El PNV 'indulta' al PP y firman un primer pacto económico en Vitoria

Urtaran, que desalojó a Maroto de la Alcaldía tras su victoria electoral por la polémica en torno a las ayudas sociales, acuerda con Comerón los impuestos de 2018 tras dos años de hostilidades manifiestas

- PUBLICIDAD -
La portavoz del PP, Leticia Comerón

La portavoz del PP, Leticia Comerón PP

Fin de las hostilidades. Dos años y tres meses después de que, en medio de una fenomenal movilización en la calle, Gorka Urtaran (PNV) accediera a la Alcaldía de Vitoria con el apoyo de EH Bildu, Podemos e IU-Equo (Irabazi) tras un pacto para desalojar al PP de Javier Maroto fruto de la polémica en torno a las ayudas sociales, el fraude y los magrebíes, el regidor ha 'indultado' como socio al principal partido de la oposición, ahora liderado por Leticia Comerón tras el ascenso de Maroto a Génova, y ambas formaciones (y el PSE-EE, integrante del Gobierno local) han firmado un primer acuerdo económico. Si las relaciones de Urtaran con las autodenominadas "fuerzas del cambio" ya estaban tremendamente deterioradas desde el fallido debate presupuestario del pasado año, esta noticia ha terminado por cambiar de raíz el equilibrio de mayorías en la capital vasca.

El acuerdo, según ha informado la edil de Hacienda Itziar Gonzalo (y no Urtaran), se ciñe a los "impuestos, tasas y precios públicos" municipales para el ejercicio 2018. Pero adquiere relevancia política por las deterioradas relaciones personales y políticas entre el PP y el PNV desde 2015 -Maroto era "Le Pen" y "Hitler" y Urtaran un "perderor" y un alcalde "legal pero no legítimo- y también por un contexto más general en que los nacionalistas venían insistiendo en los últimos días en que la actuación del Gobierno de Mariano Rajoy en torno a la crisis de Cataluña dificultaban el entendimiento entre ambas formaciones.

"Es un buen acuerdo", ha remarcado el Gobierno de PNV y PSE-EE. La clave, según el gabinete de Urtaran, es que los nuevos impuestos locales no mermarán la recaudación global. Fuentes municipales, de hecho, estiman que las arcas municipales sumarán 600.000 euros más en 2018 respecto a 2017, lo que permitirá seguir combatiendo el "agujero" económico de la institución... que el equipo de Gobierno atribuye a Maroto. Para el PP también es un pacto positivo porque, según explica Comerón, "frena" las subidas de impuestos que se han producido en Vitoria en los dos años en que Urtaran ha sido regidor y que podrían haberse producido nuevamente ahora. 

En cifras, se congelan el IBI, el impuesto de construcciones y el IAE, como también las tasas de basuras y aguas y baja un 2,5% el impuesto de circulación (tras un fuerte subida del pasado año). Por el contrario, sube hasta 5,1 euros por persona el abono para las instalaciones deportivas y el resto de impuestos y servicios se incrementan un 2%, "la previsión del IPC". Además, existe también un acuerdo para introducir bonificaciones para apoyar la "actividad económica" de las empresas y también a las "familias numerosas" en guarderías, por ejemplo. 

"Son ellos los que han cambiado"

Se da la circunstancia de que, preguntados por eldiarionorte.es, ambos partidos, PNV y PP, coinciden en que el acuerdo ha llegado tras un cambio de actitud... del contrario. "Nosotros no hemos cambiado. Son ellos los que han reculado. Son ellos los que antes no querían hablar con nosotros", explican desde la oficina del PP, que insisten en que el interés general de la ciudadanía ha de estar por encima de todo. "El PP ha dado un giro de 180 grados. Nosotros siempre hemos defendido acuerdos con todos, desde el principio y sin excluir a nadie", señalan, por su parte, desde el grupo nacionalista. ¿Ha afectado en algo la salida de Maroto y la asunción de la portavocía 'popular' de Leticia Comerón? "No lo achacaría tanto a las personas, sino más bien a un cambio de voluntad", reseñan desde el PNV, donde están "satisfechos" por el acuerdo pero sin llegar a lanzar las campañas al vuelo. 

A finales del pasado año y a principios de 2017, el Ayuntamiento vivió una crisis cuando el alcalde Urtaran se vio sin los apoyos de su principal aliado desde 2015, la EH Bildu de Miren Larrion, y tuvo que aprobar sus presupuestos tirando de un resquicio legal: una moción de confianza. Desde entonces, la relación entre Larrion y Urtaran se ha ido deteriorando. La edil abertzale ha aludido hoy a la "oportunidad perdida" para realizar otra política económica y ha lamentado la "fotografía" del pacto de derechas aunque, como ha indicado, no ha habido apretón de manos público con el PP de Comerón. También Podemos ha criticado el "matrimonio" entre ambos partidos y ha denunciado que sigue la estela de los acuerdos "en Madrid". 

¿Supondrá este hito el arranque de una etapa de entendimiento? ¿Extenderán PP y PNV su entente a los presupuestos de 2018? "Seguro que hablamos. Pactar ya será otra cosa", indican desde el partido de Comerón. "Las negociaciones no están ligadas", insisten también desde el equipo de Urtaran, donde recuerdan que hace un año PNV y EH Bildu pactaron las ordenanzas antes de que su relación saltara por los aires. 

Dos años convulsos en la política vitoriana

El entonces alcalde de Vitoria, Javier Maroto, se descolgó en 2014 con unas declaraciones en las que vinculaba abiertamente a los magrebíes con la percepción irregular de ayudas sociales. Desde entonces, el PP encabezó una campaña de endurecimiento de la renta de garantía de ingresos que desembocó en una recogida de firmas para elevarlas en forma de Iniciativa Legislativa Popular al Parlamento Vasco. Entre acusaciones de "xenofobia" y "racismo", el clima político en Vitoria se enrareció de cara a las elecciones municipales de 2015. ¿Qué ocurrió? En un contexto general de desplome del PP, Maroto mejoró sus resultados de 2011. Fue el único en toda España exceptuando a Xavier García Albiol en Badalona, con un mensaje también contundente en materia social. Sin embargo, la polarización en Vitoria hizo que la izquierda abertzale ofreciera al PNV de Gorka Urtaran (tercera fuerza) conformar una alternativa. Podemos e IU-Equo también se sumaron. El PSE-EE se bajó del carro inicialmente pero meses después accedió a un Gobierno de coalición con importantes responsabilidades como Asuntos Sociales, Cultura o Seguridad. En 2017, Urtaran forzó una moción de confianza para sacar adelante sus cuentas al perder el apoyo de EH Bildu y, avanzado en año, ha propiciado un acercamiento con el PP. Este partido está liderado por Leticia Comerón luego de que Maroto dejara el Ayuntamiento para ser diputado en el Congreso y vicesecretario del PP nacional.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha