eldiario.es

Menú

"El 'impuesto revolucionario' es la vertiente más oculta del terrorismo de ETA"

El periodista y ensayista Kepa Aulestia considera que esta extorsión ha supuesto para Euskadi el "3 % de corrupción", en este caso, para "financiar la barbarie y la persecución al prójimo".

Aulestia ha participado en Vitoria en la conferencia 'Del arte de implicar o anular voluntades mediante la extorsión'.

- PUBLICIDAD -
Kepa Aulestia: La extorsión de ETA ha sido nuestro propio 3 por ciento de corrupción

Kepa Aulestia habla sobre la extorsión de ETA.

La extorsión que durante décadas ejerció la banda terrorista ETA sobre la población mediante lo que denominaban el 'impuesto revolucionario', es según el periodista y ensayista Kepa Aulestia, la vertiente más oculta del terrorismo etarra. Según Aulestia está extorsión ha supuesto para Euskadi el "3% de corrupción", en este caso, para "financiar la barbarie y la persecución al prójimo".

El analista político ha hecho estas reflexiones durante una conferencia ofrecida en Vitoria bajo el título 'Del arte de implicar o anular voluntades mediante la extorsión', organizada por el Centro de Ética Aplicada de la Universidad de Deusto y la Diputación Foral de Álava, según ha informado en una nota el centro académico.

El periodista ha reconocido que no es fácil precisar la magnitud del daño causado por esta extorsión que ha perdurado durante más de tres décadas desde el punto de vista económico, ni tampoco el daño generado en el ámbito personal y familiar de los receptores de las cartas de ETA en las que se reclamaba el citado "impuesto revolucionario".

También se ha referido al problema moral que supone la "callada asunción" de esta extorsión y ha puesto sobre la mesa la "delicada cuestión" de hasta qué punto quienes accedieron a pagar fueron "víctimas del chantaje" sobre sus vidas y libertades y en qué medida llegaron a "deslizarse hacia la connivencia y la complicidad" con esa trama.

Aulestia opina que la extorsión de ETA supone uno de los "capítulos" que más dificultan el restablecimiento de la memoria y la verdad porque resulta muy difícil dictar un juicio ético sobre la ocultación de una realidad, que según Aulestia, conocía todo el mundo.

El ensayista ha destacado la ocultación y el secretismo como elementos básicos de este sistema de extorsión, aspectos que obligaban a las víctimas a echarse a sus espaldas la "cruz" en solitario e incluso les inducía a guardar silencio ante los suyos.

Así, hicieran lo que hicieran, pagasen o intentaran soslayar la amenaza, la voluntad de estas víctimas quedaba "alienada" porque la extorsión era, en cualquiera de los casos, "paralizante", ha incidido Aulestia.

El periodista ha opinado que, aunque los dirigentes de ETA no fueran conscientes hasta el último detalle de los efectos que causaban su extorsión, seguro que intuían sus consecuencias y se "sentían poderosos" no sólo cuando conseguían cobrar, también cuando imaginaban el "trance" que podían estar viviendo los que rehusaban a pagar.

La conferencia ha tenido lugar en el Museo Artium de Vitoria y ha contado con la presencia del diputado general de Álava, Javier de Andrés, y del director del Centro de Ética Aplicada de la Universidad de Deusto, Javier Arellano. La presentación ha corrido a cargo de la periodista Chelo Aparicio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha