eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Mireia Espiau, responsable de Basqueskola

"Las mujeres que llegan a la política se encuentran con un espacio diseñado por y para los hombres"

Mireia Espiau, responsable de gran parte del contenido de Basqueskola, explica el trabajo en este espacio de empoderamiento para las alcaldesas y ediles vascas

"Muchas veces las mujeres políticas están desempeñando áreas que están vinculadas con sus tareas en el ámbito reproductivo, áreas más vinculadas con el cuidado, como pueden ser los Servicios Sociales, o áreas vinculadas con la Cultura", afirma

- PUBLICIDAD -
Mireia Espiau, de Eudel.

Mireia Espiau, de Eudel.

Basqueskola, el espacio de empoderamiento para mujeres alcaldesas y concejalas vascas, surgió en el año 2012 para ofrecer formación y apoyo a las mujeres que ejercen la política en los ayuntamientos vascos, ya sea en el Gobierno o en la oposición y con indiferencia del color político. En su cuarto año de funcionamiento, Mireia Espiau, responsable de gran parte del contenido del servicio, hace un balance muy positivo de la evolución de este programa por el que han pasado.

¿Por qué surgió la escuela de mujeres electas, responde a una reclamación de las propias mujeres?

Surge en el marco de Berdinsarea, la red de municipios vascos por la igualdad y contra la violencia hacia las mujeres. Dentro de esta red, que cumple su décimo aniversario, ha habido un trabajo muy importante con las técnicas de igualdad. Este programa surge inicialmente a partir del trabajo que hacemos con las técnicas de igualdad y de conversaciones con algunas políticas. Vemos la necesidad de que las mujeres políticas cuenten con formación y espacios de aprendizaje. Desde ahí surge la idea de hacer un programa. Por otro lado, partiendo de la hipótesis de que la desigualdad afecta a todos los ámbitos de la vida, era evidente que la política municipal no iba a ser ajena a esta desigualdad.

¿Este servicio se da en otros territorios de España?

Hemos tenido referencias internacionales. Eudel tiene en este momento la presidencia de igualdad del Comité de Municipios y Regiones de Europa, del CMRE, donde participamos activamente y ahí, trabajamos sobre todo con la asociación sueca de municipios que no tenían un programa igual a Baskeskola pero sí habían venido trabajando con mujeres políticas y fue una fuente de inspiración. Y también miramos hacia América Latina. Allí inciden en la legislación de sus países a través de agendas comunes de mujeres políticas de diferentes partidos. Desde Naciones Unidad también hay proyectos de trabajo con mujeres política, Formamos parte de todas esas redes.

¿ Cuáles son los obstáculos que se encuentran las mujeres para ejercer sus responsabilidades?

Hay que distinguir entre los obstáculos que aparecen para el acceso de las mujeres a los cargos políticos- el antes, el cómo llegan- y los obstáculos que se encuentran en el propio desempeño de los cargos. Y habría otros que tiene que ver con el mantenimiento en la política, con el afianzamiento de los liderazgos, etc.

Ya solo en acceso, la desigualdad impera, ¿no es cierto?

Sí, hay una clara desigualdad. Aunque las mujeres están participando cada vez más del ámbito público, no se ha dado de la misma manera la asunción de responsabilidades en el ámbito privado y reproductivo por parte de los hombres y eso provoca que las mujeres accedan a la política con una realidad diferente a la de los hombres. Y con esta manera de concebir la política, con 24 horas de disponibilidad, solo el plantearse el acceso a la política es diferente para ambos sexos. Esto aparece mucho en los espacios de discusión que tenemos con ellas, tanto el pensárselo dos veces a la hora de acceder a puestos de responsabilidad como cuando están tomando decisiones sobre tener hijos o hijas, o cuidados con personas dependientes mayores a su cargo.

¿Y a la hora de desempeñar el cargo, qué problemas surgen?

Las mujeres llegan a la política más tarde que los hombres y la política y sus espacios se han diseñado partiendo de los hombres y los modelos que ellos han establecido, androcéntricos. Acceden a una política que no ha sido pensada ni por ellas ni para ellas. Por otro lado vemos diferencias en cuanto a la situación de las mujeres con respecto a su propio empoderamiento, como ellas piensan que están o no preparadas para su acceso a la política. Muchas veces nos plantean  mayor falta de formación, una sensación que, en la mayoría de las ocasiones, está provocada con la percepción que ellas tienen de sus limitaciones más que con la realidad comparativa respecto a los hombres. Por otra parte, debido a los liderazgos tradicionales masculinos, vemos como el reparto de las áreas se hace desde una clara definición de género. Muchas veces las mujeres políticas están desempeñando áreas que están vinculadas con sus tareas en el ámbito reproductivo, áreas más vinculadas con el cuidado, como pueden ser los Servicios Sociales, o áreas vinculadas con la Cultura y mucho menos en áreas relacionadas con el Urbanismo, la Hacienda o la Función Pública.

¿Los liderazgos tradicionales masculinos pesan también en otros aspectos que el del reparto de áreas?

Sí. Aunque la legislación en materia de igualdad obliga a una representación equilibrada de mujeres y hombres en el desempeño de los cargos en la presentación de listas, se ve claramente que aunque haya un 4’3 % de electas vascas en los municipios, tan solo un 25,5% de municipios tiene alcaldesa. Vemos que hay más concejalas proporcionalmente que alcaldesas. Aunque las listas tengan que ser paritarias como cabezas de lista solo van un 32,5% de mujeres. De los diez municipios de mayor población de Euskadi solamente dos tienen alcaldesas. Los retos son cómo se están incorporando y dónde. Y también incluso, las mujeres repiten menos en el cargo y esta tendencia influye a la hora de valorar cómo se afianzan los liderazgos de mujeres y hombres que llevan más tiempo en política. Es importante ese mantenimiento de las mujeres en la política. También en la medida que en que tengamos más referentes de mujeres en la política local eso animará a la participación femenina. Junto a facilitar el desempeño y empoderamiento de las mujeres que ya están en la política.

¿Cree que es necesario que ellos en algún momento den un paso atrás para favorecer la entrada de las mujeres?

De cara a plantear espacios o listas equilibradas tiene que dejar espacio, por supuesto. Más allá de dar un paso atrás en protagonismos en espacios no solamente físicos sino discursivos y dar voces a voces mujeres y otros planteamientos y abordajes de la política municipal. Tienen que escuchar otros discursos y repensar y analizar cuál es el modelo que hasta ahora han estado planteando.

Alcaldesas y concejalas vascas de la edición actual de Baskeskola.

Alcaldesas y concejalas vascas de la edición actual de Baskeskola.

¿Han cambiado la relación entre los hombres electos con sus compañeras electas con respecto a hace una década y cómo?

El hecho de que haya más mujeres normaliza su participación pero resultan bastante representativas las últimas declaraciones que hemos estado oyendo últimamente sobre mujeres políticas destacadas. Los calificativos han tenido más que ver con su aspecto físico o recordándoles que deben quedarse en el ámbito doméstico. No está siendo asumido por ciertos sectores.

¿Qué tipo de ayuda encuentran las mujeres electas en Basqueskola?

Trabajar no solamente desde un espacio de apoyo en el plano individual sino también ofrecerles espacios colectivos de encuentro y de incidencia, espacios donde puedan intercambiar sus experiencias con otras mujeres que viven situaciones similares. Se dan cuenta que las situaciones que viven no tiene que ver con su casuística personal, ni con las mujeres de su partido. Ven que eso ocurre en todas las formaciones y tiene que ver con la situación de desigualdad general de las mujeres y en particular, de las mujeres en la política. Les permite identificar situaciones que de manera colectiva ellas van a poder transformar, que es de lo que se trata, transformar la política local hacia una situación mucho más equilibrada y hacer una política más igualitaria que permita que ellas desempeñen mejor su cargo, que las políticas de igualdad estén más reforzadas y allanar el camino para las mujeres que se vayan incorporando en el futuro a la política.

¿Cómo lo hacen?

A través de espacios de formación como puede ser 'coaching' para mujeres políticas; en breve sacamos otro taller que tiene ver con técnicas de comunicación y de hablar en público y analizando la comunicación desde la perspectiva de género; ofrecemos también información periódica a través de un boletín virtual con actualidad relacionada con la política municipal y las mujeres y la desigualdad. Creación de conocimiento, una beca sobre estudios relacionados con mujeres y la política local.

Muchas veces nos plantean mayor falta de formación, una sensación que, en la mayoría de las ocasiones, está provocada con la percepción que ellas tienen de sus limitaciones más que con la realidad comparativa respecto a los hombres.

¿Ellas perciben un antes y un después?

La valoración es muy positiva. Nos solicitan poder  seguir profundizando en las iniciativas y nos expresan de qué manera les ha servido para fortalecerse en el cargo. La evaluación es muy positiva y pretendemos poder ofrecer eso cada vez a más mujeres políticas.

Es una escuela solo para mujeres, no hay ningún curso o dinámica para hombres, quizás para mostrarles cómo pueden, en el caso de que los tengan, erradicar comportamientos discriminatorios hacia sus compañeras

Está pensado para las mujeres pero es cierto que creemos que para que haya un cambio global ellos tiene que también participar y cambiar su manera de ejercer la política. Si bien dentro de la propia escuela no hay espacios sí estamos ideando iniciativas para que puedan trabajar también los grupos de hombres políticos sobre todo teniendo en cuenta de que en este momento quien lleva la responsabilidad del área de Igualdad de Eudel y la presidencia europea es el alcalde de Galdakao, que quiere desarrollar esa reflexiones con ellas, lo cree fundamental.

¿Se plantean abrir esa formación a la militancia de los partidos o deberían ser las propias formaciones políticas las que implementen estas medidas?

Es un trabajo más de los partidos. Nosotras trabajamos con las mujeres que ya están ocupando cargos. Pero es fundamental que ese trabajo se realice aunque desde otro lugar

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha