eldiario.es

Menú

El reto de una universidad inclusiva

El Servicio de Atención a Personas con Discapacidades de la Universiodad del País Vasco atiende este curso a 282 personas

- PUBLICIDAD -
Integrar a los alumnos con discapacidad es un reto de la UPV.

Integrar a los alumnos con discapacidad es un reto de la UPV.

“Garantizar la inclusión y participación del alumnado con discapacidades y, en general, con necesidades educativas especiales, va más allá de disponer de recursos, supone un reto para la comunidad universitaria en su conjunto”. Maite Zelaia, vicerrectora de Estudiantes, Empleo y Responsabilidad Social de la Universidad del País Vasco (UPV) asegura que la universidad pública tiene “un especial compromiso con la igualdad de oportunidades y la mejora en la atención del alumnado con discapacidades y, en general, con necesidades educativas especiales”. En los últimos años, la matrícula del alumnado con discapacidades en la UPV se ha incrementado, alcanzando este curso la cifra de 282 personas

“La igualdad de oportunidades es un fin en sí mismo dentro de la vida universitaria”, recalca Zelaia. Las características y la clasificación de las discapacidades en la UPV, de acuerdo a las necesidades especiales del alumnado con discapacidades se enmarcan en cuatro categorías: discapacidad visual, auditiva, motriz y un genérico denominado ‘otras discapacidades'.

Esta categoría incluye todas las que, por sus características, no pueden recogerse en las categorías anteriores, como pueden ser las enfermedades orgánicas, trastornos psíquicos, dificultades de aprendizaje y otras ‘sin clasificar', en las que se incluyen las plurideficiencias y enfermedades raras. "Las necesidades especiales que presentan los estudiantes universitarios son derivadas de una discapacidad, sin embargo existen algunos trastornos específicos de aprendizaje, como por ejemplo la dislexia o trastorno de lectura, que no está reconocida como discapacidad, pero sí generan necesidades especiales", explica la vicerrectora

El alumnado preuniversitario con discapacidades cuenta con diversas medidas de acción positiva: la reserva de un 5% de plazas para titulaciones con límite de plazas, exención de tasas, dotación de recursos técnicos y humanos, beca de transporte adaptado y adaptaciones en las pruebas de acceso y durante los estudios universitarios. “Los docentes universitarios se enfrentan a un nuevo desafío ante la diversidad en las aulas”, subraya Zelaia.

Por eso, se están impulsando una serie de proyectos para lograr la igualdad de oportunidades. Algunos de estos son la implementación de sintetizador de voz para la web del servicio; la instalación de bucles magnéticos en diversas salas, que facilita la accesibilidad auditiva a las personas que utilizan audífonos y/o implantes cocleares; la instalación de puestos adaptados en las bibliotecas de los campus; un servicio de interpretación en lengua de signos por videoconferencia y la disposición de un banco de productos de apoyo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha