eldiario.es

Menú

ENTREVISTA | Nicolás de Miguel

Nicolás de Miguel: "La supresión del Concierto Económico no es una demanda que esté en la calle"

Ciudadanos matiza su propuesta sobre la foralidad vasca porque no es un "clamor" ni en Euskadi ni en España, dice el candidato de Ciudadanos a lehendakari

Ciudadanos defiende el euskera y se abre incluso a pactar con Urkullu si no cuestiona el marco constitucional

- PUBLICIDAD -
Nicolás de Miguel, candidato a lehendakari de Ciudadanos. Foto: I. R.

Nicolás de Miguel, candidato a lehendakari de Ciudadanos I.R.

El “ciudadano” Nicolás de Miguel (San Sebastián, 1963), que se define como humanista y librepensador, es el candidato de Albert Rivera para ser lehendakari. Argumenta que es "la edad" la que le ha llevado desde IU hasta Ciudadanos pasando por UPyD. Ciudadanos sueña en el País Vasco con convertirse en lo que es Cataluña con Inés Arrimadas, una alternativa real al nacionalismo que se ha comido al PSOE y PP. Pero, de momento, se tiene que conformar con heredar el espacio que le deja libre UPyD en Álava.

En esta campaña vasca ya no hay un ‘no’ naranja al Concierto Económico y las Diputaciones forales, sino un ‘sí’ con matices. No es popular oponerse, termina admitiendo De Miguel en la entrevista con eldiarionorte.es, en la que no descarta incluso pactar con el PNV. El encuentro se celebra en un terraza de quizás el único bar de Bilbao sin cafetera. El candidato, tan fumador que es de los que presta un cigarrillo a quien se lo pide, a veces no deja terminar todas las preguntas, pero no rehúye ninguna si se insiste.

¿Qué es Ciudadanos en Euskadi sin Albert Rivera?

Ciudadanos está perfectamente implantado. Está perfectamente organizado. De hecho, aunque sea desconocido, somos una de las agrupaciones más antiguas de España [En las elecciones autonómicas de 2009 hubo una candidatura de Ciutadans que logró 491 votos].

¿Y quién es Nicolás de Miguel?

Es un ciudadano sencillo. Un ciudadano normal. Un ciudadano que proviene de la sociedad civil. Un tipo de clase media trabajadora que apuesta por una sociedad más justa, de progreso y en la que se premie el mérito frente al amiguismo.

¿Qué le lleva a alguien en la vida de IU a Ciudadanos pasando por UPyD?

Entre otras cosas, la edad. Todo hay que contextualizarlo. Yo, Nicolás, nunca he vivido de la política orgánica. Siempre en la política he puesto de mi tiempo y de mi hacienda (pausa en la que un paseante le pide un cigarrillo que el candidato entrega gustoso). Siempre he sido un ciudadano con vocación de servicio público. Siempre me he sentido comprometido con la sociedad. Vengo de una familia de librepensadores. He tenido esa suerte. Una familia muy abierta, muy tolerante y que me ha educado como ciudadano.

¿Aspiran realmente a tener más de un escaño?

Aspiramos a más de uno. Además, lo digo con franqueza. Sin equipo no hay nada. Huelga decir que somos un partido que aboga por la unión, el sentido común, y tenemos un espacio. Conocemos cuál es nuestro suelo pero desconocemos cuál es nuestro techo. Y estoy convencido de que vamos a entrar con más de un representante en la Cámara de Vitoria-Gasteiz.

Pero los sondeos no garantizan ni siquiera el de Álava...

Los sondeos indican cuál es nuestro suelo, pero desconocemos cuál es nuestro techo, repito.

¿No temen de alguna manera que esa llamada al voto útil que hace el PP les pueda borrar del mapa?

No. Es que el voto útil es el voto a Ciudadanos. ¡Que esto lo diga un partido como el PP, que no tiene más que casos de corrupción de todo tipo! (dedica un par de minutos a enumerar desde Luis Bárcenas hasta Rita Barberá pasando por José Manuel Soria y otros). Somos proyectos diferentes. El PP es un proyecto conservador, inmovilista, que quiere que nada cambie. Y el PSOE ídem. Ciudadanos está para eso, para llegar a un entendimiento entre aquellos que son incapaces de ponerse de acuerdo ni en lo más básico.

Es una obviedad que no será el próximo lehendakari si no hay sorpresas. ¿Quién es el mejor entre el resto de candidatos?

El que más se aproxime a las propuestas de Ciudadanos.

Ya conocemos los programas. ¿Cuál de ellos se acerca más?

Intentaríamos llegar a espacios comunes. A encontrar un espacio común que, obviamente, debe pasar por partidos constitucionalistas, por partidos que no tienen ninguna fisura en este sentido y que apuesten por la regeneración y por aplicar todas las medidas sociales y educativas que necesita Euskadi. Un partido que piense en todos los ciudadanos y no sólo en una parte.

¿Cierra la puerta a pactar con el PNV de Iñigo Urkullu?

Vamos a ver, se puede llegar a acuerdos incluso con Urkullu siempre y cuando sean en beneficio de todos los vascos. Eso sí, siempre y cuando el PNV adopte una postura de sentido común y no por delirios que no conducen a ninguna parte más que a la frustración y al enfrentamiento entre vascos.

Han matizado mucho sus mensajes sobre el Concierto Económico y el Cupo.

Precisamente porque somos un partido serio y razonable, un partido que aboga por la centralidad y el acuerdo. No hay consenso suficiente. No es una demanda que esté en la calle. No es un clamor ni una preocupación social. Ni para la sociedad vasca ni para la sociedad española. Somos un partido que entiende que una de las funciones de la política es ceder, que no significa renunciar. Para nosotros, lo urgente y lo prioritario es lo que es y para nosotros este tema no lo es.

¿Renuncian a principios para ganar votos?

No, en absoluto. El tiempo al final pondrá a cada uno en su sitio. Somos un proyecto profundamente europeísta y abogamos por una armonización fiscal en toda Europa.

¿Pedir la revisión del Cupo…?

Pedimos que el Cupo se actualice y que sea con luz y taquígrafos y que la ciudadanía conozca en qué consiste. Por cierto, gracias a Ciudadanos muchos vascos ahora saben distinguir entre Concierto y Cupo.

Termino la pregunta: ¿pedir revisar el Cupo es…?

Actualizarlo, actualizarlo. Y que sea justo.

Mi pregunta: ¿pedir esa revisión es decir que ha sido un privilegio para el País Vasco?

Es decir que ha habido opacidad. Lo que pedimos es transparencia. Queremos que el Cupo sea razonable y justo y que Euskadi sea solidaria con el resto de las comunidades.

¿No lo es?

Lo es.

¿Lo ha sido menos? Si se quiere cambiar algo es porque se considera que se ha pagado de más o de menos.

No, no. Es porque se desconoce cómo se hace.

Con el abono del 6,24% de las competencias no transferidas…

Sí, sí. Pero, ¿desde cuándo lleva prorrogado el Cupo? Desde 2011. Pues ya es hora de hacer el cálculo justo y que aportemos lo que nos toca. Ni más ni menos.

De alguna manera excepcionan las diputaciones forales de la propuesta de la reforma de la Administración pero insisten en su programa en duplicidades y en que Euskadi tiene cuatro parlamentos siendo tan pequeño.

Eso es una obviedad. Hay que empezar a adelgazar en todo lo que pulula alrededor de esos cuatro parlamentos y de todo lo que depende de esas instituciones.

¿Pero continuarán las diputaciones forales?

Obviamente. A medio y largo plazo esto será así. El tema que nos preocupa y donde sí podemos actuar es en la grasa que hay en el sistema: puestos de libre designación, altos cargos, empresas semipúblicas… Todo eso se puede hacer desde Euskadi. Se puede empezar por ahí.

¿Con alguna medida concreta?

Despolitizar entidades tan importantes como el Tribunal de Cuentas, por ejemplo.

Una de las grandes propuestas de Rivera era la desgravación fiscal para compensar a las rentas bajas. ¿Cómo casa con la renta de garantía de ingresos vasca?

Son dos modelos compatibles. Lo que pasa es que la renta de garantía de ingresos es específicamente vasca. Nosotros lo que pedimos en Euskadi es fiscalizar que realmente no exista fraude en las prestaciones. Pero no su eliminación. Nunca vamos a ir a la baja en ese sentido.

¿Benefician las ayudas sociales a los extranjeros, como plantea el PP?

No. Pero no han de beneficiar a los defraudadores.

¿Transferirían Prisiones y Seguridad Social a Euskadi?

No.

Lo recoge el Estatuto.

Lo sé. Pero es de 1979. Estamos en 2016.

En materia de seguridad, ¿qué papel tienen que tener Guardia Civil y Policía Nacional en Euskadi?

Pedimos una coordinación con la Ertzaintza. La Ertzaintza jugaría el papel que ahora tiene, obviamente.

Le leo unas palabras de Urkullu: “Tenemos las manos limpias. La corrupción no encaja con nuestra cultura y con nuestros valores políticos y sociales”.

Si algo combatimos desde Ciudadanos, y aquí sí uso el verbo “combatir”, es la corrupción. Es una lacra insoportable para nuestra sociedad. Es síntoma de la decadencia y degradación política de nuestro país.

¿Es un oasis Euskadi?

No es un oasis. No abrigamos ninguna duda. Pero no vamos a hacer acusaciones desde fuera de las instituciones sin conocimiento de causa.

Es usted funcionario de Osakidetza. ¿Se ha sentido discriminado como castellanoparlante?

Sí, obviamente. Yo hablo en primera persona. La lengua ha sido utilizada como un instrumento de discriminación sobre todo para todo aquel colectivo de ciudadanos que hemos sido educados exclusivamente en castellano y que no tenemos ningún complejo y que no tenemos por qué sentirnos culpables de nada.

¿Qué plantea Ciudadanos en relación al euskara?

Apostamos por un modelo educativo trilingüe. Se trata de que nuestros ciudadanos conozcan las dos lenguas oficiales y una lengua extranjera, el inglés, por cuestiones pragmáticas y de sentido común. Y sin renunciar al francés. Y de la misma forma que apostamos por impulsar internacionalmente el Instituto Cervantes, hacemos lo propio con el Instituto Etxepare. Por favor, que no haya etiquetas en ese sentido.

¿Habla euskara?

Hablo euskera. Pero un euskera muy básico y coloquial. Nunca me atrevería a una disertación ni filosófica ni científica en euskera. No es mi lengua materna, que es el castellano. Y no tengo ningún tipo de complejo. Fui al euskaltegi e incluso al barnetegi a aprenderlo porque me parece una lengua muy atractiva. Contra la lengua, nada. Contra la utilización de la lengua con fines políticos y discriminatorios, todo.

¿Han acabado ya los problemas internos en Ciudadanos en Euskadi?

Como cualquier formación, no somos ajenos a disfunciones. Pero le tengo que decir que se ha magnificado de una forma exagerada. Somos un partido pequeño y la poca visibilidad que se nos ha dado hay que reconocer que ha sido muy dañina.

¿Hubo discriminación a una candidata sordomuda y espionaje a un cargo público en Álava?

No. No. No hubo nada de eso. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha