Opinión y blogs

eldiario.es

100 días de Trump en el gobierno de las maravillas

Donald Trump/EFE

El 29 de abril se cumplen los primeros cien días de Gobierno de Donald Trump y no van a faltar los balances de lo hecho y lo no hecho. Intentar abarcar todo lo que ha ocurrido en estos meses escapa con mucho a unas pocas líneas, pero hay una forma de hacernos una idea cabal de lo que ha ocurrido. El propio Trump dio pie a ello presentando, al final de la campaña y rememorando a Newt Gingrich, un " Contrato con el Votante Americano" con las medidas que prometía aprobar en estos cien primeros días. No es algo infrecuente, y por la propia naturaleza del compromiso (por escrito, firmado y presentado como un contrato), que se suelan incluir en ese tipo de documentos aquellas medidas de cuyo cumplimiento se está más seguro.

En la tabla 1 se puede ver el cumplimiento de las medidas incluidas (un total de 44 grandes medidas) en el "Contrato con el Votante Americano" ( aquí se puede comprobar el detalle de cada una de ellas). Para que se encuentre "en proceso" basta con que se haya dado algún paso, por mínimo que sea, hacia su puesta en marcha.

Tabla 1. Post  28 abril.jpg

Seguir leyendo »

Ideas para controlar la vigilancia digital de los Estados

El análisis del big data puede mostrar patrones ocultos / EFE

Las recientes revelaciones de Wikileaks sobre las técnicas de la NSA giran en torno a la utilización de la tecnología para espiar a ciudadanos en cualquier lugar mediante el control de sus dispositivos electrónicos para recopilar los datos que van generando. En el primer caso revelado por Snowden se constató como el sistema de inteligencia británico GCHQ pinchó el cable de fibra óptica que une Europea con EEUU para interceptar el flujo de datos entre ambos continentes. Igualmente países como Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Alemania, Noruega, Dinamarca, Francia o Rusia y China utilizan técnicas de vigilancia masiva a ciudadanos. Hay que distinguir entre la utilización de la tecnología para espiar a objetivos concretos del espionaje generalizado a todos los ciudadanos mediante técnicas de análisis masivo de datos.

El Big Data es, resumiendo mucho, la utilización de grandes cantidades de datos, analizados con el fin de encontrar correlaciones y realizar análisis. Estas técnicas se utilizan en muchos sectores. Los primeros fueron en astrofísica y genoma y en la actualidad se utilizan para multitud de mejoras de la sociedad, como la ordenación del tráfico, las redes inteligentes de energía, las Smart Cities, estudios de mercado, mejoras en los sistemas sanitarios y en tratamiento de enfermedades y, en lo que nos interesa, para cuestiones de seguridad. Luego la utilidad para la sociedad es evidente. Pero el riesgo también existe. En un reciente estudio sólo con los datos de la factura de teléfono se ha podido saber si una persona iba a morir de un infarto de corazón, si producía drogas o si iba a comprar un arma automática. Pero con los datos de consumo de electricidad se puede saber los hábitos de trabajo o de ocio o cuántos individuos viven en una vivienda. Los peligros para la privacidad son reales.

Los escándalos del espionaje moderno de los Estados impactan porque se ha producido un gran cambio en el paradigma de la vigilancia: se ha pasado de espiar de Estados a Estados a una vigilancia masiva del Estado a los ciudadanos, tanto a los suyos como a los de fuera de sus fronteras, bajo la justificación de la lucha contra la amenaza terrorista y la protección de la seguridad nacional. Y nos hemos encontrado con un entorno nuevo sin regulación. O con poca regulación, los Derechos Fundamentales siguen estando en vigor y el Derecho a la privacidad y el secreto de las telecomunicaciones sigue vigente, tanto a nivel de España como a nivel Europeo, con el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Caso diferente es el de Estados Unidos donde no existe un derecho al Habeas Data.

Seguir leyendo »

La sombra del estrés es alargada... pero no siempre mala

En los últimos tiempos están proliferando los estudios que analizan las condiciones en las que se vive durante la infancia y sus posibles efectos en aspectos tan variados como la salud, los resultados escolares o el éxito laboral. En términos generales en ciencias sociales predomina la visión de que estar sometido a adversidades en los primeros años impone a los individuos una suerte de senda que favorece la concatenación de desventajas a lo largo de la vida. La escasez material de los hogares puede condicionar la salud (por ejemplo, aquí) y el rendimiento académico ( aquí) de los niños. Puede hacerlo de manera directa al dar lugar, por ejemplo, a una inadecuada nutrición o la proliferación de enfermedades crónicas.

Pero puede también empeorar sus condiciones de vida al aumentar la sensación de estrés, bien sea directamente en los niños o indirectamente a través de los padres. De hecho, la investigación sobre los efectos del estrés se ha disparado en los últimos años, puede que en parte por el aumento de la prevalencia (o del diagnóstico) de trastornos como la ansiedad o la depresión, relacionados con el estrés, en los países desarrollados.

Aunque existe, entonces, cierto consenso sobre los efectos perversos de la adversidad durante la infancia, en gran parte mediados por el estrés, existe una  nueva evidencia que matiza los debates sobre los efectos acumulativos de la pobreza. En un experimento con ratones se manipularon las condiciones de vida de una muestra de ejemplares macho en dos momentos, uno inmediatamente después del nacimiento y otro algo más de dos meses después, en su vida adulta. En la primera fase del estudio se separó a los ratones a los dos días de nacer en dos grupos. A las crías del primer grupo se les facilitó material adicional y más cómodo para el nido. A los ratones del segundo grupo se les asignaron materiales y espacios para el nido considerablemente menos confortables.

Seguir leyendo »

¿Cuánto ganan nuestros diputados?

Uno de los mantras más extendidos sobre la política española es que nuestros representantes ganan mucho dinero. En esta entrada analizo si nuestros políticos –los diputados en este caso- cobran demasiado. Es un asunto de mucha importancia por varias razones. Primero porque si ganan demasiado, pueden alejarse del ciudadano medio. Segundo, porque los políticos cobran de los impuestos que pagamos (casi) todos. Tercero, porque queremos políticos que ganen lo suficiente como para tener una vida desahogada y se concentren en los problemas de toda la sociedad, aunque este es un supuesto que algunos puedan cuestionar.

¿Ganan nuestros representantes mucho dinero? Según el Régimen Económico y Ayudas de los Señores Diputados, todos los diputados tienen una asignación idéntica de 2.813,87 € al mes. Luego tienen complementos “en función del cargo que desempeñe el Diputado por ser miembro de la Mesa, o de la Junta de Portavoces, bien de la Cámara o bien de alguna Comisión.” Los cargos de cada grupo no son acumulables. La tabla 1 muestra los complementos mensuales por razón del cargo:

Tabla 1. ¿Cuánto ganan nuestros diputados?

Seguir leyendo »

La crucifixión y la democracia

En unas páginas famosas para los que leen este tipo de asuntos, al final de Esencia y valor de la democracia (1920) Hans Kelsen afirma que el episodio de la consulta de Pilato al pueblo para decidir sobre la suerte de Jesús es un magnífico ejemplo del valor de la democracia, no como productora de verdad sino como un procedimiento "transaccional". De la versión de San Juan dice nada menos que esto: "El relato sencillo pero lapidario en su ingenuidad pertenece a lo más grandioso que haya producido la literatura universal y, sin intentarlo, simboliza de modo dramático el relativismo y la democracia".

En los Evangelios sinópticos (Mateo-Marcos-Lucas) cuando Pilato pregunta a Jesús si es el rey de los judíos la respuesta es algo así como "si tú lo dices" y, en general, la actitud de Jesús es callar ante las acusaciones. En la versión de San Juan, que usa Kelsen, la respuesta se completa con un "todo el que siga a la verdad oye mi voz", lo que permite al político preguntarse en voz alta "¿qué es la verdad?". En palabras de Kelsen: "Entonces Pilato, aquel hombre de cultura vieja, agotada, y por eso escéptica, vuelve a preguntar: ¿qué es la verdad? Y como no sabe qué es la verdad, y como romano está acostumbrado a pensar democráticamente, se dirige al pueblo y celebra un plebiscito". Como es sabido, el pueblo decidió la crucifixión de Jesús y el indulto de Barrabás, de quien San Juan dice que era un bandido; otros dicen que era un rebelde sedicioso.

Seguro que sobre esto se ha escrito mucho que yo desconozco. Al menos otro jurista, el italiano Gustavo Zagrebelsky en El ¡crucificadlo! y la democracia (1995) se ocupó con detalle de este episodio, en un libro que no voy a reseñar, aunque recomendaría leer. Ahí se opone su autor tanto a la versión dogmática de la democracia como a la versión escéptica de Pilato y, tratando de obtener un significado procesal del silencio de Jesús, ensaya la defensa de una democracia "crítica" con espacio para la conciliación. A lo que voy hoy no es al valor de estas ideas, sino a revisar una pregunta básica que ronda a estos autores con este ejemplo.

Seguir leyendo »

Nuevos partidos, ¿nuevos ejes de competición política?

Uno de los argumentos que se han usado para tratar de entender el nacimiento del nuevo sistema de partidos, más plural y fragmentado, es el de que los partidos "tradicionales", supuestamente atados por sus lastres ideológicos y organizativos, eran incapaces de representar las cada vez más complejas estructuras de preferencias ideológicas de los votantes. Al haber solo dos grandes partidos con capacidad de alcanzar el poder, los votantes estábamos condenados a elegir entre dos "paquetes" de políticas, sin capacidad para poder elegir de cada uno de ellos solo las cosas que se aproximaran a nuestras preferencias. La nueva oferta asociada a la llegada de nuevos partidos, de acuerdo a esta lógica, permitiría a los ciudadanos elegir combinaciones nuevas de propuestas políticas, haciendo posible que tengan en cuenta a la hora de votar otros temas que la competición bipartidista limitaba. En jerga de politógos, una de las "ventajas" del pluripartidismo, y por ello quizá una de sus posibles causas, es que permite la existencia de una competición multidimensional, en el que no haya un solo eje de conflicto político, el tradicionalmente asociado a la división entre "izquierda" y "derecha". (En aquellos territorios en los que existe un conflicto en torno al reparto del poder territorial la competición electoral siempre se ha desarrollado en más de un "eje", y no es casualidad que en ellos surgieran sistemas de partidos más fragmentados). 

¿Es la aparición de nuevos ejes de conflicto político en la competición electoral lo que explica o posibilita el nacimiento de los nuevos partidos, Podemos y Ciudadanos? ¿Gracias a ellos las elecciones ya no está monopolizadas por el debate entre "izquierda" y "derecha"? Para tratar de responder a esta pregunta voy a presentar los resultados de tres ejercicios realizados a partir de la encuesta realizada por el el CIS justo después de las elecciones del pasado Junio. La virtud de esta encuesta es que, además de recoger el recuerdo de voto de los encuestados, también pregunta por sus posiciones en una serie de cuestiones de relevancia política: si cree que hay que priorizar la seguridad a la libertad o viceversa, si la diversidad cultural que traen los inmigrantes es positiva o pone en peligro nuestros valores y cultura, además de la posición en la dimensión económica clásica respecto al papel del Estado en la economía (si deberían mejorarse los servicios públicos y prestaciones sociales aunque haya que pagar más impuestos, o habría que pagar menos impuestos aunque signifique reducir servicios públicos y prestaciones sociales), todas ellas medidas en una escala del 0 a 10.

El primer ejercicio consiste en ver si los nuevos partidos representan combinaciones de preferencias entre algunas de estas cuestiones que no eran posibles bajo la competición bipartidista. Una de las posibilidades, por ejemplo, es que Ciudadanos represente un partido genuinamente "liberal", en el sentido de pedir un papel más pequeño del Estado tanto en la economía (defendiendo menos impuestos) como en la sociedad, defendiendo más férreamente las libertades civiles y una sociedad más abierta y cosmopolita. En el gráfico 1 se presenta la ubicación media de los votantes de cada uno de los cuatro grandes partidos (los votantes de todas las confluencias y coaliciones de Podemos son agrupados dentro de "Unidos Podemos") en los dos ejes "no económicos" (panel de la izquierda) y en la dimensión económica, además de una media aritmética de las otras dos que llamo "libertades civiles" (panel de la derecha)

Seguir leyendo »

Primavera económica, otoño del bienestar

La primavera ha llegado. La economía española se está recuperando. El proyecto de presupuestos presentado por el Gobierno es celebrado. Pero muchos españoles no se sienten partícipes de esta primavera económica. Sienten que alguien les ha robado el mes de abril. ¿Tienen razón? ¿O simplemente deben tener un poco de paciencia y esperar a que la marea del crecimiento nos empuje a todos hacia arriba?

Para responderlo, tomemos cuatro fotografías de la sociedad española y de nuestro estado de bienestar a partir de datos de la OCDE:

Con una economía que lleva dos años creciendo al 3,2%, y que ha creado 1,2 millones de puestos de trabajo en los últimos tres años, es preocupante ver la resiliencia de dos de los problemas más importantes de nuestro mercado laboral: el paro juvenil y el de larga duración. Ambos han iniciado una tendencia descendente pero se mantienen en niveles muy altos. Casi la mitad de los desempleados llevan más de un año en el paro y el paro entre los jóvenes todavía está por encima del 40%. 

Seguir leyendo »

El (escaso) atractivo electoral de Susana Díaz

82 Comentarios

Las primarias para la secretaría general del PSOE vuelven a poner en relieve las heridas producidas por el Comité Federal del pasado octubre. Los distintos candidatos inician sus campañas destacando sus principales activos. Por un lado, Susana Díaz se presenta como la garante de la estabilidad y la paz interna en el PSOE y quien tiene un mayor pedigrí de ganadora, presentando como aval su triunfo en Andalucía. Por otro lado, los defensores de Pedro Sánchez reivindican su condición de guardián de las esencias de la izquierda y del sentir mayoritario de los votantes socialistas frente a las élites del partido. Ante este escenario polarizado, Patxi López se erige como la única tercera vía capaz de dejar atrás la dañina rivalidad Sánchez-Díaz para la imagen del PSOE.

Pero más allá del argumentario de defensores y detractores de cada uno de los aspirantes a la secretaría general, ¿qué opinan los votantes y simpatizantes socialistas? Para corroborarlo, tenemos la enorme fortuna de disponer en abierto la encuesta de GESOP para El Periódico de Cataluña. ¿Qué nos dicen los datos sobre del atractivo electoral de Susana Díaz, Patxi López y Pedro Sánchez? Dejadme que lo resuma en cuatro grandes titulares.

1- Susana Díaz, la candidata con menor tirón electoral

Seguir leyendo »

Opinión pública y populismo de extrema derecha

Geert Wilders, líder de la ultraderecha en Holanda

El pasado 15 de marzo, los holandeses acudieron a las urnas en un ambiente de altísima expectación. Tras los primeros sondeos a pie de urna, el gran titular de la noche electoral fue que, tal y como venía anunciándose en las últimas encuestas, el populismo de extrema derecha de Geert Wilders no tuvo  finalmente el éxito esperado, quedando segundo a larga distancia del primer puesto del VVD liderado por el primer ministro Rutte.

Este resultado final plantea si la importancia del partido de Wilders no fue algo magnificada en los meses anteriores. Es cierto que las encuestas durante meses le daban como partido más votado y esto tiene un valor simbólico. Pero en realidad la expectativas de éxito de Wilders no se debían a su capacidad para ser un partido mayoritario (ni siquiera se preveía que subiera apenas su voto desde su techo en 2010), sino que se debía fundamentalmente a la caída en votos de los dos partidos de gobierno y a la mayor fragmentación de un sistema de partidos ya de por sí muy multipartidista.

Todo ello convertía a Wilders en candidato a ganar las elecciones sin siquiera alcanzar el 20% de los votos (nunca en Países Bajos se había ganado una elección con un porcentaje tan bajo y lo habitual ha sido que el partido ganador obtenga entre un 25% y un 30%). Al final, se ha quedado en el 13% y ni siquiera ha superado en votos sus registros de 2010.

Seguir leyendo »

¿Y si hablamos alguna vez de políticas públicas (culturales)?

El término política cultural está de moda, pero los debates sobre la política cultural resultan con frecuencia estériles, pues no dejan rastro de mejoras en las prácticas culturales, ni en las políticas de la Administración. Recientemente se ha hablado del fuerte repliegue económico del sector público en el ámbito de la cultura en los años de la crisis pero apenas hemos analizado el también fuerte correctivo que los hogares han aplicado a sus gastos en este ámbito.

Comprender los cambios que se han producido en los patrones de gasto de los hogares españoles puede ofrecernos, de entrada, muchas explicaciones a fenómenos ya acontecidos. Pero, ante todo, nos puede proporcionar una base empírica para el diseño de unas políticas públicas que mejoren el acceso a la cultura. Esto sí sería hacer una política cultural madura y orientada hacia el servicio público, pero sin duda da para menos titulares e impone debates menos excitantes llenos de propuestas más técnicas y grises.

Utilizando como fuente de información la Encuesta de Presupuestos Familiares (Base 2006), nos hemos concentrado en aquellos epígrafes que contienen datos sobre consumo de los hogares en materia cultural. Y, utilizando las series que van desde el año 2007 (previo a la crisis económica) hasta el 2015 (último de los años disponibles), hemos desagregado los datos en función de variables socioeconómicas para analizar si el comportamiento ha sido igual en todos los grupos.

Seguir leyendo »