eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno incumple la normativa al llevar cuatro años sin reunir el foro para la inclusión de alumnos con discapacidad

Educación no convoca el pleno del Foro para la Inclusión Educativa del Alumnado con Discapacidad creado por el exministro Gabilondo desde mayo de 2013

Una de sus funciones fue elaborar un plan estatal destinado a esta inclusión, pero caducó ese 2013 y no se ha vuelto a renovar

"Estos últimos años nos ha faltado ese espacio para poder plantear propuestas y evaluar las políticas que se han puesto en práctica", dice Carmen Jáudenes, coordinadora de la Comisión de Educación del CERMI

- PUBLICIDAD -
Unicaja clausura en Ronda sus talleres de arteterapia dirigidos a niños y adultos con discapacidad intelectual

Foto de recurso de talleres de arte para alumnado con discapacidad Europa Press

El Gobierno está dejando morir al órgano creado para mejorar la situación de los estudiantes con discapacidad en los colegios, institutos y universidades. El Foro para la Inclusión Educativa del Alumnado con Discapacidad lleva varios años sin funcionar desde 2013. El Ejecutivo no lo ha convocado desde entonces como le obliga la orden que lo creó en 2010, firmada por el exministro socialista Ángel Gabilondo. La nula actividad de este organismo, concebido como un espacio para impulsar y evaluar las políticas públicas destinadas a este fin, ha acabado convirtiéndolo en un órgano prácticamente inerte. 

Así lo corrobora el propio Gobierno, que reconoce en una respuesta parlamentaria a una pregunta de Ciudadanos que solo se ha celebrado el pleno del foro en dos ocasiones, a pesar de que  la normativa establece que celebrará "al menos" una convocatoria ordinaria al año. Eso desde 2010, año en que el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte decidió su constitución como un órgano dependiente. De hecho, es el propio ministro el que debe convocar las sesiones del pleno.

"En la última reunión era ministro José Ignacio Wert –Méndez de Vigo nunca lo ha convocado– y ahí se quedó parado", explica Carmen Jáudenes, coordinadora de la Comisión de Educación del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). Esta plataforma forma parte del foro como cauce de participación de la sociedad civil, junto a miembros de las instituciones –además del ministro como presidente del órgano–. Entre ellos, el secretario de Estado de Educación, el secretario de Universidades y varios vocales elegidos del Ministerio, el Consejo Escolar o las universidades.

La última convocatoria del pleno, celebrada el 28 de mayo de 2013, se hizo para, entre otras cosas, exponer el entonces proyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE). La reunión se celebró tras la insistencia del CERMI, pero desde entonces, cero actividad.

Además de en el pleno, el foro trabajaba fundamentalmente a través de dos comisiones: la de Educación y Formación Profesional y la de Universidades. La respuesta parlamentaria especifica que en diciembre de 2013 se convocó la segunda, pero "tuvo que ser cancelada por reestructuración de cargos directivos en el Ministerio". La de Educación y Formación profesional celebró su última reunión en octubre de 2014, a pesar de que "se ha pedido en distintas ocasiones que se vuelva a reactivar; primero el foro y luego las comisiones", apunta Jáudenes. 

Trabajo en progreso 

Unos de los aspectos que sí se trabajaron durante los años que el foro funcionó fue la puesta en marcha del Plan de Inclusión del Alumnado con Necesidades Educativas Especiales. Según el Gobierno, el Ministerio "está está realizando todos los esfuerzos posibles para mejorar" la situación de estos estudiantes y, por tanto, "para impulsar y poner en valor el foro", esgrime. Sin embargo, este plan caducó en 2013 y aún no se ha diseñado uno nuevo. 

"Se está trabajando en la puesta en marcha del siguiente", explica el Ejecutivo, que asegura, además, que será consensuado con el pleno del foro. Por ello, alude a que se están actualmente produciendo los nombramientos de los diferentes representantes –ya que su mandato caducaba a los cuatro años y han pasado siete–. "Una vez identificados y comunicados todos los representantes de las diversas instituciones detalladas se procederá, en el menor plazo posible, a una nueva convocatoria del Pleno del Foro".

Pero este organismo tampoco cumple con el artículo 3 de la orden que lo regula, que define entre sus funciones la elaboración de un informe anual sobre los trabajos desarrollados en su seno y la situación del alumnado con discapacidad en España. El Gobierno no hace referencia a este aspecto en su respuesta, pero Ciudadanos insiste en que "no parece que haya constancia de la realización de informes anuales desde esas fechas".

Las barreras educativas 

Lo que sí deberían haber mostrado estas radiografías que, según la ley, deben emanar de este órgano es que los estudiantes con discapacidad siguen enfrentándose a las barreras que impone el sistema educativo. Y es que, según los datos, a medida que escalamos en las diferentes etapas del sistema educativo, menos alumnos hay.  Las cifras del último informe sobre el estado del sistema educativo del Ministerio de Educación corroboran que en 2016 la educación primaria albergaba 66.000 alumnos con discapacidad, 45.000 en la educación secundaria obligatoria (ESO) y solo 2.600 en Bachillerato.

"El alumnado se sigue encontrando con muchas dificultades", sostiene Jáudenes, que reconoce que, aunque se ha avanzado, todavía hay retos pendientes: "Siguen sucediendo cosas que no deberían pasar que se resumen en la falta de recursos de apoyo, déficit en formación y sensibilidad o falta de adaptación de los materiales. Esto, en muchos casos, supone permanecer en el sistema o ser expulsado, con todo lo que eso implica de cara al futuro y la vida autónoma". De hecho,  solo el 6% de los alumnos en universidades españolas tienen algún tipo de discapacidad.

Para el CERMI, la falta de actividad del foro supone la pérdida de una oportunidad para atajar estas cifras porque se trataba de una herramienta "que nos permitía, por un lado, escuchar a la Administración y que nos escuchara a nosotros y, por otro lado, contar con un canal práctico para llevar determinadas propuestas". Y es que, según la normativa, el foro está concebido como "espacio de encuentro, debate, propuesta, impulso y seguimiento de las políticas de inclusión del alumnado con discapacidad en todas las enseñanzas que ofrece el sistema educativo".

No es que, según Jáudenes, se haya roto el diálogo con el Ministerio de Educación, pero la plataforma lamenta la falta de continuidad. "Estos últimos años nos ha faltado ese espacio para poder debatir y plantear determinadas cuestiones que todavía deben estar en la agenda política, dar forma a algunas propuestas y también hacer seguimiento y evaluar las que se han puesto en práctica. Era una manera de que todos pusiéramos las cartas sobre la mesa para luego trabajar, y eso se ha perdido", denuncia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha