eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Este Gobierno nos rejuvenece

- PUBLICIDAD -

Hay gente que se gasta fortunas en tratamientos antiaging. ¡Qué tontos! Seguro que son de derechas. No por dedicar tanta pasta a parecer más jóvenes, que personas con esas obsesiones hay en todo el espectro ideológico. Deben de serlo porque a los ciudadanos de izquierdas, progresistas, que tienen ya una cierta edad, es decir, que vivieron la dictadura y la Transición, quien les rejuvenece es el Gobierno.

Tres, cuatro décadas después, cuando ya estaban en casa repanchingados frente a la tele, acomodados como pequeños burgueses, se ven impelidos a manifestarse como cuando tenían 18, 20 años, defendiendo además lo mismo que entonces: la libertad de expresión, la libertad de información, la libertad de manifestación, los derechos laborales y ahora también el derecho de las mujeres a ser consideradas como personas adultas, capaces de decidir por sí mismas sobre sus vidas.

Por cierto, que al salir a protestar, a reivindicar aquellos derechos que ahora están en peligro, corren los mismos riesgos que entonces, que en los años del “Cuéntame”. Riesgos que parecían tan superados y que vuelven a estar tan presentes. Que les pegue la policía, que les caiga un pedazo de multa administrativa o que les acusen de cometer no se sabe qué delitos. Sólo falta que les cambien el color del uniforme a los agentes de la policía, porque correr delante de los grises..., ¡eso sí que rejuvenece!

Correr además es buenísimo –salvo que con la edad les falle ya el corazón– para mantener la salud y la juventud. Lo recomiendan los médicos y está de supermoda. Y, quién sabe, lo mismo de vuelta a las manifestaciones hasta se liga... Y ya, a esas edades, sin riesgo de acabar topando con la reforma Gallardón.

Ya lo dicen los portavoces de la derecha, que los progres no se conforman con nada, que sólo les gustan sus propias ideas, que son unos desagradecidos. Porque ahora, sin ir más lejos, tendrían que estar besando por donde pisan Mariano Rajoy y esos ministros suyos empeñados en esa regresión a las esencias, que está suponiendo una cura antienvejecimiento que no hubiera conseguido ni la mismísima Ana Aslan, la doctora rumana que inventó el Gerovital y contribuyó así a que tantos jerarcas comunistas llegaran a nonagenarios.

Este Gobierno está sometiendo a los progres de toda la vida a una cura antiedad en toda regla. Y ¡gratuita! Salvo, claro, que les caiga un multazo de esos con los que el ministro Jorge Fernández ha decidido contraatacar la blandura judicial. Ahí sí que deben de estar echando de menos al Tribunal de Orden Público, con aquellos magistrados como dios manda. Pero no les demos ideas, que de estas parece que les sobran.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha