eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El "hombre limpio" de Rajoy en Baleares se complica la presidencia

- PUBLICIDAD -

Rajoy tiene de nuevo problemas con un presidente autonómico, esta vez en Baleares. Si en su momento los negocios en torno a la farmacia familiar de Francisco Camps generaron regueros de tinta, ahora es al presidente balear José Ramón Bauzá a quien la oposición persigue de cerca por la existencia de negocios particulares, entre ellos una oficina de farmacia, que podrían ser incompatibles con su cargo al frente del gobierno.

Bauzá obtuvo la mayoría absoluta en 2011 tras ser señalado como el hombre limpio” que haría olvidar las exageraciones y escándalos del gobierno Matas. Tras su llegada al cargo impuso un férreo código ético e impidió el ascenso político de todos aquellos que hubieran sido imputados judicialmente.

Sin embargo, la oposición le persigue ahora al entender que su cargo de presidente es incompatible con los negocios que mantiene a nivel particular. El pasado 7 de mayo el PSOE solicitó al Consell del Govern que estudie esa posible incompatibilidad de su presidente por ser además titular de una farmacia. Además, los socialistas acusan a Bauzá de tener dos actividades privadas no declaradas: una vinoteca y una empresa de venta de productos de parafarmacia (BAUSER y DIVINO S.L.).

Mientras tanto, el gobierno balear se ha parapetado y afirma que todavía no ha estudiado el caso. A pesar de las peticiones de la oposición el ejecutivo de Bauzá se niega a entregar la declaración de bienes que éste realizó antes de tomar posesión de su cargo. Sin tratarse de un flagrante caso de corrupción, la situación apunta mal para el partido de Rajoy en virtud de la jurisprudencia y las leyes aprobadas a tal efecto.

La situación de Bauzá es contraria a lo que señala el artículo 34 de la Ley de Buen Gobierno. Además, los socialistas apoyan su exigencia en una sentencia del Ttribunal Superior de Justicia balear motivada por una denuncia del PP contra una consejera del gobierno formado entre 1999 y 2003. Se suma a esta presión la dimisión esta misma semana del delegado del gobierno en Extremadura precisamente por ser titular de una oficina de farmacia.

Si la madeja se complica aún más, Rajoy podría perder a otro presidente autonómico que en este caso era un símbolo de juventud y lucha contra la corrupción. Y otra vez con una farmacia de por medio.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha