eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Se puede cambiar

"El tiempo nuevo de la política tiene que ser el de la gente pequeña, la gente pequeña que a lo largo de la historia ha encontrado su sentido mejorando la sociedad que encontró", afirma el autor

- PUBLICIDAD -

Pertenezco a una generación que tomó cierta distancia de los partidos políticos cuando los gobiernos de Felipe González fueron convirtiendo el sueño del cambio en la práctica del recambio. Muchos de quienes queríamos aportar nuestros esfuerzos a mejorar la sociedad nos refugiamos entonces en asociaciones, Organizaciones No Gubernamentales y proyectos de cooperación.

Pertenezco a una generación de familias donde se heredaban libros, pantalones y profesiones. Donde se vivió como algo igual de espectacular la llegada del ser humano a la luna, como el primer paso que dio uno de los miembros de la familia en una universidad para estudiar.

Pertenezco a una generación que pensó que la democracia le daría todo el poder a la gente, que eso convertiría al Estado en un conjunto de instituciones gestionadas de forma decente, que los gobiernos trabajarían para crear igualdad, para que nadie se quedara atrás, que quienes se dedicaran a la política tendrían el objetivo de ayudar a los demás por encima de cualquier cosa. 

Pertenezco a una generación que al margen de los partidos se dedicó a construir justicia social, a tratar de llegar a donde la política no miraba, a atender a quienes necesitaban apoyo para salir adelante. Gente a la que no le interesaban las luchas de poder dentro de los partidos políticos y prefería cambiar las cosas directamente, sin tener que esperar a ser una corriente mayoritaria y luego ganar unas elecciones.

Pasaron los gobiernos de Felipe González, que privatizaron el 49% de las grandes empresas públicas y luego llegaron los de José María Aznar, que hicieron lo mismo con el 51% restante. Sus políticas y sus decisiones parlamentarias abrieron las puertas a la gestión privada de la sanidad y crearon las condiciones para que la burbuja inmobiliaria se convirtiera en la causa de la contundencia de esta crisis. Sólo con haber limitado a veinte años la duración de un crédito hipotecario nos habríamos ahorrado el enorme sufrimiento social que estamos padeciendo. Una decisión que se hubiera aprobado en un minuto y habría evitado miles de desahucios, agujeros en los bancos, una deuda que aprisiona el desarrollo económico.

La opulencia de los años noventa del pasado siglo disfrazó la fragilidad de nuestro esqueleto democrático. Pero con la crisis, con las tramas de corrupción, con la connivencia de políticos y grandes empresas el emperador se quedó desnudo. El futuro mejor que nuestros padres nos quisieron dejar a base de esfuerzo y trabajo no era posible para sus nietos.

Y entonces alguna gente de mi generación, que se dedicó a gestionar causas sociales, ha sentido la necesidad de acudir a unas elecciones para llevar toda esa experiencia a las instituciones, para acabar con quienes ven el ejercicio de la política como una oportunidad para enriquecerse, para que los recursos públicos sirvan para mejorar la vida de la ciudadanía y no para engordar las cuentas de resultados de la gente.

La campaña electoral ha sido una oportunidad para escanear la Comunidad de Madrid. La gente está pidiendo que acaben las prácticas políticas de las últimas dos décadas; el enriquecimiento corrupto, el uso de los medios públicos de comunicación como gabinetes de prensa de los partidos, la falta de atención de las instituciones a sectores especialmente necesitados o la gestión opaca de los recursos que han hecho unos. Y la indolencia ante lo que pasaba y el dejar hacer con tal de mantener su estatus y sus privilegios que han tenido los otros.

De nuevo resurge la contundente necesidad de un cambio, de una transformación que recupere las instituciones y las ponga al servicio de sus legítimos dueños. Algo viejo muere para que algo nuevo nazca. La crisis ha servido para despertar, para conocer, para tomar conciencia de que los dos grandes partidos nos estaban llevando a una sociedad del sálvese quien pueda. 

Los cambios a menudo provocan incertidumbre. Ocurre con la vida personal y también con la colectiva. Quienes quieren mantener el modelo político que nos ha llevado a la crisis quieren asustar con la incertidumbre. Pero quienes llevamos años en la gestión sin presentarnos a unas elecciones queremos aportar toda nuestra experiencia para construir una nueva realidad política. 

Una de las medidas urgentes y fundamentales va a ser la transparencia; que los ciudadanos puedan seguir las cuentas de las administraciones y saber lo que se hace, quién lo hace y para qué lo hace, con cada uno de sus euros. Después habrá que construir una administración que atienda a la ciudadanía, que no centre sus inversiones en unas pocas empresas, que defienda la gestión pública de recursos con un buen balance de resultados.

Pertenezco a una generación que vio alejarse la posibilidad de un cambio pero nunca renunció a algo nuevo, a algo bueno. En mi caso llevé esa necesidad de mejorar las cosas a mi trabajo en Cáritas, al AMPA del instituto de mis hijas, al colectivo de mi barrio que ha tejido una red de solidaridad para ayudar y proteger a los más frágiles. 

Decía el escritor Eduardo Galeano que "mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo". El tiempo nuevo de la política tiene que ser el de la gente pequeña, la gente pequeña que a lo largo de la historia ha encontrado su sentido mejorando la sociedad que encontró. 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha