eldiario.es

9

La universidad sale a la calle contra los recortes en educación e investigación

Profesores y alumnos de Granada ofrecen seminarios públicos para protestar contra los recortes de los gobiernos central y autonómico.

"El miedo a perder la beca paraliza a los estudiantes, que se vuelven apáticos”, explica uno de los alumnos.

La subida de tasas y las restricciones de las ayudas están provocando que "ir a la Universidad sea elitista".

La plaza Bibrambla de Granada ha acogido la segunda edición de 'La Universidad a la calle y la calle a la Universidad'.

La plaza Bibrambla de Granada ha acogido la segunda edición de 'La Universidad a la calle y la calle a la Universidad'.

La Universidad de Granada se mueve. Alumnos, profesores y personal de administración y servicios tomaron este viernes la céntrica plaza Bibrambla para hacerse visibles. Bajo el lema 'La Universidad a la calle y la calle a la Universidad', los universitarios protestaban contra los recortes en educación e investigación, la subida de tasas, la restricción de las becas o la precariedad laboral. El método elegido fue ofrecer nueve seminarios repartidos en cuatro espacios diferentes abiertos al público en general para mostrar a la ciudadanía la riqueza de la Universidad pública. El desahucio de la cultura, la activación de proyectos locales hacia la sostenibilidad, las razones a favor de lo público o la problemática de los estudiantes Eramus, entre lasreivindicaciones

El trato que está recibiendo la Universidad por parte de las diferentes administraciones es el motivo aglutinador. "En las universidades de Madrid", dice David Pelta, profesor universitario y miembro de la plataforma #asambleaUGR , "ya se está despidiendo gente, y la merma en el número de profesores, al igual que en Granada, es muy elevada". La reforma universitaria que se está planteando, anuncia este docente, restará autonomía y provocará la entrada de personal no cualificado, no sólo a las aulas sino también a su gestión.

La plataforma pretende unir sus fuerzas a otros movimientos sociales para luchar unidos "en algo que nos afecta a todos", sentencia Pelta. "Y es que los estudiantes se nos van", apostilla Jesús de Manuel, profesor en la Facultad de Traducción e Interpretación. "No pueden estudiar porque pierden la beca, y la gente no se está enterando”, lamenta. La subida de tasas y las restricciones de las ayudas están provocando que "ir a la Universidad sea algo elitista". Con la reforma, y el llamado Proceso de Bolonia, se han degradado los títulos universitarios y "ahora si no se estudia un máster no tienes nada", explica De Manuel. Este es uno de los problemas esenciales cuando se termina una carrera, ya que para acceder a un máster hay que contar con al menos entre 3.000 y 6.000 euros, dependiendo del precio. Hay becas, pero cada vez menos y no cubren todo. La gente, simplemente, no puede pagar y "la Universidad se convierte en algo mercantilista", dice el profesor (vídeo).

El privilegio de estudiar

El miedo a perder lo poco que se tiene es otro de los factores que está minando la libertad que supuestamente siempre se ha respirado en la Universidad. "Los estudiantes tienen miedo a perder su beca y no poder seguir estudiando", afirma Rubén López, alumno de Arquitectura Técnica. "La gente está obsesionada con aprobar y se vuelve apática. El miedo los paraliza". Rubén relata como muchos de sus compañeros han dejado los estudios por la situación económica en la que se encuentra su familia. "Eso hace mella en los demás y muchos salimos a la calle". Sin embargo, otros se vuelven sumisos por terror a perder el mal llamado privilegio de estudiar (vídeo).

La Universidad no sólo es aplicación teórica, también debe ser práctica y eso debe reflejarse en la calle. Este es el motivo por el que Marina Sánchez, estudiante de Traducción, participa en esta 'Universidad de Calle'. Como muchos otros estudiantes tiene familiares en paro, amigos que no pueden estudiar por falta de recursos, y otros que han tenido que emigrar "porque aquí no hay nada" (vídeo). A todo ello, además, hay que unirle la carga de trabajo extra que deben asumir los profesores por la falta de personal y cómo la calidad, de la que tanto se presume, está mermando a pasos agigantados. En resumen, explica Juan de Dios Castro, personal de administración y servicios, "se quieren cargar la Universidad". Eso sí, para ello los gobernantes tendrán que obviar a miles de profesores, estudiantes, trabajadores universitarios y población en general que con movimientos cómo este, pacíficos y educativos, luchan para alcanzar por lo que ellos consideran un modelo justo y libre.

El colectivo universitario de Granada, uno de los más potentes de España en este tipo de movimientos, ha convocado por segunda vez una acción 'de calle' (la primera fue en noviembre del año pasado). Las universidades catalanas celebraron la misma iniciativa el 25 y 26 de febrero, mientras que las universidades públicas madrileñas, junto a la UNED y el CSIC, la realizaron el pasado sábado 9 de marzo.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha