La portada de mañana
Acceder
La derrota en el Eurogrupo anticipa problemas para lograr un fondo anticrisis ambicioso
El Gobierno redobla la presión sobre Juan Carlos I para salvar la imagen de Felipe VI
OPINIÓN - Nadia Calviño y la cuota masculina, por Ana Requena

Las crisis provinciales del PP andaluz y el tapón de Javier Arenas desdibujan su papel en el congreso nacional

Moreno (PP-A): "Díaz huye de Andalucía antes de que se la traguen las mareas"

Cuando falta menos de una semana para el congreso nacional del PP, las peleas que el partido mantiene en Andalucía -sobre todo en Sevilla y Granada pero también en Huelva y Córdoba- han desdibujado su peso en el cónclave, y Juan Manuel Moreno tiene demasiados problemas en casa como para entrar en el debate con la fuerza que lo están haciendo los líderes de otros territorios.

De este modo, pese a que Andalucía aporta 436 compromisarios y numerosas enmiendas a las ponencias, está perdiendo la posibilidad de conseguir una presencia fuerte en la nueva estructura que salga del congreso nacional. Tal es la virulencia de las batallas en el sur, que Mariano Rajoy se vio obligado en su última visita a Andalucía, en Granada, a recordar quién manda y expresó públicamente su apoyo a Juan Manuel Moreno como líder. También lo bendijo Soraya Sáenz de Santamaría en su visita el pasado fin de semana.

La realidad es que tras el congreso nacional llegará el regional, entre los días 17 y 19 de marzo, y entre mayo y junio, los provinciales, y es esta última una cita que mantiene mucho más ocupados a los populares en Andalucía en estos momentos que la de los días 10, 11 y 12 de febrero. Las exigencias de renovación y de evitar la acumulación de cargos, sobre todo pero no exclusivamente, auguran una caída de la mayoría de las cúpulas provinciales. Entre los que se resisten, los que empujan y los que nunca se han ido, éste es el panorama en los principales puntos de conflicto.

Sevilla: cierre en falso

La enquistada crisis del PP de Sevilla está lejos de resolverse pese a que a la vuelta de las vacaciones del verano fue nombrado secretario general Andrés Parrado, para quitarse de en medio a una de los referentes de los críticos, Virginia Pérez, que había osado echarle un pulso por la presidencia provincial a Juan Bueno.

El enfrentamiento en esta agrupación decisiva es reflejo del eterno pulso entre María Dolores de Cospedal y Javier Arenas, a quien Mariano Rajoy intenta buscarle acomodo tras haberlo descartado en el nuevo ejecutivo. Y de momento va ganado ella, porque Juan Bueno logró contener hasta el congreso provincial las aspiraciones de Virginia Pérez y los críticos, porque su aliado Juan Ignacio Zoido se ha hecho con un ministerio, y porque su tercer brazo en Sevilla, el alcalde de Tomares y exsecretario general del PP-A, José Luis Sanz, suena ya como próximo alcaldable de la capital hispalense.

Granada: entre el drama y la comedia

En Granada, la pugna ha alcanzado cuotas inauditas en un partido amante de esconder sus cuitas internas. La caída en desgracia del imputado José Torres Hurtado, cuya gestión del caso Nazarí provocó que los populares se dejaran quitar la alcaldía por el PSOE, ha roto el difícil equilibrio que el exregidor mantenía con el presidente provincial y senador Sebastián Pérez. Y desde entonces ya nadie esconde sus intenciones sin que la presencia el pasado fin de semana de Mariano Rajoy en la provincia sirviera para apaciguar ningún ánimo.

De hecho, horas después trascendía la reaparición de José Torres Hurtado en el programa de 13TV La marimonera donde aseguraba haber sido víctima de "un golpe de estado municipal" con fuego amigo en el PP. "Toda la ciudad sabe que esto es un montaje para beneficiar a Sebastián Pérez", sentenciaba.

Un Sebastián Pérez que no cayó con la crisis del caso Nazarí porque Juan Manuel Moreno consiguió que dejara el acta de concejal pero ha seguido de presidente provincial y senador mientras ya le ha salido un rival para el próximo congreso provincial: el edil Juan García Montero.

Un edil por cierto que, junto a su compañero de bancada Fernando Egea, protagonizó un plantón en el pleno a finales de 2016 lo que permitió que el equipo de gobierno (PSOE) pudiera aprobar las ordenanzas fiscales de este año. Juan Manuel Moreno animó a la dirección provincial a determinar si había habido "algún tipo de responsabilidad o de actitud laxa".

Pero hay más. Otro capítulo esperpéntico de este culebrón del PP de Granada lo publicaba hace unos días el diario ABC: afiliados Monachil aseguran que los muebles de su sede se los han llevado a un nuevo local en capital donde se ha instalado la candidatura que prepara Juan García Montero.

Huelva: corte por lo sano en el grupo municipal

En Huelva, el avispero estaba en el grupo municipal, que llevaba todo el mandato funcionando como si fueran dos. Por un lado, el hasta hace nada portavoz Ángel Sánchez y su fiel Berta Centeno, y por otro, el resto de ediles. Éstos pedían con insistencia la intervención de la dirección provincial que hasta hace poco hacía oídos sordos y prefería hablar de "diferencias interpersonales" y no de crisis.

Hasta que la situación ha llegado a ser preocupante y se ha cortado por lo sano. El reciente nombramiento de Ángel Sánchez como adjunto del director de gabinete del Ministerio de Empleo y Seguridad ha neutralizado la tensión, con Pilar Miranda como nueva portavoz y manteniendo a Berta Centeno como viceportavoz.

Córdoba: primeras voces contra José Antonio Nieto

El alcalde de Cañete de las Torres, Félix Romero, ha sido el primero en expresar sin tapujos sus dudas sobre la incompatibilidad de la presidencia provincial del PP con el cargo de diputado, y también el de secretario de Estado de Seguridad que recientemente consiguió, de José Antonio Nieto. Y lo ha hecho vía Twitter:

Es más, le ha salido un aliado con su homólogo en Porcuna (Jaén), Miguel Moreno. Éste defenderá una enmienda en el congreso nacional en este mismo sentido, y que en el caso de Jaén también tiene una incongruencia y es que el presidente provincial, José Enrique Fernández de Mayo, es también diputado y ya los estatutos del PP ya lo prohíben, como desveló este periódico, pese a que ahora se quiera presentar con novedosa aportación en el congreso nacional.

Félix Romero ya ha anunciado que se unirá a esta enmienda del alcalde de Porcuna, mientras que otros dirigentes del PP han salido en tromba a defender a José Antonio Nieto, como el regidor de Córdoba, Fernando Priego, o el portavoz en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido..

Y cuando esto acabe, nuevos alcaldables en todas las capitales

Eso sí, cuando los congresos provinciales definan estos frentes, tocará otro, porque el partido está obligado a renovar a todas las cabezas de lista de las capitales para las elecciones municipales de 2019. Se trata de una tarea que quiere tener cerrada año y medio antes del proceso, para darles tiempo a su proyección como tales.

En Málaga, con el histórico Francisco de la Torre de retirada, Elías Bendodo, hombre fiel a Juan Manuel Moreno, parece por fin tener el camino despejado.

En Sevilla, en cambio, el salto del incombustible Juan Ignacio Zoido al Consejo de Ministros, ha hecho tomar posiciones por lo menos a cinco posibles aspirantes: su sustituto en la portavocía, Alberto Díaz; un de los referentes de los críticos en la provincia, Beltrán Pérez; la portavoz adjunta Mar Sánchez Estrella; el citado José Luis Sanz; y hasta el propio Juan Bueno.

En Huelva, la jubilación del histórico Pedro Rodríguez, tras perder la alcaldía en 2015, obliga también a buscarle sustituto cuando en lo que va de mandato el grupo municipal no ha sabido siquiera trabajar a una.

En Granada, la renovación es obligada tras la referida dimisión del histórico José Torres Hurtado. Sebastián Pérez ya ha confesado que mentiría si dijera que no le gustaría ser alcalde de la Ciudad de la Alhambra.

En el caso del Ayuntamiento de Cádiz, la veterana Teófila Martínez perdió la alcaldía pero conservó su derecho a encabezar la lista para el Congreso de los Diputados en las últimas elecciones generales, lo que también obligará a pensar en otro número 1 para 2019.

Otro tanto ocurre en Córdoba, toda vez que el candidato en 2015, José Antonio Nieto, forma parte de la ristra de fichajes andaluces de Juan Ignacio Zoido para el Ministerio del Interior.

Mientras, en el caso de Jaén y Almería tampoco serán en las elecciones municipales de 2019 los mismos números 1 que en 2015 pero el camino para los sucesores hace tiempo que se trazó. En Jaén, con el relevo de José Enrique Fernández de Moya, quien dejó la alcaldía a Javier Márquez para ser diputado, y en Almería, con el bastón de mando para Ramón Fernández-Pacheco de la mano de Luis Rogelio Rodríguez-Comendador, para ser senador y no concentrar cargos, como había mandado Juan Manuel Moreno y como pocos le echaron cuenta.

Etiquetas
Publicado el
6 de febrero de 2017 - 22:50 h

Descubre nuestras apps

stats