La portada de mañana
Acceder
El Gobierno indulta a los líderes independentistas tras 1.328 en prisión
Editorial - Por el diálogo para Catalunya, por Ignacio Escolar
130.000 ciudadanos de la UE en Reino Unido pueden perder su trabajo

Vox amenaza otra vez con dejar de apoyar al Gobierno de PP y Cs en Andalucía por acoger a menores de Ceuta

El portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira, durante un pleno del Parlamento andaluz en Sevilla.

La amenaza se repite: "Vox dejará de apoyar cualquier iniciativa del Gobierno de la Junta de Andalucía...". Esta vez, el hecho de que Andalucía vaya a acoger a 13 menores no acompañados procedentes de los centros de protección de Ceuta ha vuelto a provocar que el partido de extrema derecha, que tiene nuevo portavoz parlamentario desde hace apenas dos semanas, Manuel Gavira, advierta al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos de que no secundará iniciativas que no lleven la firma de Vox o no estén incluidas en los acuerdos de investidura y presupuestarios suscritos. No proseguriá su sustento al Gobierno andaluz de coalición, según su advertencia. La última vez que Vox llevó a un ultimátum a la Junta fue en los últimos presupuestos autonómicos: retiró a última hora la enmienda a la totalidad con la que había amenazado, y PP y Ciudadanos sacaron adelante sus terceras cuentas anuales en menos de dos años al frente de la Junta. Sin sus votos, no hubiera sido posible.

Vox, el lobo y el botón del pánico

Vox, el lobo y el botón del pánico

"En este momento, es cuando ya el Gobierno de Andalucía es absolutamente frágil", ha dicho Gavira. Esbozado el día anterior, Vox ha elegido para hacer el anuncio Canal Sur, la cadena pública que sufrió un varapalo económico en el último presupuesto con varios sellos del partido liderado por Santiago Abascal. En esta ocasión ha mediado petición de dimisión. El partido de extrema derecha, cuya cruzada contra los que llama "menas" (menores no acompañados) se vio claramente expuesta en la pasada campaña electoral en la Comunidad de Madrid, y otras tantas veces ya en Andalucía (Rocío Monasterio 'estrenó el término "manadas de menas" en una visita a Sevilla), había pedido este jueves la dimisión de la consejera si la Junta se hacía cargo de menores procedentes de Ceuta. La Junta, antes y después de esa solicitud, se corrigió a sí misma: de estar "esperándolos" a "Andalucía no puede acoger a más", según dijo Rocío Ruiz. Aunque finalmente ha decidido acoger a 13 menores como "tierra solidaria", no sin pedir responsabilidad al resto de comunidades y más presupuesto al Gobierno central.

Aún está por ver si este amago se hará realidad, pero lo cierto es que en las veces anteriores la cosa quedó aparentemente en nada. Incluso la cuestión se remonta a antes de que se formalizara el Gobierno bipartito tras las elecciones autonómicas de diciembre de 2018. Vox amenazó con rechazar el pacto PP-Cs en Andalucía si no se excluía al PSOE. La formación de extrema derecha aseguraba que "no había sido incluida" en la negociación de PP y Cs y lanzó su lista de exigencias tras el anuncio del acuerdo programático. El partido de Abascal había ofrecido su apoyo al PP andaluz para forzar al grupo de Albert Rivera a posicionarse dentro de la coalición de derechas y desligarse del PSOE. Vox, como ya se ha dicho, ha ido apoyando los presupuestos y las iniciativas de PP y Ciudadanos.

Después, en la primavera de 2019, se produjo otra amenaza, quizás la más seria al tratarse de los primeros presupuestos de populares y naranjas al frente de la Junta. Vox presentó una enmienda a la totalidad y estiró la advertencia y la tensión hasta el mismo día de la votación. Hubo preocupación en la Junta pero se resolvió, como en las ocasiones siguientes. La extrema derecha no suele pedir grandes partidas sino colocar su marco mental. Y así fue como entraron los discutibles conceptos de “violencia intrafamiliar” e “inmigración irregular” en los presupuestos de aquel año. Ese fue el precio, que fue cuajando con el paso del tiempo.

Hace año y medio, en enero de 2020, Vox amenazó de nuevo con retirar el apoyo a las políticas de la Junta si no se implantaba lo que denominan veto parental. En esa ocasión, PP y Ciudadanos consiguieron dejar en el aire la medida mareando a sus socios parlamentarios.

Ya este pasado otoño, concretamente en el mes de octubre, Vox tuvo otro encontronazo con la consejera de Igualdad a cuenta del teléfono de violencia intrafamiliar, una de las peticiones del acuerdo de la formación de Santiago Abascal con los populares andaluces, recordando a la consejera que son imprescindibles. "Si nos sigue buscando nos acabará encontrando", le dijeron directamente a Rocío Ruiz después de que esta afirmara que "Vox no tiene nada que ver conmigo".

Y en octubre, poco antes de respaldar de nuevo los presupuestos de Andalucía, Vox se replanteaba su relación con el Gobierno andaluz tras el discurso de Pablo Casado cuando anunció su "no" a la moción de censura de Vox en el Congreso de los Diputados. Los de Alejandro Hernández, entonces, pospusieron una reunión para negociar el presupuesto, que finalmente apoyaron, como se dijo al principio de esta información.

Etiquetas
Publicado el
20 de mayo de 2021 - 16:51 h

Descubre nuestras apps

stats