Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

Cualquiera de nosotros

Podríamos haber sido tú, yo o cualquiera de nuestros familiares, amigos y amigas. ¿Quién no ha estado en Barcelona este verano o como yo misma, había hecho planes para pasar unas pequeñas vacaciones estos días en la ciudad?

Este 17 de agosto una vez más asistimos entre el  dolor, la rabia y la impotencia a la sangrienta ceremonia que se repite en aquellos lugares donde la gente, entre aglomeraciones, vive, compra, pasea, ríe y disfruta de la vida. En Barcelona, en un jueves negro, los terroristas segaron la vida de personas inocentes, quisieron imponer mediante el terror, la sinrazón de su odio.

Una vez más su empeño era inocularnos el miedo, intentando arrancar de nuestros corazones los valores que hacen grande a la humanidad. Quisieron sustituir la solidaridad, la generosidad, la grandeza de la democracia y el respeto a la diferencia que nos hace más fuertes y más libres, por el miedo y el odio.

Ayer fue Barcelona, como antes lo fueron otras ciudades en Europa, África o en cualquier parte de este maltrecho mundo, quien sufrió lo peor:  segaron 13 vidas y dejaron sobre el asfalto más de cien heridos víctimas todas ellas de ese maldito atentado. Siempre buscando lo mismo: atacar a los más débiles, creando un estado de miedo e indefensión que golpea con violencia en el corazón de las personas.

Tras ese día de sangre, dolor y rabia saldremos a la calle, nos concentraremos en un minuto de silencio intentando hacerles llegar a las víctimas nuestra solidaridad y cariño. Manifestaremos nuestro repulsa por este atentado terrorista en la ciudad de Barcelona. Dejaremos claro que nuestra solidaridad está con quienes hoy sufren en primera persona la violencia y el horror.

¡Qué estos canallas no consigan sus propósitos! No permitamos que nadie, apelando a ese odio que nos quieren inocular, nos obligue a elegir entre libertad y seguridad o entre su odio y nuestra democracia.

Tenemos claro que hay que reflexionar y trabajar, todos a una, para parar esta explosión de violencia que una y otra vez nos ataca. Y mientras lo hacemos hay que volcarse en los heridos, en los familiares de las personas fallecidas. En esos padres, madres, cónyuges, hermanos y familiares que ayer perdieron a sus seres queridos, muchos de ellos niños, niñas y jóvenes.

Hoy, los próximos días, es tiempo de acompañamiento y apoyo a los que han perdido a los suyos, a los heridos para que no se sientan solos y faltos de información, recordemos que muchos son personas de otros países.  Pero sin olvidar que debemos seguir trabajando para acabar con esta lacra. Hay que encontrar soluciones a largo plazo que acaben con el terrorismo sin olvidar cuál es su origen. Hacerlo aquí en el primer mundo y también en aquellos lugares donde la guerra, el hambre, las crisis humanitarias y la violencia permanente son caldo de cultivo para aquellos que habiéndolo perdido todo, sintiéndose abandonados a su suerte, solo anidan el odio en sus corazones. No olvidemos nunca que la fuerza contra ese odio está en la solidaridad, la democracia y la libertad.

Hoy nuestro corazón esta con las víctimas, con Barcelona y sus gentes, pero también con todos aquellos que cada día y en algún lugar del planeta sufren la violencia, el terrorismo, las guerras, el hambre o persecuciones por razón de su sexo, religión o procedencia.

Que sientan nuestro apoyo, porque cada vez que atacan y golpean a alguien nos golpean también a nosotras.

Sobre este blog

El Prismático es el blog de opinión de elDiario.es/aragon. 

Las opiniones que aquí se expresan son las de quienes firman los artículos y no responden necesariamente a las de la redacción del diario.

    Autores

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats