La limpieza viaria en Huesca: un culebrón que vuelve a la casilla de salida

Trabajadora de la limpieza del Ayuntamiento de Huesca

Languidecía en un cajón y los tribunales la han reactivado. La remunicipalización de la limpieza viaria en Huesca, punto polémico de la pasada legislatura en el Ayuntamiento, parecía enterrada durante la actual hasta que el Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha dado la razón al Consistorio. Ha tumbado la resolución adoptada en 2017 por el Tribunal de Contratos Administrativos de Aragón (Tacpa), que a instancias de una denuncia presentada por el Partido Popular descartó el proyecto auspiciado por Cambiar Huesca, uno de los apoyos por entonces del alcalde, el socialista Luis Felipe.

El TSJA ha declarado válida tres años después la encomienda de este servicio a la empresa pública Ghrusa, con lo que anula la consideración de ilegal que le otorgaba el Tacpa al concluir que se trataba de una adjudicación directa. En caso de que se llevase a cabo un nuevo recurso, se tendría que dirigir ya al Tribunal Supremo. De todos modos, el Consistorio oscense había optado ya por una vía alternativa después de convocar en septiembre del año pasado un concurso de 8 años de duración y 22 millones de euros de presupuesto que todavía no se ha adjudicado. En diciembre se comenzaron a analizar las seis propuestas que se han presentado.

La encomienda pública de la limpieza viaria tiene ahora el apoyo del TSJA, lo que puede dar por concluido un complejo culebrón que comenzó en mayo de 2017 en un pleno municipal en el que se aprobó la recuperación de la contrata y la encomienda de la gestión a Grhusa, un consorcio de titularidad pública que asumió los 25 trabajadores de otra empresa, FCC, encargada previamente de estas labores. El entonces concejal de Cambiar Huesca Luis Arduña lideró estas gestiones y la votación se sacó adelante con los apoyos de los tres partidos en el gobierno municipal (PSOE, Cambiar Huesca y Aragón Sí Puede) y la oposición de PP y Ciudadanos. Los populares recurrieron al Tacpa, que les dio la razón dos meses después.

En busca de una empresa privada que desempeñara estas labores, y al tiempo que se preparaba el recurso al TSJA, el Ayuntamiento lanzó un nuevo concurso que quedó desierto, prorrogó la encomienda a Grhusa e impulsó una nueva licitación. En su sentencia, el Tribunal argumenta que la gestión es más eficiente con esta fórmula por el ahorro en el beneficio industrial y otros gastos financieros; y que la limpieza viaria ya se venía realizando de forma mixta, con un 50% de personal municipal y el resto de FCC, hasta que se confirme el nuevo formato.

Mesa de diálogo

Mientras, UGT ha solicitado al Ayuntamiento de Huesca la creación de una mesa de diálogo para analizar la situación de los trabajadores de la limpieza viaria. La encomienda de 2017 a la que ha dado vía libre el TSJA incluía también entre sus puntos la situación de los 25 empleados que que prestan el servicio con la contrata de FCC a falta de que el Consistorio tome una decisión definitiva. La última prórroga dada a Grhusa concluye el 30 de septiembre y sigue en marcha el proceso de licitación para contratar el servicio.

El sindicato cuenta con un 70 % de la representación en Grhusa, indica que “si bien es razonable esperar - como indica el Ayuntamiento- a que la sentencia sea firme, la Federación de Empleados de los Servicios Públicos de UGT considera que hay que iniciar a la mayor brevedad posible, los pasos para que el servicio de limpieza viaria continúe en Ghrusa de forma definitiva”.

Durante este tiempo, “ha quedado demostrado que con la gestión de Grhusa se ha ganado en calidad del servicio para la ciudadanía y en condiciones laborales a la plantilla. Es por ello que FeSP UGT urge al Ayuntamiento de Huesca a resolver esta situación donde ha quedado evidenciado como un servicio público y esencial se ha gestionado de forma correcta desde Grhusa”, añade.

El alcalde, Luis Felipe, mantiene el propósito de que se gestione la limpieza viaria tal como se pretendió desde la pasada legislatura a la espera de que los plazos jurídicos y administrativos sigan su curso. La portavoz del grupo municipal de Con Huesca (Podemos Equo), Pilar Novales, reclamó la medida y logró del equipo de gobierno este compromiso. Además sus votos, junto a PSOE y Ciudadanos, sirvieron para sacar adelante el Plan Económico y Financiero del Consistorio para el curso 2020-21, al que se opusieron PP y Vox. Los populares mantienen la postura que han mantenido desde el primer día de que “el objetivo de Luis Felipe era colocar a los trabajadores en una empresa pública sin respetar los principios de igualdad, mérito y capacidad que enmarcan el acceso al empleo público”.

Etiquetas
Publicado el
10 de junio de 2020 - 06:50 h

Descubre nuestras apps

stats