eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Petición al Gobierno para frenar a los "lobbies de la crueldad animal" en RTVE

La senadora Vanesa Angustia reclama "contenidos tendentes a fomentar la pedagogía sobre el bienestar de los animales como alternativa a los contenidos procaza y protaurinos"

Denuncia que en Daimiel (Ciudad Real) una empresa regalará 1.200 entradas para que niños de entre 6 y 14 años presencien un espectáculo violento del que la ONU pide proteger a los menores

- PUBLICIDAD -
El toro se derrumba durante el llamado 'tercio de muerte'.

El toro se derrumba durante el llamado 'tercio de muerte'. www.traslosmuros.com

Vanessa Angustia, senadora por Pontevedra de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ha dirigido varias preguntas por escrito al Gobierno de las que se desprende una petición: evitar en las emisiones de RTVE, sobre todo en los horarios de protección infantil, los contenidos que fomentan la violencia y la crueldad hacia los animales. 

Angustia es integrante de la Asociación Parlamentaria en Defensa de los Animales ( APDDA), y su petición se une a las muchas que en los últimos días se han dirigido desde todos los ámbitos a los miembros del nuevo Gobierno, presidido por Pedro Sánchez.

En sus escritos, recuerda que RTVE "ha financiado durante años la producción de contenidos dedicados a ensalzar la violencia y la crueldad hacia los animales, bajo premisas como la 'tradición' o la 'cultura', generando una imagen distorsionada en un medio público con respecto a la opinión mayoritaria en la calle".

Se refiere, en concreto, a programas como 'Jara y Sedal' o 'Tendido Cero', unidas al goteo de retransmisiones en directo de corridas de toros o al resumen de entregas de premios taurinos propios de RTVE como los galardones 'Oreja de oro', que suponen "un gasto continuado en una corporación que debería velar por una calidad de excelencia en sus contenidos, no permitiendo que la defensa del maltrato animal pueda ocupar un espacio en las parrillas televisiva y radiofónica en un medio público".

En los últimos ejercicios, denuncia la senadora, se han dedicado millones de euros a reforzar una serie de prácticas cuestionadas por la ciudadanía, como demuestran todas las encuestas y sondeos de opinión, o las quejas que ha recibido el Defensor del Espectador.

Por ello, pregunta al Gobierno qué medidas tomará en relación con estos contenidos a partir de los Presupuestos Generales del Estado para este año, y si invertirá en "contenidos tendentes a fomentar la pedagogía sobre el bienestar de los animales como alternativa a los contenidos procaza y protaurinos".

"¿Es consciente el Gobierno de España del retraso con respecto a otros países acerca de los contenidos audiovisuales en RTVE, la falta de imparcialidad de la dirección de la corporación y de su papel a favor de determinados lobbies de la crueldad animal?", pregunta la senadora, que quiere saber también si el Ejecutivo propondrá la modificación del Manual de Estilo "para impedir la difusión de contenidos sobre violencia animal, con especial preocupación en el horario de protección infantil".

1.200 entradas para niños en contra de la ONU

En otra batería de preguntas, la senadora explica al Gobierno que el Ayuntamiento de Daimiel, en Ciudad Real, ha adjudicado la gestión de la plaza de toros de la ciudad a la empresa Tauroemoción, que ha anunciado que regalará a más de 1.200 niños entradas para los toros a la salida del colegio, en el marco de una iniciativa para fomentar la asistencia de menores (entre 6 y 14 años de edad) a los eventos taurinos. 

Según el alcalde, el Ayuntamiento "mantiene una postura de respeto hacia un ejercicio libre por parte de una empresa privada de divulgar una actividad lícita en la vía pública, al margen de que pueda ser más o menos compartida". Sin embargo, la senadora alerta de que se está ignorando la recomendación de la ONU para proteger los derechos de niños y adolescentes. 

La Convención Internacional sobre los Derechos del Niño y de la Niña, aprobada en 1989 y suscrita por España, protege en su artículo 24 el derecho de la infancia a la salud física y mental. "Sin embargo", denuncia la senadora, "son todavía frecuentes las prácticas sociales, culturales y económicas que vulneran los derechos fundamentales de niños y niñas, especialmente en lo relativo a su exposición a prácticas y contextos de violencia, como es el caso de los eventos taurinos".

"Los efectos dañinos que tienen las prácticas violentas, aunque estén relacionadas con aspectos culturales, en la salud de la infancia han sido reconocidos en distintas oportunidades por diversos organismos internacionales", explica Angustia. Concretamente, el Comité sobre los Derechos del Niño y de la Niña de la ONU se ha pronunciado de forma expresa en contra de que los menores participen y asistan a espectáculos y eventos taurinos, por ser la tauromaquia una actividad violenta que vulnera sus derechos a la integridad física y mental. 

Vanessa Angustia recuerda que  ese Comité ha instado expresamente al Estado español a prohibir la participación y la asistencia de niños y adolescentes menores de 18 años a eventos taurinos. Según la Convención, el derecho del menor a no ser expuesto a la violencia prima sobre cualquier otro interés legítimo que pudiera concurrir, como el derecho a participar libremente en la vida cultural. 

Por ello, la senadora pregunta al Gobierno si cree que las razones culturales para promover la tauromaquia deben prevalecer sobre el derecho de niños y adolescentes a no ser expuestos a la violencia, y si prevé modificar el Reglamento de Espectáculos Taurinos para evitar la asistencia y la participación de personas menores de edad en eventos de tauromaquia y protegerlas de la exposición a la violencia. Le pide, además, que explique las medidas que tomará "para evitar la promoción y difusión entre menores de edad de prácticas violentas contra los animales que producen efectos dañinos en la salud de los niños y los adolescentes, como este caso de Daimiel".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha